Cristo en salida

Publicado el 2022-11-29 In José Kentenich

Otra mirada al Padre Kentenich: entrenador de supervivencia

Padre Elmar Busse •

Si se va a las publicaciones sobre el P. Josef Kentenich con métodos de análisis de contenido cualitativo de las ciencias de la comunicación o investigación de palabras clave de marketing, se encuentra como marca o logotipo la barba blanca como la nieve y como palabras clave: «pronta canonización», «siempre», y desde 2020: «Abuso». En la siguiente serie de artículos nos gustaría dar una mirada diferente a Kentenich: ni el de la barba poblada ni el candidato a canonización, pero tampoco el sospechoso de abuso de poder o abuso espiritual. —

Estos textos fueron escritos hace unos 30 años. La perseverancia de la Iglesia, que respira durante siglos, nos permite volver a poner en discusión estos textos con ligeras actualizaciones. Esperamos, más allá de las atribuciones habituales, posibilitar una mirada nueva y viva sobre la compleja figura del fundador y despertar así la curiosidad por tratarla con mayor intensidad. ¡Creemos que vale la pena!

Un destino extraordinario

Shouichi yokoi.jpg

De 投稿者が出典雑誌より取り込み – 『アサヒグラフ』1972年2月11日号(朝日新聞社、1972年)、15頁。, enlace, dominio público

En enero de 1972, cuando dos pescadores de Guam vadeaban entre los juncos en un área desierta cerca del río Talofofo para instalar sus nasas para camarones, de repente notaron un movimiento extraño. Se detuvieron y esperaron. Un momento después, los juncos se abrieron y apareció un hombre bajo, demacrado y barbudo que vestía lo que parecía un uniforme de tela de saco. Cuando vio a los pescadores, se sorprendió tanto que dejó caer sus propias trampas y levantó los brazos en forma de súplica, solo para saltar repentinamente sobre uno de los pescadores. Juntos, sin embargo, lograron reducir al extraño. Le ataron las manos y lo llevaron a la comisaría más cercana. Allí, el hombre se cuadró y se presentó como el sargento Yoichi Yokoi del Cuerpo de Abastecimiento del Ejército Imperial Japonés. Cuando los estadounidenses recuperaron Guam en 1944, había estado escondido, eludiendo la detención y la captura durante 28 años. Cómo sobrevivió es una historia casi increíble.

Yokoi, un hábil sastre, fue reclutado en 1941. Sirvió en una unidad de abastecimiento en China antes de ser enviado a Guam en marzo de 1944, justo antes de que la isla cayera. Después de que los estadounidenses aterrizaran, fue declarado muerto.

Yokoi fue llevado al hospital y examinado. Estaba un poco anémico, pero por lo demás gozaba de excelente salud. Antes de ser trasladado al hospital, solo pidió «algo salado» para comer; porque habría tenido que prescindir de la sal durante 28 años. Había vivido en una cueva cerca de un pequeño arroyo.

Había excavado la cueva, de unos 2,5 m de profundidad, con un viejo proyectil de artillería, el techo descansaba sobre soportes de bambú. Yokoi había cavado zanjas de drenaje de agua e incluso pensó en una letrina. Cuando los estadounidenses ocuparon la isla, quemó su uniforme del ejército como se le había ordenado y se dirigió al lado deshabitado de la isla con dos camaradas. Allí se separaron, dijo Yokoi, pero los camaradas murieron años antes de que lo descubrieran. Yokoi retorció hilos de la corteza del árbol pagoda, que tejió en un primitivo telar. Habiendo salvado sus tijeras de sastre, pudo cortar pantalones, camisas y chaquetas. Sacó agujas de las vainas de los cartuchos. Una caja de ametralladora desechada y cartuchos vacíos de cincuenta dólares servían como contenedores de almacenamiento. De restos encontrados en la playa – arpillera, alambre, latas de cerveza vacías, plástico – Yokoi fabricaba hebillas para cinturones, botones, etc. De la pulpa de las nueces extraía aceite, que se guardaba en las cáscaras; tejió cuerdas y mechas con las fibras de coco, que, una vez encendidas, ardían sin llama durante días; Yokoi había iniciado el primer fuego frotando palos. Comió ratas atrapadas en sus trampas; de vez en cuando era un trozo de ciervo rojo, que cortaba y colgaba en una especie de cesta en el respiradero de su cueva para ahumarlo sobre el fuego. Atrapó cangrejos y peces de agua dulce e incluso cultivó algunas verduras. Yokoi fue recibido con entusiasmo en casa. Le pagaron salarios atrasados, escribió guías para sobrevivir en la naturaleza y enseñó clases de alimentación saludable. Murió en 1997. (Fuente: Akio Morita, Made in Japan. Eine Weltkarriere. Hestia-Vlg. Bayreuth 1986, 398 i sig.) 

Admirable y trágico a la vez

La vida de este Yokoi es admirable por un lado y trágica por el otro. Admirable cómo domina y sobrevive su vida como individuo, completamente solo; trágica, porque se hizo la vida innecesariamente difícil durante 28 años porque no se dio cuenta de que la guerra ya había terminado.

Como cristianos, ¿creemos en la resurrección?

OsternEn el Credo rezamos: “Creo en Jesucristo, Hijo único de Dios, resucitado de entre los muertos”. Celebramos y creemos que ese hombre atormentado, incomprendido y finalmente crucificado no es sólo hombre sino también Dios, resucitado de entre los muertos y que su pasión y resurrección son significativas para nosotros. Así nos redimió. Aunque los cristianos celebramos litúrgicamente la resurrección todos los domingos, hay un fenómeno interesante: hay cristianos admirablemente trágicos que prácticamente viven como si Cristo no hubiera resucitado y viviera. Simplemente no cuentan con él y su acción en la vida diaria. Pablo, ya enfrentado a este problema, escribe a los corintios: «Y si no resucitó Cristo, vacía es nuestra predicación, vacía también vuestra fe… entonces, vuestra fe es vana: estáis todavía en vuestros pecados. Si solamente para esta vida tenemos puesta nuestra esperanza en Cristo, ¡somos los más dignos de compasión de todos los hombres!». (1 Cor 15, 14 – 19)

Si crees que tienes que lidiar solo con la vida, ¿no es trágico? No es de extrañar que muchos se sientan abrumados por la vida, intenten dominarla con los dientes apretados, al menos intenten escapar de las penurias en las vacaciones o intenten escapar de la miseria con experiencias intensas, distracciones, alcohol o drogas. Entre ellos hay muchos titulares de certificados de bautismo.

La vida desde el Misterio Pascual

Pero hay otra manera. Echemos un vistazo al destino de un individuo: de niño, llega a un orfanato del que se escapa un par de veces porque no soporta estar allí. Cuando era joven, los médicos le revelaron que probablemente solo le quedaban unas pocas semanas de vida debido a una enfermedad pulmonar grave e incurable, pero sobrevivió. Más tarde lo enviaron a un campo de concentración, sobrevivió a esto también. Trató de continuar la obra de su vida en la Alemania de la posguerra y en el extranjero. Empieza a ser sospechoso, calumniado, finalmente alejado de su puesto y asignado a un trabajo insignificante en el extranjero.

Estos pocos hechos llamativos son motivo suficiente para lamentar la dureza de tal destino en la vida. También sería comprensible que este hombre ya no se levante y permanezca tumbada después de los obstáculos que encuentra a cada paso. Pero la persona de la que estamos hablando aquí, José Kentenich, dominaba estas situaciones. ¿Cuál es el secreto del poder para hacer frente a tal destino? Él mismo no lo oculta y habla abierta y frecuentemente de lo que lo mantiene y sostiene: la alianza de amor con la Santísima Virgen y la fe en el Dios vivo.

Entrenador de supervivencia: la vida con Dios promueve la resiliencia

Después de graves crisis en su juventud, la creencia en Dios que inicialmente fue puesta en su corazón por otros, se transformó en la experiencia de que no necesita vivir su vida solo, que hay alguien al lado, detrás, arriba y dentro de él, que camina con él. Ser cristiano siempre significó compartir el destino de Cristo. En Él había encontrado la clave para los momentos difíciles de su vida. Pero él creía, lo sabía, que la cruz y el sufrimiento nunca tienen la última palabra, sino que hay Pascua, no solo para Cristo, sino también para cada individuo en su vida, una y otra vez.

