Publicado el 2016-12-19 In Vida en alianza

Salve Regina – Mater misericordiae

ALEMANIA, Mons. Peter Wolf •

El 6 de diciembre los llamados «amigos de Belmonte» de Alemania, viajaron en dos autobuses durante la noche, pasaron por san Gotardo hacia Roma y llegaron a Belmonte por la mañana. El P. Daniel Lozano, rector de Belmonte, les dio la bienvenida y el P. Georg Egle les habló en su homilía sobre el Salve Regina a su peregrinación a Roma, que este año les llevaría a diferentes imágenes de la Virgen en la ciudad eterna. Tras instalarse en el hotel TRAI NOI, visitaron la Basílica de San Pedro, donde admiraron, junto a la mundialmente famosa Piedad de Miguel Ángel, la primera imagen de María en la iglesia de San Pedro. Más tarde estaba prevista la vigilia de San Nicolás con el diácono Stadtfeld, a cuyo término les sorprendió el P. Armin Noppenberger, disfrazado de San Nicolás, quien les recitó una poesía y les entregó pequeños regalos.

Encuentro con el Papa Francisco

La siguiente mañana la dedicaron al encuentro con el Papa en la gran sala de audiencias. Ahí el Papa fue recibido con la desbordante alegría de todos, no sólo de parte de los indígenas de México ahí presentes. En su alocución el Papa habló sobre la cualidad de la esperanza cristiana, que va, para él, más allá de todo optimismo.

Fue una gran alegría para los peregrinos de Alemania cuando el Papa, al final, saludó a los miembros y amigos del Movimiento de Schoenstatt:

Con alegría saludo a los hermanos de los países de habla alemana, especialmente a los miembros y amigos del Movimiento de Schoenstatt, peregrinos de Algund y Bozen. Ayudémonos mutuamente a vivir la esperanza cristiana, sobre todo en este tiempo de preparación a la fiesta del Nacimiento del Señor. Dios os bendiga a vosotros y a vuestras familias.

Al finalizar la audiencia Mons. Peter Wolf tuvo la oportunidad de saludar al Santo Padre en nombre de los peregrinos de Schoenstatt y entregarle el libro con la colección de textos en español del Padre Kentenich sobre la misericordia, hecha para el Año de la Misericordia, que el Papa agradeció mucho.

dscn2303

Fiesta de la Inmaculada en Roma

Por la tarde el grupo de peregrinos, guiado por Mons. Wolf, visitó las famosas Basílicas de Santa María, tanto en Cosmedin como en Ara Coeli, donde celebraron la Eucaristía. Ambos lugares están vinculados desde hace mucho tiempo con la Madre de Jesús y contienen valiosos testimonios de su veneración.

El tercer día de la peregrinación fue el día de la fiesta de la Inmaculada Concepción, que es, hasta hoy, una gran fiesta en Roma. El programa incluyó una visita a la imagen sin duda más antigua de la Virgen en la ciudad eterna, que está custodiada por las monjas dominicas contemplativas que viven en Monte Mario. Esta antigua imagen, procedente de oriente, impresionó hondamente a los peregrinos.

El camino los llevó después a Santa María del Trastévere, donde varias Hermanas africanas de una comunidad religiosa sellaron sus votos definitivos. Por este motivo la iglesia estaba totalmente iluminada y pudieron contemplar la representación de la coronación de María en el ábside y coloridas escenas de la vida de María en el coro. A primera hora de la tarde, el P. Noppenberger celebró con el grupo la Eucaristía de la Inmaculada, en Santa Práxedes, con una interesante homilía.

dscn2326

Santa Maria Maggiore, a la espera de la visita del Papa Francisco

Con el Papa Francisco en Santa Mará la Mayor

Después figuraba en el programa la cercana iglesia de Santa María la Mayor. Mons. Wolf explicó al grupo el significado de la primera gran iglesia dedicada a la Virgen en Roma y los guio por ella. La sorpresa fue que el Papa Francisco visitaba también la iglesia por el día de la Inmaculada, para rezar ante la imagen Salus Populi Romani. Ya de regreso de la escalera española, en presencia de numerosos peregrinos y con la alcaldesa de la ciudad, depositó sobre la columna, según la tradición, una corona en la imagen de María y rezó una emotiva oración. Durante el viaje de vuelta al hotel TRA NOI, el grupo pudo admirar los fuegos artificiales sobre la cercana iglesia de la Inmaculada, con ocasión de su festividad.

La última tarde en Roma ofrecía diferentes alternativas, como una visita a la Hermanas de María, en el Santuario Cor Ecclesiae, visita a Santángelo o subida a la cúpula de San Pedro. La tarde estuvo dedicada totalmente a Belmonte. El P. Egle condujo al grupo por las distintas estaciones del precioso terreno y por la nueva Casa del Peregrino „Domus Pater Kentenich“, próxima a su terminación. La Hna. Yvonne les contó sobre su trabajo con la Virgen Peregrina en Italia. Con una Eucaristía en el foyer de la Domus Pater Kentenich terminó la peregrinación, que Mons. Wolf resumió en su homilía. Tras la cena en un restaurante típico, regresaron a Alemania durante la noche.

2016_12_08-030

Santa misa en el foyer de Belmonte

Original: alemán. Traducción: M. Paz Leiva, Madrid, España/es

 

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.