amanece

Publicado el 2021-01-02 In Madrugadores

“Dinos, centinela ¿qué ves en la noche? Amanece”

MADRUGADORES, Octavio Galarce •

“Dinos, centinela ¿qué ves en la noche? Amanece”. Me gusta este texto que se encuentra en Isaías 21, 12. En esta ocasión me sirve para usarlo como una metáfora en relación a lo que hemos vivido este año que termina en los Madrugadores, en los distintos países y comunidades. —

Como el centinela, en relación a lo que dice sobre la forma de ver lo que pasaba en el mundo con la pandemia, fuimos capaces de no quedarnos en la penumbra y la oscuridad de la noche, para ver con nitidez y confianza la gran opción que Dios nos regalaba: transformar la oscuridad en claridad, para poder vencer los obstáculos. Es una ocasión privilegiada para crecer y seguir esa luz con la que Dios nos mostraba el camino. “Dinos, centinela ¿qué ves en la noche? Amanece” …

El confinamiento despertó la creatividad

Lo que a todas luces era un gran obstáculo (el confinamiento obligado por la autoridad sanitaria y gubernamental) en la realización de nuestras habituales madrugadas quincenales, no logró hacer que desistiéramos y abandonáramos nuestros sueños y compromiso de volver a poner en la presencia de Dios a tantos hombres que se han alejado de la casa del Padre y de la Iglesia. Madrugadas esperadas con ansias por muchos, primero en el encuentro de oración y luego en los desayunos, con largos momentos de conversación y sobremesa, compartiendo las alegrías y penas de la quincena pasada.

El distanciamiento o alejamiento físico, que a tantos les ha provocado muchas y severas dificultades, en el caso de la mayoría de las comunidades de Madrugadores a lo largo y ancho del mundo, despertó rápidamente la creatividad y adecuación a esta “larga noche” por la que teníamos que transitar y la tecnología nos mostró posibilidades, como nunca, para mantener nuestros habituales encuentros por Zoom y proyectarlos más allá de la realidad local, para entrar en contacto con otras comunidades en los propios países y más allá de nuestras fronteras. Hoy, me atrevo a decir que casi todas las comunidades que usan la plataforma Zoom tienen no sólo invitados nacionales, sino también varios extranjeros de distintos países que comparten la madrugada.

Amanece

Globalidad

La globalidad nos ha enriquecido, ha acortado las distancias, nos ha regalo un sentido de pertenencia muchos más amplio, mas universal. Hace poco hemos podido fundar en Venezuela la primera comunidad de Madrugadores, compuesta en gran parte por venezolanos que madrugan en distintos países, pero que cada 15 días tienen su propia madrugada. Tenemos una coordinación que integra a los 17 países en la que hay comunidades de Madrugadores. Hemos tenido actividades internacionales que han dejado vínculos muy profundos y estrechos. La celebración de Adviento que organizó España a comienzos de diciembre ha sido la última actividad que hemos realizado en conjunto. Comenzamos a soñar en tener en unos 3 ó 4 años más, nuestro primer encuentro internacional de Madrugadores.

Madrugadores en salida

Cada país, según la etapa de crecimiento en que se encuentre –algunos llevan una buena cantidad de años funcionando, otras recién han sido fundadas en el transcurso de los últimos años o durante este año– ha realizado actividades de todo tipo y con una variada finalidad, ya sea para profundizar en nuestra espiritualidad, proyectar la madrugada como un apostolado o prestar un servicio solidario. Ejemplos de esto son los talleres de Alianza para quienes han querido conocer algo de la espiritualidad de Schoenstatt; el rezo del Rosario con otros y con realidades muy diversas como lo son los hogares de ancianos y cárceles; “ollas comunes” o servicios de alimentación para los mas necesitados; encuentros de oración compartiendo la experiencia de la madrugada a nivel diocesano con invitaciones a curas párrocos y sus respectivas comunidades; madrugadas “no presenciales” diocesanas y nacionales, etc…

Imposible no dejar de reconocer la tremenda luz que nos mostró el centinela en esta larga noche que para todos nosotros se convirtió en el regalo más grande recibido hasta ahora por los Madrugadores: a fines de abril el Papa Francisco nos escribió una carta y luego el 2 de mayo participamos con él en una misa que celebró en la capilla de Santa Marta, en El Vaticano. En una breve presentación a las más de 160.000 personas que estaban conectadas, nos presentó con estas palabras: “Hoy, sábado 2 de mayo, se unen a nosotros en oración 300 grupos de oración que se llaman los «Madrugadores», en español. Son los Madrugadores. Se levantan muy temprano para orar, hacen una levantada muy temprana para la oración. Ellos, hoy, se unen en este momento con nosotros”. Su carta y su saludo han sido un gran espaldarazo y “llave” que ha abierto muchas puertas que nos comprometen y nos animan a seguir adelante.

Somos muchos más…

“Dinos, centinela ¿qué ves en la noche? Amanece”. Al termino de este año somos muchos más, hemos crecido y hay varios países en proceso de fundación. Vemos un nuevo amanecer que nos desafía a ser fieles al encargo o don que Dios nos encomienda y que no es otra cosa que jugarnos por entero para dejarlo entrar en nuestras vidas, para poder transformar el mundo y, con nuestro testimonio de vida, acercar a otros hombres, mostrarles el gran regalo que hemos recibido a los que están alejados, en las periferias, para que también en ellos reine Dios en sus corazones.

Gracias Señor por lo que nos has regalado en este año. Rezamos especialmente por aquellos que ya han armado la gran madrugada en el Cielo y que han fallecido producto de la Covid. Ellos son una enorme ofrenda que fecunda todo lo que hacemos. 2021, ¡Aquí estamos!

Amanece. Despiértense. Manos a la obra.

Amanece

 

 

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.