Publicado el 4. noviembre 2018 In Vida en alianza

La alegría de servir el 18 de octubre en Tupãrenda

PARAGUAY, Horacio Chávez •

A las 5:30 de la mañana van llegando los primeros buses de peregrinos al Santuario Nacional de Tupãrenda, y con ello inicia la jornada de la fiesta nacional de la Virgen de Schoenstatt, al tiempo que los voluntarios y todos aquellos que sirven ese día caminan ocupando sus respectivos lugares para dar a todos los peregrinos la mejor acogida.

Con dos meses de anticipación un equipo de 40 voluntarios, llamado Equipo 18 se reúne para alistar la organización y acogida de los miles de peregrinos que llegan el 18 de octubre de distintos puntos del país, así como miembros de la gran familia schoenstattiana en Paraguay y toda la prensa y personas que quieran visitar a la Reina en su día.

Muchas historias de amor

Es una gran alegría y bendición servir en Tupãrenda porque uno puede ver cómo los peregrinos se van acercando al santuario y a las 4 misas durante el día para pedir por el trabajo, la juventud, la salud o la familia, cada uno con su historia de amor, pedidos y aportes al capital de gracias. Una señora con su Peregrina fue grabada por las cámaras de Telefuturo asegurando que la Mater le otorgó la salud que ella tanto necesitaba y en agradecimiento estaba presente en la misa de las 9 de la mañana.

Se viven muchas historias de amor y agradecimiento, y a todos los que participan de esta gran fiesta, ya sea como peregrinos, voluntarios, sacerdotes o miembros de la prensa, se les ve contentos, felices y cobijados por la Mater. Todos salen alegres de Tupãrenda, ese y todos los días.

 

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *