Publicado el 2020-08-07 In Vida en alianza

“I can’t get no desinfection” – Jornada de familias en tiempos del coronavirus

AUSTRIA, P. Elmar Busse •

I can’t get no desinfection (“¡No consigo desinfección!”). Esta versión adaptada de la canción de los Rolling Stones, compuesta por Mick Jagger y Keith Richards (el disco sencillo con “I can’t get no satisfaction” -No consigo satisfacción- que se convirtió en el primer número 1 de los Rolling Stones en los Estados Unidos) no pudo aplicarse a la granja Rojach en Kaernten, en la que tuvo lugar una jornada para familias del 25 de julio al 1 de agosto, a pesar del coronavirus. —

 

 

Los dispensadores con las correspondientes instrucciones estaban a la entrada de los aseos, pero también del comedor y, dentro de él, en el buffet de las ensaladas, así como en la iglesia del granero. En el amplio comedor sólo podían estar 10 familias, para que entre las mesas se pudieran guardar las normas de distancia. Vinieron diversas familias de 5 diócesis y en una banda de entre 5 y 35 años de casados. Las diversas fases familiares no fueron ningún problema para los impulsos de motivación, ya que cada pareja pudo anotar al comienzo, de forma anónima, las cuestiones que les movían en ese momento.

El matrimonio Derfler como matrimonio acompañante y el matrimonio Bieber, la Hna. Gertrud-María Erhard y el P. Elmar Busse recurrieron a su experiencia de muchos años como ponentes en Schoenstatt.

Una peculiaridad fue la participación de la Hna. Julie, de Australia, que quiere aprender el estilo de trabajo de las familias austríacas y que asistió en calidad de oyente. Con su temperamento no se limitó a ser oyente, sino que dio una charla tan apasionada, que no hubiera hecho falta café para seguirla con atención.

 

 

Hablar sobre Dios y sobre el mundo

Por lo demás, el café de la mañana era, sin duda, una buena ayuda para comenzar, pues por las noches, después de finalizar el programa oficial, todavía se estaba largo rato juntos y se hablaba sobre Dios y sobre el mundo. Las noches se hacían cortas.

Con el formato probado de las jornadas, había dos impulsos en la mañana: tiempo para el diálogo matrimonial y la posibilidad de una eucaristía en la iglesia del granero. La tarde ofrecía muchas opciones para hacer excursiones por la zona. El lago Millstatt solo dista ocho kilómetros del alojamiento. El martes por la tarde, la mayoría de las familias fueron juntas a la cascada del río Fallbach, de 200 m de altura, en el valle del río Malta, a cuyo pie se encuentra un maravilloso parque acuático. Las tres horas pasaron rápidamente. Y tanto el viento fresco que soplaba de la pared de la roca, como la ligera niebla pulverizada junto a la cascada, aportaban un excelente frescor a la temperatura de 30°C al sol.

 

 

Siete columnas

En cuanto a los temas, los ponentes respondieron a las cuestiones planteadas por los matrimonios, asociándolas con los acentos espirituales de la obra de familias de Schoenstatt, las llamadas siete columnas. Hace algunos años los responsables de la obra de familias de Austria resumieron la espiritualidad de Schoenstatt en la imagen de las siete columnas. El concepto procede del libro de los Proverbios del Antiguo Testamento (Prov 9, 1): “La Sabiduría edificó su casa, talló sus siete columnas”. Este concepto lo popularizó Lawrence de Arabia en su informe autobiográfico sobre el levantamiento árabe contra el imperio otomano de los años 1917-1918, titulado “Las siete columnas de la sabiduría”.

La espiritualidad de Schoenstatt trata de:

  1. Crecimiento desde dentro (desarrollar mi personalidad)
  2. Irradiar (todo amor que crece es una fuerza transformadora – Papa Francisco)
  3. Construir de forma creadora (nos comprometemos por un mundo nuevo)
  4. De corazón a corazones (el camino para construir comunidad)
  5. Encontrar hogar – dar hogar (lo que nuestro tiempo necesita desesperadamente)
  6. Espíritu de fundadores (Participamos del carisma de fundador del P. Kentenich)
  7. Dios en medio de nosotros (Profundizar la vida diaria desde la fe a través del santuario hogar y utilizarlo como fuente de fuerza).

 

En la noche se profundizaba el tema de la mañana y se enriquecía con las experiencias que los matrimonios aportaban. El programa oficial finalizaba con el “banco junto a la estufa”, una oportunidad en la que cada pareja comentaba para sí misma su cosecha del día y la unía a Dios, en un tono de susurro y a la luz tenue de una lamparilla en la mano.

 

Alianza de amor, promesas matrimoniales y “desinfección”

En la tarde del viernes, y a la sombra de un árbol gigantesco, tuvo lugar la solemne misa final, en la que los matrimonios renovaron sus promesas matrimoniales y uno de ellos selló su Alianza de amor con la Smma. Virgen.

No hay semana de familias sin una “noche colorida”, en la que se presentaron las vivencias y contenidos de la semana en clave de humor y estilo cabaret, provocando risas. Algo innovador fue el concurso mediante la plataforma online www.kahoot.it, en el que cada concursante, utilizando su smartphone, podía escoger una de cuatro posibles respuestas a las preguntas sobre los temas de las charlas.

Musicalmente agradables fueron las canciones versionadas con nuevos textos como Tren especial a Pankow (Udo Lindenberg), El comisario (Falco), Viva el cementerio central (Wolfgang Ambros) y otras, con las que cada familia junto al matrimonio Prem sorprendió a los demás matrimonios. Y aquí volvemos de nuevo a “I can’t get no desinfection” (No consigo desinfección).

 

Infectados

La granja Rojach, dirigida por la familia Rindlisbacher, es ideal para este tipo de semanas familiares. Los cinco go-karts de la casa rara vez estaban parados al borde del patio asfaltado; y algún que otro codo hubo de ser atendido con tiritas, porque alguno de los niños había tomado una curva a demasiada velocidad. En la destilería de la casa, el jefe servía diversos y sabrosos medios de desinfección bucales y faríngeos de alta graduación, solo para adultos para desgracia de los jóvenes.

Las familias estaban al final infectadas, pero no con coronavirus, sino con muchas propuestas prácticas para vivir la vida familiar con más intensidad pero con menos estrés, para solucionar mejor los conflictos y para compaginar fe y vida diaria de forma más relajada, pero no por ello menos seria.

 

Para quienes no lo conocen:

Original: alemán, 05.08.2020. Traducción: Rodolfo Monedero, Madrid, España

Etiquetas: , , , , , ,

1 Responses

  1. ¡Muy bueno el artículo y genial el video!
    Nora Pflüger Totti
    La Plata, Argentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *