Santa Cruz do Sul

Publicado el 2021-05-10 In Vida en alianza

¡Virgen María, vuelve a casa! Y Ella vuelve, por ahora

BRASIL, Luciana Rosas •

Tras meses de oración, capital de gracias y luchas por mantener el santuario de Schoenstatt de Santa Cruz do Sul en su emplazamiento original, después de que fuera cerrado unilateralmente por el Instituto de las Hermanas de María, luchas que han sido acompañadas y documentadas por schoenstatt.org, algunos schoenstattianos y peregrinos valientes, que se habían movilizado por el asunto del santuario, han obtenido una primera victoria parcial gracias a la mediación del ministerio público. ¡Victoria de la familia, victoria de la Sma. Virgen! ¡MPHCEV! ─

El 29 de abril de 2021 tuvo lugar una audiencia gestionada por el ministerio público (N.T.: junto al ejercicio del monopolio de la acusación pública, el ministerio público brasileño asume también una posición similar a la del “defensor del pueblo”) relativo al litigio en torno al santuario de Schoenstatt en Santa Cruz do Sul en Rio Grande do Sul, en la que participaron las partes implicadas: representantes del municipio de Santa Cruz do Sul y del Instituto de las Hermanas de María.

Acuerdo celebrado entre las partes

Santa Cruz do Sul, 2011

Santa Cruz do Sul en 2011, durante la visita del símbolo del Padre para el santuario original

En la audiencia mencionada se firmó un acuerdo entre las partes, que establece que el terreno en el que se encuentra actualmente el santuario vuelva a abrirse a partir del 11 de mayo de 2021 en determinados días y a determinadas horas, tal como puede leerse en el auto de 30 de abril de 2021 firmado por el procurador general de Justicia Erico Fernando Barin: “La apertura de la puerta del terreno que da a la carretera BR 471 tendrá lugar al menos los martes, jueves y domingos de 14.00 a 17.00 h. La congregación de las Hermanas de María de Schoenstatt tiene además la facultad de abrir ese espacio al público siempre que quiera en otros días y en otros horarios.”

El auto establece que “deberán ser colocados la imagen de la Sma. Virgen y los demás símbolos que identifican a la congregación de las Hermanas de María de Schoenstatt.” Aún no tenemos la confirmación de que todo lo que fue retirado unilateralmente por el Instituto de las Hermanas de María y colocado en su casa de la ciudad, será devuelto al santuario, como el altar del santuario y la estatua del P. José Kentenich.

El acuerdo prevé la posibilidad de cambiar el emplazamiento del santuario de Schoenstatt, pero el Instituto de las Hermanas de María debe comunicar previamente la propuesta a las autoridades del municipio de Santa Cruz do Sul para verificar que se mantenga la finalidad legal del emplazamiento actual y solamente podrá hacerlo con la aprobación del municipio de Santa Cruz do Sul, respetando lo previsto en el contrato de donación de 1975. La venta del terreno prevista por las Hermanas de María queda descartada.

Sanciones en caso de incumplimiento

En caso de incumplimiento el ministerio público puede actuar inmediatamente, según el texto de la misma disposición: «En caso de incumplimiento injustificado de este acuerdo por parte de la Congregación de las Hermanas de María de Schoenstatt, el Ministerio Público y la ciudad de Santa Cruz do Sul podrán intervenir directamente e imponer las siguientes sanciones ejemplares: demanda judicial o administrativa de devolución del terreno a la ciudad u otras órdenes de uso y propiedad sobre el terreno de la carretera BR 147.”

El Instituto de las Hermanas de María insiste en su deseo de cambiar la ubicación del santuario, con la argumentación de que la seguridad del recinto no está garantizada y que el santuario debe estar más cerca de la gente. Por su parte, según el periódico local GAZ, el departamento de comunicación del municipio de Santa Cruz do Sul ha reiterado el deseo de la ciudad de que el santuario permanezca en su ubicación actual. La alcaldesa del municipio, Helena Hermany (PP), asistió a la audiencia y reiteró su compromiso de proporcionar las estructuras necesarias a través del municipio para garantizar la seguridad de las Hermanas que vivían en el Santuario.

Santa Cruz do Sul

¡Virgen María, vuelve a casa! Una y otra vez, la gente se plantó con esta petición en pancartas frente a la puerta atrancada del santuario.

ET VICTORIAM

Este fue un primer paso en el intento de resolver el embrollo en Santa Cruz do Sul que se había producido después de que el Instituto de las Hermanas de María cerrara definitivamente el santuario y trasladara todos los símbolos a su casa en el centro de la ciudad, bloqueando el acceso público al santuario de Schoenstatt. Amplios sectores del movimiento de Schoenstatt local, peregrinos y la ciudad de Santa Cruz se habían opuesto a ello. El fundamento para ello no era sólo el valor del santuario en sí, sino también el hecho de que el terreno son una donación de la ciudad a las Hermanas de María con una clara condición de su uso pedagógico-espiritual al servicio de la población.

Sin embargo, la siguiente discusión ya está en marcha, ya que las Hermanas afirman que es imposible celebrar misas allí el 18 de cada mes – un día importante para nuestra familia de Schoenstatt-, en el que celebramos la renovación de la alianza de amor, el punto central de nuestro carisma como familia. Según las Hermanas de María, no hay sacerdotes que estén dispuestos a celebrar esta misa mensual. Sin embargo, muchos lo ven de manera diferente.

El asunto está lejos de estar cerrado, pero como schoenstattianos, entendemos esta decisión como una confirmación de la Virgen para seguir actuando desde su lugar, distribuyendo dones y gracias, en el lugar donde fue invitada a establecerse y permanecer.

También agradecemos a todos los implicados que rezaron y se pusieron a disposición para luchar por la permanencia de la Virgen en su santuario. Después de más de 40 años, tal vez esta vez sea la Virgen la que ejerza una suave violencia y permanezca -con todas las dificultades y limitaciones- para cobijar a la gente aquí en estos tiempos de pandemia y para servir a la Iglesia cumpliendo la misión de este Santuario nuestro y suyo: Tabor Immaculata Dilexit Ecclesiam.

Texto original en portugués, 08.05.2021. Traducción: Rodolfo Monedero, Madrid, España

 

En Santa Cruz do Sul, ante la urgencia del diálogo, el secreto y la ausencia

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.