Las experiencias pascuales más impactantes para él fueron el regreso a Schoenstatt tras tres años en un campo de concentración el 20 de mayo de 1945 y tras 14 años de exilio, decretado por la Iglesia, el 24 de diciembre de 1965. Para él, el seguimiento de Cristo era recorrer el camino con María, la primera seguidora de Cristo. Ser discípulo nunca es un evento aislado, sino que solo ocurre en comunidad. Es por eso que el padre Kentenich nunca vio un problema, y ​​mucho menos tuvo miedo a la competencia, en esta doble relación de amor sobrenatural: el amor a Cristo y el amor a María se apoyan mutuamente. Así reza a Cristo en su Vía Crucis de Dachau:

“Aquellos que prescinden de María, quien, según el plan del Padre, siempre debe estar junto a ti, no comprenden la plenitud de tu Obra, no captan la totalidad de su fuerza y de su luz”. (Hacia el Padre, estr. 314). Y más adelante: “Concédeme entregar a los pueblos, como el signo de redención, tu cruz, Jesucristo y tu imagen, María. ¡Que jamás nadie separe lo uno de lo otro, pues en su plan de amor el Padre los concibió como unidad!”. (Hacia el Padre, estr. 332)

Esta relación íntima entre él, Cristo y María lo ayudó a superar las muchas dificultades de su vida. Y nos invita a probarlo también. No estamos solos en los días felices y tampoco en los difíciles. Podemos dar gracias por la felicidad y pedir por los problemas, podemos compartir la alegría y la tristeza. Sí, después de sufrir personalmente las «Semanas Santas» y vivir la «Pascua», la confianza en el futuro puede crecer: «Todo lo que Él quiere, permite o dispone es bueno para mí; así me lo dice la luz de la fe”. (Hacia el Padre, estr. 417). Esta confianza conduce entonces a la voluntad de encomendarse a sí mismo y toda la vida a la Virgen Santísima y por ella al Dios Trino: “Aunque incluya dolor y cruz, realiza el grandioso plan de amor que trazaste, desde toda la eternidad”. (Hacia el Padre, estr. 107)

Consecuencias de esta fe pascual

En tal clima de confianza, el miedo desaparece. Algunos schoenstattianos han hecho un buen hábito no sólo de tratar de ayudar en la práctica y tener tiempo para las personas cuyas necesidades conocen, sino también de llevarles una imagen de Nuestra Señora y animar a los necesitados a probarla. Si luego cuentan una u otra experiencia personal que ellos mismos tuvieron en el trato con la Santísima Madre, entonces las dudas y el escepticismo no siempre han desaparecido, pero muchos lo intentan. En esto la confesión del necesitado es irrelevante. Alguien que ya había adquirido mucha experiencia con este servicio al prójimo dijo: «En mi caso, la Santísima Madre parece tener un cariño especial por aquellos que están lejos de la Iglesia, porque en ellos suceden las mayores sorpresas”.

“In situ” la Santísima Madre muestra lo que puede hacer. Las necesidades concretas suelen estar en primer plano. Pero a través de ella y de su ayuda, muchos encuentran un nuevo acceso al Dios de la vida, a Cristo resucitado, que prometió a sus seguidores: «Yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo». (Mt 28,20)

 

Palabras del fundador
La intervención de Dios en nuestra vida es precisamente la gran función que nuestra educación religiosa tiene que comprender hoy. Por favor, no cuente con el hecho de que podemos ganar la humanidad de hoy para Dios a través de grandes debates filosóficos. El Dios de la vida quiere volver a ser conocido y ser enseñado hoy.
P. José Kentenich, Ejercicios para sacerdotes 1967

Lucha constantemente, por el ideal de un colaborador del Dios vivo, siempre alegre y con un espíritu constante, interiormente desprendido, en el drama de tu propia vida y de los acontecimientos mundiales, de la salvación.
P. José Kentenich, plática, 13 de junio de 1965

Original: alemán, 25.11.22. Traducción: Paz Leiva, Madrid, España

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *