Publicado el 2020-02-09 In Dilexit ecclesiam

En torno a la mesa… sobre un discurso del Papa Francisco

DILEXIT ECCLESIAM, Maria Fischer •

“Encontré un discurso impresionante del Papa Francisco que confirma lo que hacemos como y para matrimonios, y a la vez nos lo demanda. Envié un par de preguntas para entrevistar a gente que está en la pastoral de novios – si alguien se siente motivado por el discurso del Papa y trabaja con familias, matrimonios, novios, avísenme y haremos entrevistas.” – Un mensaje en el grupo de colaboradores de Schoenstatt.org, fracción español, con sus más o menos 60 integrantes. Un mensaje como tantos otros cuando se trate de actuar para difundir dichos mensajes y buscar artículos para Schoenstatt.org. Pero esta vez pasó algo más. Durante varias horas, se desarrolló un diálogo en torno a la mesa (como lo llama el padre Kentenich) sobre los temas de este discurso del 25 de enero, con ocasión de la inauguración del año judicial del Tribunal de la Rota romana.

Queremos compartir este diálogo por lo vivo y auténtico que fue, porque complementa las ya tres entrevistas publicadas y con la esperanza de despertar muchos más diálogos de este tipo.

Para disfrutarlo realmente, invitamos a nuestros lectores a leer primero el discurso:

DISCURSO DEL SANTO PADRE FRANCISCO CON OCASIÓN DE LA INAUGURACIÓN DEL AÑO JUDICIAL DEL TRIBUNAL DE LA ROTA ROMANA, Sábado, 25 de enero de 2020

Aquí sin más comentarios, tal como se desarrolló, este dialogo virtual y real:

Juan Barbosa, Córdoba, Argentina:

¡Buenísimo Maria! Lo he leído muy rápidamente pero luego lo he de disfrutar con tiempo. De todos modos, ya lo comparto con nuestro Grupo de Matrimonios de la Parroquia. ¡¡¡¡Gracias!!!!

Paz Leiva, Madrid, España

Espectacular este discurso. Un matrimonio modelo, amigos de san Pablo. Por favor, manda las preguntas por si conseguimos entrevistar a alguien de Eduvida o del Forta (Fortalecimiento Matrimonial).

P. José María, Madrid, España:

Mi idea es pasárselas a los de Eduvida. Pero lo del Forta también es bueno.

Maria Fischer, Siegburg, Alemania:

Lo envié a nuestros Anelena y Alejandro, de Costa Rica. Si podemos hacer toda una serie sería perfecto.

Juani Villarraza, Paraná, Argentina:

Se los paso a los de Misiones Familiares, que son realmente mucho de esto. Como esos santos, tampoco están quietos. Lo otro que me llamó la atención es la insistencia en la parroquia. Eso es algo que acá en Paraná debiéramos ver más fuertemente aún. ¡¡Gracias por compartir!!

Maria Fischer:

Sí, lo de las parroquias es fuerte y debe interpelarnos.

Juan Barbosa:

En mi Parroquia coordinamos un grupo de matrimonios y tenemos mucha ayuda del párroco. De todos modos, nos hace bien sacudirnos para «eliminar el polvo de la zona de confort» que a veces se acumula…. ¡Y nunca olvidemos la alegría del Evangelio!

Paz Leiva:

Por aquí los párrocos necesitan mucha ayuda. No podemos esperar a que nos vengan a buscar para dar conferencias. Hay que presentarse a servir, aunque nos arriesguemos a que nos pidan lavar las albas. Como dice ese mensaje del Papa, con alegría.

Eduardo Shelley, Monterrey, México:

¿Lavar las albas? ¿Qué es eso?

Juani Villarraza:

Es como decir que no los toman en serio, dan tareas menores, de empleados domésticos, pero no apostolado.

Eduardo Shelley:

Ohhh… algo aprendí hoy. Gracias.

Paz Leiva:

Lavar las albas es lavar las vestiduras que se lleva bajo la casulla. En todas las parroquias hay quien se ocupa de esa labor. Hasta eso deberíamos estar dispuestos a hacer, con tal de estar presentes en las parroquias. No hace falta proclamar que somos Schoenstatt, debemos estar presentes.

Carmen Rogers, Santiago, Chile:

Mira Edu: apuesto a que no sabes en Viernes Santo quitar las hojas de sobra para el arreglo de gloria, o buscar las “llagas” que el año anterior viste guardar a una hermana chilena y una alemana mira sólo saber mirar en la caja que pone “llagas” y jamás lo va a encontrar, ¡o tienes que usar “el” lustre con que se limpia la lámpara y ningún otro!

Me río, pero con nostalgia y ternura, porque lo que mejor que puedo hacer hoy en mi parroquia es contener a Zaqueo, ¡el perro del cura que se cuela en la Misa!

¡Lavando albas vivimos la alianza chicos!

Risas en todo el grupo….

Laura, Encarnación, Paraguay:

¡Exacto… Dónde nos necesiten, con humildad y amor! Servicio y entrega.

Pero entendí el sentido figurado que mencionaba Paz Leiva sea donde sea para ser parte y sentirnos útiles. ¡Nadie es más ni menos por hacerlo!

Michelle Ramírez, San José, Costa Rica:

En Costa Rica tenemos gran colaboración en las parroquias, los Madrugadores nos han abierto las puertas…. definitivamente estos hombres son instrumentos.

También el Padre José Luis ha hecho gran trabajo con la invitación a los diocesanos y almuerzo mensual en la casa del Movimiento para ellos.

De hecho, la importancia es tan grande, que, en la casa del Movimiento en misa dominical, se vende “canasta básica” de alimentos para los pobres de la parroquia donde pertenece el santuario.

Para la próxima Jornada Nacional de Dirigentes, (mes de marzo) han tenido la ingeniosa idea de que cada schoenstattiano lleve puesto su “gafete” o identificador con el nombre de la parroquia a la que pertenece o colabora.

¡Se trata de ser creativos!

Paz Leiva:

Eso es estar al servicio de la parroquia. Bien, Costa Rica.

Juan Barbosa:

¡En Madrugadores tenemos una expresión que sintetiza esta disponibilidad para ofrecernos a la parroquia y es ADSUM! que significa ¡Aquí estoy! y su plural: ADSUMUS! ¡Muy claro y simple por cierto! Un gran abrazo en Santo Tomás de Aquino.

Eduardo Shelley:

Gracias por el rico compartir de sus experiencias

Claudia Echenique, Buenos Aires, Argentina:

Y para servir en cualquier lugar de la Iglesia, el mejor ejemplo es San José, quien, desde el silencio y el segundo plano, estuvo siempre al servicio de Jesús y de María.

P. José María:

Al final la voz sólo la tienen el clero y las mujeres (risa).

Juan Barbosa:

¡Tal cual! Pero te cuento que desde Madrugadores es increíble cómo está cambiando y la participación de los varones se ha ido incrementando a lo largo del tiempo. No solo en Córdoba, ¡sino que en el resto de Argentina también es notable! Y, obviamente, en el mundo debe replicar de la misma manera. Sin distinción de sexos. Y como nos comenta Claudia, tomando como ejemplo a San José, apoyemos a la Iglesia a la que tanto amamos.

Silvia Losada, Tucumán, Argentina:

Nosotros lo hacemos en la parroquia. Lavamos albas y purificadores. Y muchas veces ayudamos en la limpieza. Pero es la Campaña del Rosario la que está comprometida en las parroquias, no los matrimonios. Ellos organizan misiones familiares y otros integran María Solidaria, que ayuda a familias necesitadas, pero desde el Santuario. También a algunas escuelas o comedores, pero no en parroquias.

Carmen Rogers:

No sé si me pegaría una feminista, pero el lavado y “limpieza fina” me corresponde… tal como a María

¡Si no, las albas no serían muy albas!

Juani Villarraza:

Se entiende que el Papa quería condenar el clericalismo ¿no? No se refería literalmente a lavar las albas, que no tiene nada de malo. Intentaba hacer entender que es la hora de los laicos, que nos comprometamos más con la evangelización y no estar tan pendientes de una vida casi de gueto, metidos en las parroquias o sólo como trabajos «menores.

Maria Fischer:

Tal cual, Juani. También creo que no nos debemos encerrarnos en los movimientos, sino que estemos en las parroquias para servir a todos.

Juani Villarraza:

Exactamente.

Maria Fischer:

O sea, servicio a las familias, novios, pobres, enfermos… en las parroquias, desde nuestra riqueza. No directamente o no sólo «sacristía» y liturgia, sino pastoral. Lo que Elizabeth Fields y Alejandro Robles proponen con su proyecto en Costa Rica, que cada movimiento ofrezca lo que mejor pueda a las parroquias.

P. José Maria:

Las parroquias son a la Iglesia lo que las familias son a la sociedad. Es el hogar local de todos, independiente del movimiento o de la espiritualidad que tengas. Que no funcionen por motivos personales o de gestión no las invalida. También hay muchas familias que no funcionan y hacéis todo, formación incluida para que funcionen.

Sin parroquias los movimientos nos ensimismamos y nos dedicamos a competir entre nosotros. Al igual que en las familias la vida de Fe se cuida y se celebra para formar personas que salgan a conquistar el mundo para la verdad, la justicia y el amor, para construir el Reino De Dios y ser así alma del mundo. Las parroquias no tienen vocación de gueto.

Las parroquias tienen vocación. De ser hogar para todos. Algo que el padre Kentenich nos pedía especialmente a la vuelta del exilio.

Aquí Schoenstatt, siendo caso preclaro, puede ser fuente de renovación y revitalización de nuestras parroquias como hogares familiares. María gesta familia de todos y para todos

Disculpad lo largo, pero es el DILEXIT ECCLESIAM concreto.

Juani Villarraza:

Es excelente, padre. Sirve muchísimo y ayuda a entender la relación con la diócesis y las parroquias. ¡Gracias!

Maria Fischer:

Me gusta mucho la comparación con familias, con matrimonios – nunca íbamos a decir que familia no vale porque hay familias que fracasan, que no sirven, que fallan. Con parroquias vivimos también fracaso, pero no es razón para «olvidarlas»

P. José Maria:

Me alegro de que les sirva. Para mí es un desafío para entender la concepción del padre Kentenich sobre la Iglesia y la sociedad, así como el rol educador de María.

Destruye la familia y destruirás al hombre, destruye la parroquia y harás de la Iglesia un club sin Misión, alejadas de su Señor y de la Buena Nueva.

Ambas tienen hoy sus propios desafíos y se enfrentan sin derrotismo ni espiritualismo.

Maria Fischer:

Me contaron unos amigos algo que vivieron en funerales de un familiar: como tuvieron que hacerlo un lunes por el tema de vacaciones de nietos y sobrinos, fue difícil encontrar un sacerdote. Se ofreció el párroco de la parroquia donde vive uno de los hermanos de la familia. Un sacerdote que dice que tiene tres hobbies: su parroquia, su parroquia y su parroquia. Una prédica pascual que a muchos de los presentes les conmovió profundamente (entre ellos gente que con suerte van a misa en Navidad). Después este hermano le dijo gracias y que iba a recompensarlo -pensando en una donación para su pastoral juvenil-. El párroco contesto: sí, ya tengo una idea de cómo puedes hacerlo: necesito un matrimonio para la pastoral de recién casados, un matrimonio con experiencia… ¡Claro que le dieron su sí!

 

Juan Barbosa:

¡Para mí que en este chat anduvo «sobrevolando» el cura de Ars! ¡Qué lindos y constructivos intercambios! ¡Me encantó!

P. José Maria:

Hermosa y sugerente historia. ¿Tenemos párrocos en el chat?

Claudia Echenique:

Releyendo todo, creo que hemos hecho honor al santo de hoy -Santo Tomas de Aquino- y su frase (que tanto menciona siempre el P. Guillermo Carmona), «Todo se recibe a modo de recipiente».

Cada uno recibió el comentario original de la homilía del Papa según su «recipiente», su ser y su circunstancia; y a partir de allí, cada uno fue haciendo su aporte y compartiendo su experiencia.

¡Un verdadero Dilexit Ecclesiam!

Juani Villarraza:

¡El gran santo! Lo admiro mucho.

Silvia Losada:

Respecto a los Madrugadores, en Tucumán también fueron un puntal en varias parroquias. Además de en el santuario, se reúnen cada sábado del mes en distintas parroquias. ¡Excelente la misión de los Madrugadores!

Octavio Galarce:

En Chile, de las 150 comunidades que tenemos, 130 son parroquiales.

Maria Fischer:

Dilexit Ecclesiam en verdad.

Catalina Hutt, San José, Costa Rica:

Como dice Michelle: catequesis de hoy. Gracias, padre por tan lindo aporte.

Nosotros en Costa Rica pronto tendremos una jornada nacional de dirigentes y el tema es: “Amo la Iglesia, la Iglesia soy yo”. Super acerrivo todo lo comentado anteriormente para empezar a calentar motores para nuestra jornada. Les estaremos contando e informando.

P. Esteban Casquero, Daireaux, Argentina:

Buenas tardes a todos. Con mucha sencillez les comparto que en mi parroquia (San José en Daireaux) tenemos un matrimonio de Schoenstatt que, junto a otro de Cursillos, dan las charlas prematrimoniales. Las mismas se preparan con un cuadernillo muy bueno que editó en Chile la gente del Movimiento y que son 5 encuentros. En esta parroquia no había Movimiento de Schoenstatt. Así que, en el año 2018 armé un grupo de 8 matrimonios. Con ellos me junto cada 15 días en sus casas. Eso sí, todos hacen algo en la parroquia como apostolado y además vienen a misa con sus hijos, claro. Pero en general en mí arquidiócesis (de Bahía Blanca – Buenos Aires) sólo son dos las parroquias en las que los schoenstattianos dan charlas prematrimoniales, ésta y la de Coronel Dorrego.

Sonia Zaracho, Encarnación, Paraguay:

Somos, con mi esposo, pareja guía para las charlas prematrimoniales de nuestra parroquia en Hohenau -una ciudad de Paraguay- desde hace más de 20 años., Además, formamos parte de la pastoral familiar diocesana y somos pareja responsable de un decanato que está formado por 10 parroquias y más de 50 capillas. Participamos un equipo de 5 parejas schoenstattianas en el trabajo pastoral que hacemos con los novios.

Hemos realizado un trabajo de hormigas para instalar la pastoral familiar en cada parroquia y nos cuesta trabajar con muchos párrocos que no quieren darnos ese espacio.

En la pastoral familiar diocesana hemos elaborado un material para las parejas guías y otro material con talleres para los novios y al final elaboran un proyecto de vida parroquial.

P. Esteban Casquero:

¡Qué lindo testimonio de trabajo Sonia! ¿Al parecer soy el único párroco en el equipo? Sólo me permito dar un humilde consejo: en general uno escucha de los curas que el Movimiento se lleva la gente de la parroquia a sus centros y dejan de trabajar allí. La receta sería presentarse al párroco y decir que uno es de Schoenstatt, ofreciéndose para lo que él necesite. A mi parecer hay muchísimos schoenstattianos trabajando muy bien en parroquias, pero sin decir que son del Movimiento. Esto no es bueno porque nadie los conoce y piensan que así Schoenstatt está en sus sedes y santuarios y no trabaja en la parroquia respectiva. Presentarse al párroco y tener el apostolado allí es la clave. En libertad de hijos de Dios cada uno procede como quiere. Bendición.

Sonia Zaracho:

Así mismo Padre, siempre dejamos claro que somos de Schoenstatt y que nuestro fundador nos enseñó a amar a la Iglesia y en todo momento nos ponemos a disposición de los párrocos.

Cata Hutt:

¡¡¡Así es!!!

Silvia Losada:

Hola, padre Esteban. Nosotros sí decimos que somos de Schoenstatt y nos ponemos a disposición. A algunos párrocos no les gustan los Movimientos en su parroquia. Otros nos apoyan.

Tenemos algunos que ya sellaron la Alianza de Amor con la Virgen y otros que temen justamente lo que usted dice: que abandonen sus tareas en la parroquia y sigan a Schoenstatt. Esto ocurre a veces cuando van matrimonios o madres a dar charlas para la Alianza.

Gabriela de la Garza, Monterrey, México:

En Monterrey, México muchos matrimonios del Movimiento son facilitadores de Foccus, una herramienta que ayuda a parejas de novios a tener mejor y más enriquecida su comunicación y que la arquidiócesis ya la está poniendo como requisito antes de contraer nupcias.
Por otro lado, desde hace aproximadamente 10 años, tenemos grupos de “Novios en Movimiento”, programa que acompaña a grupos de novios para fortalecer su relación y comunicación.
¡Sin duda, un aporte para que las parejas lleguen más conscientes al matrimonio!

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

3 Responses

  1. Dedicar una vida a tan bellos propósitos, conquistando corazones en lugar de pueblos; con el rosario en lugar de espadas; con nuestros guías -José, Joao y Esteban-, en lugar de generales. Encendiendo la memoria de sus obras en nuestras corazones, manos y pies.

  2. El intercambio nos enriquece. Ayuda a tomar ideas y encender a los schoenstattianos de las distintas comunudades. El P. Kentenich amó a la Iglesia.
    Como sus hijos espirituales, sigamos su ejemplo!

  3. Es increíble como, una expresión, una idea, una iniciativa que se tome en beneficio de los demás, encuentra en la humanidad (¡Estamos leyendo opiniones de distintos paises…De distintos continentes!) un eco favorable y AL INSTANTE.
    La semilla del Buen Padre Dios está en cada ser humano y cada uno somos responsables de hacerla germinar para alimentarla y ¡ALIMENTAR A LOS DEMÁS!. ¡Vamos querida IGLESIA que, juntos, no nos para nadie y María nos acompaña de la mano junto a Jesús!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *