Publicado el 2015-06-09 In Vida en alianza

La fiesta de Corpus Christi en Tupãrenda

PARAGUAY, por Mariela Beatriz Vignola, del equipo de comunicación del Santuario de Tupãrenda •

Con gran alegría se vivió la Solemnidad del Corpus Christi en el Santuario Nacional de Schoenstatt en Tupãrenda: la Santa Misa fue presidida por el rector del Santuario, Padre Antonio Cosp, quien reflexionó con sabiduría sobre la importancia del Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Participó la Familia de Schoenstatt y  los peregrinos que se suman día a día para vivir las gracias del Santuario, en donde Dios Padre,  Dios Hijo y Dios Espíritu Santo junto a la Mater esperan todos los domingos a los peregrinos en la iglesia Santa María de la Trinidad para participar en la Eucaristía, quizás también en alguna Santa Misa extra dominical.

10696251_1603789559860736_4652533913226935044_n

El bautismo y el alimento de cada día

DSC07896El P. Antonio Cosp relata:

«La fiesta de Corpus Christi en Tupãrenda se vive con mucha alegría y veneración. Me tocó ser el celebrante y he intentado mostrar los dos grandes momentos en la vida cristiana: el bautismo que nos sumerge en Cristo y nos regala su Espíritu, y el alimento de cada día con la comunión espiritual y la Sta. Misa dominical.

Nuestra pastoral promueve el pan de la Palabra como alimento cotidiano, de modo que la vida se impregne de la santidad de Jesús.

Los peregrinos disfrutan especialmente de la alfombra de flores y contemplan con gran atención el paso del Santísimo en la peregrinación final hacia el Santuario, donde será adorado durante el resto de la mañana.

En el caminar dominical hacia el Santuario, esta vez había dos estaciones donde se volvía a recoger el mensaje, la adoración y la alabanza. La sensación es que, si bien siempre al entrar a Tupãrenda ya nos llena de paz la maravillosa naturaleza, el llegar a la iglesia y al Santuario deja el corazón henchido de esa paz que reina en el lugar de gracias».

DSC07846Para estar estrechamente unidos a Cristo cada día

Como propósito, el Padre Antonio sugirió  reflexionar sobre:

¿Qué significa la Sta. Misa para mí?

¿Cómo acudo? ¿Llego con tiempo o me quejo en algún momento?

¿Me preparo antes, leo el Evangelio del día? ¿Hago alguna oración? ¿Rezo algún misterio del Rosario?

Finalmente, la Sta. Misa es una inversión para mi vida espiritual.

Ojalá tomemos además como propósito rezar diariamente la oración de comunión espiritual tanto como la consagración a la Mater, para estar siempre estrechamente unidos a Cristo.

Oración para la comunión espiritual

Jesús mío, que estás presente en el Santísimo Sacramento del altar.

Te amo sobre todas las cosas y deseo ardientemente unirme a ti: necesito tu perdón.

Ven ahora espiritualmente a mi corazón y llénalo con tu paz y amor.

Tu presencia me sana,  por eso te recibo y te entrego toda mi vida.

No permitas que me separe de ti.

Amén.


Más fotos

8 de junio de 2015 – Corpus Christi Tuparenda

Etiquetas: , , , , , , ,

1 Responses

  1. Excelentes los propósitos para reflexionar que nos propone el P. Antonio. A veces se acude a Misa con apuro, no se presta atención a los diferentes momentos, no se recibe la Comunión como debiera y tantas otras cosas. Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de compartir esto con los demás y así lograr una íntima común unión entre nuestros hermanos y con Cristo Jesús. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *