Publicado el 4. noviembre 2018 In Proyectos

Tres santuarios, una oración… ¿en moto?

PUERTO RICO, Edgardo L. Rivera •

Ver a los Motociclistas Misioneros de Schoenstatt en los santuarios de Puerto Rico ya es normal, pero ver a cerca de 100 motociclistas visitar los tres santuarios el mismo día es providencial. —

El pasado 21 de octubre se llevó a cabo la corrida en moto “Tres santuarios, una oración”, organizada por Juan González y Orlando Rivera, ambos del capítulo de Lares de la Latin American Motorcycle Association (LAMA). Su propósito fue el de unirse para ofrecer y orar por los compañeros y familiares pacientes de diabetes y cáncer. A esta corrida se unieron los capítulos de LAMA Ponce, Cabo Rojo, Aguada, San Sebastián y los Motociclistas Misioneros de Schoenstatt, quienes realizan una corrida similar anualmente.

Santuario Magnificat

El primer santuario en ser visitado fue el de Magnificat, ubicado en el pueblo de Hatillo, en la parte norte de Puerto Rico. Allí fueron recibidos por el P. René, de la orden de los Esclavos de la Eucaristía y María Virgen, quien les habló del Movimiento Apostólico de Schoenstatt, de su santuario y de las tres gracias que se reciben en él: cobijamiento, transformación interior y envío apostólico. Finalmente, fueron bendecidos con el Santísimo Sacramento. Así salieron para el próximo santuario haciendo varias paradas para comer y descansar.

Santuario Cenáculo de la Inmaculada Madre del Redentor

A la llegada al segundo santuario, Cenáculo de la Inmaculada Madre del Redentor, en el pueblo de Juana Díaz, fueron recibidos por algunos feligreses y por Mons. Herminio de Jesús. Se reunieron en el salón de actividades para escuchar otra gran charla acerca de la grandeza de la Virgen María y para recibir la segunda bendición. Luego entraron al santuario para hacer oración por los familiares y amistades con las enfermedades ya mencionadas. Al concluir la visita partieron para el último destino.

Santuario de la Solidaridad

El camino hacia nuestro Santuario Nacional, en el pueblo de Cabo Rojo, trajo nuevos retos. El grupo se dividió, temporalmente, y se enfrentó a fuertes lluvias, que hicieron que algunos pensaran en no completar la actividad. Sin embargo, no se dieron por vencidos, sino que continuaron el camino y alcanzaron su meta: llegar al tercer santuario, el Santuario de la Solidaridad, para orar y recibir las gracias y bendiciones de Dios de la mano de María. Allí fueron recibidos por la Hna. Sofianne, Hermana de María y encargada de la Campaña del Rosario de la Virgen Peregrina de Schoenstatt en Puerto Rico. También los acompañaron algunos miembros de los Madrugadores de María del pueblo de Cabo Rojo, quienes los dirigieron en sus oraciones y en la consagración a la Madre, Reina y Vencedora Tres Veces Admirable de Schoenstatt. Alrededor de las 6:00 pm todos los motociclistas se despidieron y partieron a sus respectivos hogares.

Fue un día lleno de alegría, hermandad, gracias y bendiciones. A lo largo de la actividad se hablaron maravillas de la Santísima Virgen María y de la presencia de Jesús en el Santísimo Sacramento, tanto por los anfitriones como por algunos de los motociclistas. Esta peregrinación en moto traerá grandes frutos, especialmente el compromiso de los líderes de los grupos de motociclistas de repetir la peregrinación el próximo año. Gracias a todos los que contribuyeron a que esta actividad fuese muy hermosa y estuviese llena de bendiciones.

Cuando se le preguntó qué significó para él esta corrida, Juan González, presidente de LAMA Lares expresó:

“Desde muy pequeño he visitado los santuarios, pero nunca los tres a la misma vez hasta que comenzamos a planificar esta ruta. El estar acompañado de cerca de 100 motociclistas y poder ver reflejados en ellos la paz y regocijo que es visitar estos hermosos lugares que Dios nos ha regalado nos muestra lo frágil que es la vida y lo importante de estar siempre cerca de Jesús y buscar estar cerca del abrazo de la Santísima Virgen. El estar rodando, orando por los pacientes de cáncer y diabetes nos da otro significado a la corrida de lo importante que es hacer cosas positivas, porque somos seres humanos pecadores, que no sabemos cuándo estaremos en la presencia del Señor. Hay que vivir y rodar con propósito”.

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *