Publicado el 6. abril 2019 In Dilexit ecclesiam, Iglesia - Francisco - Movimientos

Por qué, en el Líbano, la Anunciación de María es una fiesta nacional.

DILEXIT ECCLESIAM, Gianfrancesco Romano •

En una época en la que los extremismos opuestos siembran división y arrojan muerte entre creyentes de diferentes religiones, María puede constituir un punto importante de contacto y acercamiento entre cristianos y musulmanes. Y no se trata solo de  una posibilidad remota: la Madre de Jesús, venerada también en el Islam, ya en la actualidad reúne en una única devoción y en un clima de fraternidad,  a personas con diferentes fes y credos. Un hermoso testimonio proviene del Líbano, un país multirreligioso hasta en  las instituciones, al  punto de que la Constitución establece una subdivisión de las principales oficinas públicas sobre la base de la religión, y donde el 25 de marzo, festividad de la Anunciación de María, es fiesta nacional.

A continuación reportamos el artículo publicado por la Agencia  Fides (la agencia de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos) precisamente con motivo de la fiesta:

En el Líbano, la solemnidad mariana de hoy, de la Anunciación del Señor, ha sido proclamada fiesta nacional desde 2010. Incluso hoy, en varias iglesias y santuarios libaneses, cristianos y musulmanes vivirán juntos la veneración de la Virgen María.

El jeque sunita Mohamad Nokkari, profesor de derecho islámico en Beirut, Dubai y Estrasburgo, fue quien, con mayor determinación, ha cultivado y llevado a cumplimiento la intuición de valorar la veneración de María, compartida por cristianos y musulmanes, como factor de cohesión social y nacional. Un camino que en sus recuerdos, recogidos  por la Agencia Fides durante un viaje al Líbano organizado gracias a la Obra Romana de Peregrinaciones, ha tomado el punto de partida de solicitudes muy concretas y nada académicas: « Yo y mi esposa que es francesa”, dice el Jeque  Nokkari a Fides, en una conversación reunida en la Universidad de San José de Beirut “teníamos una estatua de la Virgen María en casa y había un pariente que la insultaba cada vez que venía a vernos, la escondía en el baño y una vez llegó a romperla en dos. Compré otra, de metal pesado, para que ya no pueda ser  dañada”.

 

Ese incidente familiar contribuyó a darle al profesor sunita la idea de que María debería ser celebrada juntos por cristianos y musulmanes. “Lo hablé en Lyon con el padre jesuita Louis Boisset”, recuerda Mohamad Nokkari, “y hemos verificado que no había impedimentos de carácter doctrinal para una iniciativa de este tipo. ¿Quién, mejor que la Virgen María, puede reunir a cristianos y musulmanes? »Al principio, se había pensado hacer coincidir la celebración islámica-cristiana de María  con la fiesta de la Inmaculada, pero luego  se cambió de idea, teniendo en cuenta que los cristianos ortodoxos no han definido el dogma de la Inmaculada Concepción de María. La elección de la fecha para celebrar a María por parte de cristianos y musulmanes cayó en la fiesta de la Anunciación. La Anunciación del ángel a María se cuenta tanto en el Evangelio como en el Corán, que habla de ella en dos modos diversos. María es la única mujer mencionada por su nombre en el Corán 34 veces (mientras que el nombre de María aparece en los Evangelios 19 veces).

La primera celebración islámica-cristiana de la Fiesta de la Anunciación se celebró en el santuario libanés de Nuestra Señora de Jamhour, en 2007. Los líderes políticos quedaron impresionados con la iniciativa, y en 2010 el Primer Ministro Saad Hariri, quien ahora también es jefe del gobierno, proclama fiesta nacional el 25 de marzo, día en que se celebra la Anunciación. “En ese momento”, recuerda Nokkari, “fui secretario del Gran Mufti del Líbano. Cuando tomé la iniciativa de celebrar juntos, cristianos y musulmanes, a la madre de Jesús, hubo tensiones que llevaron a mi renuncia ».

Las fuerzas políticas no manifestaron contrariedad a la celebración compartida de María. Mientras que entre las comunidades religiosas, al principio algunos se mostraron cautelosos porque temían que fuera una expresión de sincretismo. “Pero muy pronto”, agrega el jeque sunita, “ha sido evidente  que todos celebran a María según su fe y su tradición, sin mezclarse”. Las únicas oposiciones fueron las expresadas por los grupos salafistas y wahabitas. Y alguien también ha puesto en acto, formas de intimidación, dañando el auto del profesor. «He pensado  que,  a veces, para seguir a María, hay que sufrir, pero Ella» agrega Nokkari «es una madre que nos abraza a todos: siguiéndola a Ella  y a través del sufrimiento, las cosas buenas pueden florecer para todos».

Desde el Líbano, la costumbre de los cristianos y musulmanes de celebrar juntos la fiesta de la Anunciación se está extendiendo en otros países: Canadá, Francia, Brasil, España. También en Jordania, el 25 de marzo, pronto podría convertirse en una fiesta nacional. Mientras  en la Universidad de San José, se dictan cursos y se han asignado tesis doctorales dedicadas a María en el cristianismo y en el Islam.

Parece que los políticos se dieron cuenta de que la referencia común a María también puede favorecer y preservar la unidad nacional. El primer ministro sunita, Saad Hariri, se ha mostrado sensible a varias solicitudes, como la construcción de un centro para iniciativas vinculadas a la fiesta nacional islámica-cristiana de la Anunciación.  Se abre camino, también la propuesta de dedicar  a la Anunciación, una plaza aquí en el Líbano, y aquella de proponer que la ONU proclame el 25 de marzo como un día de diálogo islámico-cristiano.

En opinión de Mohamad Nokkari, el diálogo entre cristianos y musulmanes se ha intensificado y  ha adquirido coherencia, más allá  de protocolos convenientes, en los últimos 15 años. El documento sobre la hermandad humana firmado en Abu Dhabi por el Papa Francisco y por el Gran Imán de al-Azhar, es también el fruto de este camino. “Desde que se ha publicado aquel  texto”, informa Nokkari, “cada semana grupos de cristianos y musulmanes se reúnen para estudiar juntos los contenidos. Incluso en las comunidades islámicas se registra  una evolución, se comienza a comprender, por ejemplo, que el proceso para reconocer los derechos y la dignidad de las mujeres implica también,  la predicación religiosa y las prácticas religiosas”.

 

(GV) (Agenzia Fides 25/3/2019).

Fotos: Centre for Lebanese Studies

Original: italiano, 31/03/2019. Traducción: Ana María Ghiggi, Santa Fe, Argentina

Etiquetas: , , ,

1 Responses

  1. ¡Gracias por esta hermosa noticia! Se complementa con lo sucedido en los Emiratos Árabes luego de la visita del Papa; una mezquita muy importante, conocida por el nombre de su fundador, fue dedicada a “María, Madre de Jesús”,,, En el Líbano hay al menos tres imágenes de la Mater peregrina, enviadas desde la Argentina por personas descendientes de familias libanesas. ¡Que María sea prenda de unidad, de paz, de justicia y fraternidad! MPHCeV- ¡No lo dudo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *