Publicado el 20. abril 2019 In Francisco - Mensaje

Señor Jesús, ayúdanos a ver en tu cruz todas las cruces del mundo

PAPA FRANCISCO, redacción •

Al concluir el viacrucis en el Coliseo Romano el Viernes Santo, el Papa Francisco pronunció una emotiva oración en la que pidió al Señor que nos ayude a ver su cruz en todas las cruces del mundo. —

Es una invitación a lo real, a lo concreto, a vincular las noticias de los diarios como también lo vivido en el propio entorno con la cruz de Cristo, a poner nombres e imágenes a cada línea de esta oración que viene desde la fe y desde la vida real. Una invitación a preguntarse, en el silencio de estas horas antes de la Pascua, dónde Schoenstatt, o mejor, dónde los schoenstattianos con proyectos comunes o personales, con obras de la misericordia, salen al encuentro de Jesús en su viacrucis, en las cruces del mundo.

 

Señor Jesús, ayúdanos a ver en tu cruz todas las cruces del mundo;
la cruz de las personas hambrientas de pan y de amor;
la cruz de las personas solas y abandonadas por sus propios hijos y parientes;
la cruz de las personas sedientas de justicia y de paz;
la cruz de las personas que no tienen el consuelo de la fe;
la cruz de los ancianos que se arrastran bajo el peso de los años y la soledad;
la cruz de los migrantes que encuentran las puertas cerradas a causa del miedo y de los corazones blindados por cálculos políticos;
la cruz de los pequeños, heridos en su inocencia y en su pureza;
la cruz de la humanidad que vaga en lo oscuro de la incertidumbre y en la oscuridad de la cultura de lo momentáneo;
la cruz de las familias rotas por la traición, por las seducciones del maligno o por la homicida ligereza del egoísmo;
la cruz de los consagrados que buscan incansablemente portar tu luz en el mundo y que se sienten rechazados, ridiculizados y humillados;
la cruz de los consagrados, que en su caminar han olvidado su primer amor;
la cruz de tus hijos que, creyendo en ti y buscando vivir según tu palabra, se encuentran marginados y descartados incluso por sus familiares y sus coetáneos;
la cruz de nuestras debilidades, de nuestras hipocresías, de nuestras traiciones, de nuestros pecados y de nuestras numerosas promesas rotas;
la cruz de tu Iglesia que, fiel a tu Evangelio, se fatiga para llevar tu amor también entre los mismos bautizados;
la cruz de la Iglesia, tu esposa, que se siente asaltada continuamente en lo interno y lo externo;
la cruz de nuestra casa común, que seriamente se marchita bajo nuestros ojos egoístas y cegados por la codicia y el poder.
Señor Jesús, reaviva en nosotros la esperanza de la resurrección y de tu definitiva victoria contra todo mal y toda muerte. ¡Amén!

Es un momento para recordar el mensaje del Papa en el viacrucis en la JMJ2019 en Panamá, donde en la misma línea nos animó a ver el viacrucis de Jesús en los dolores e injusticias de tantas personas del mundo de hoy.

El vía crucis de tu Hijo se prolonga hoy…

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *