Matías

Publicado el 2022-01-27 In Casa Madre de Tuparenda

La historia real de Matías

Matías, uno de los jóvenes de Casa Madre de Tupãrenda (CMT), Paraguay •

¡Hola! ¿Qué tal? Soy Matías, tengo 19 años y hoy le quiero contar sobre mi experiencia. —

Matias

Matías es mayor de edad, y de acuerdo con la publicación de su nombre y su foto en schoenstatt.org

Cuando tenía 12 años caí en las drogas. Un socio, un amigo de la calle me llevó a La Chacarita – el barrio mas pobre y mas peligroso de Asunción, con alta tasa de delincuencia juvenil, prostitución y drogadicción – para ir a rescatar, como nosotros le decimos (significa robar). Nos fuimos a La Chacarita y después de ahí ya no quise más ir a mi casa, ahí nomás ya me quedaba. Gracias a Dios hoy en día estoy bien.

Cuando estuve por La Chacarita vivía por la calle y empecé a delinquir, a robar, a perjudicarle a la gente. Cumplí 13 años y la Secretaría de la Niñez me recogió y desde ahí nunca más me fui a La Chacarita.

Mi mamá y mis familiares iban a visitarme cuando yo estaba ahí, me querían traer, me querían llevar a casa, pero yo no quería. Me iba 2 a 3 días y después me escapaba otra vez de casa.

En la Chacarita encontré todo el vicio, el crack, la marihuana. A mí solamente me gustaba el crack. Cuando yo tenía ya mucho consumo empecé a delinquir y un día que me agarraron me fui a la cárcel de Misiones, en el interior y muy jodido es la cárcel de mayores en el 2020, “hendy” era, ya empezaba a agarrar todo los del PCC, el Clan Rotela, luego fue en la cárcel de Misiones, 9 meses estuve ahí.

No se come bien ahí, desastre es la comida, en el tacho es un desastre, además no tenés visita, porque tus familiares están lejos.

Estuve en cinco cárceles: Tacumbú, Misiones, Emboscada, Encarnación y Villarrica. En todas esas cárceles y acá en Itauguá también en menores. En Tacumbú también es jodido, al menos si estás en el pasillo. Y jodido es estar ahí en el pasillo, en el tinglado, en el piso dormís, cuando llovía se inundaba, se mojaban todos los colchones y después, cuando hacía frío, sufrías en la cárcel.

Ahora en CMT mi logro es graduarme, salir adelante y no volver más a la cárcel, para conseguir un trabajo seguro. Con la ayuda de Dios todo se puede, mente positiva nomás.

Casa Madre de Tuparenda. Donde se puede cambiar la vida

Casa Madre de Tuparenda. Donde se puede cambiar la vida

Nota:

Esta semana Matías tiene una entrevista para su pasantía en un supermercado, y en unas semanas más se va a graduar de Casa Madre de Tupãrenda. Gracias, Matías por compartir tu historia, gracias por luchar, gracias por ser para cada uno de nosotros una luz en la oscuridad que nos dice: “Se puede”.

 

Etiquetas: , , , , , ,

1 Responses

  1. Gerardo Frachia. dice:

    QUE BONITO CRISTINA, TU TRABAJO ES BELLISIMO, HACER QUE SE PUEDA NUEVAMENTE A VIVIR DIGNAMENTE; DIOS BENDIGA TU DEDICACIÓN Y ENTREGA.
    SEGURO VOLVERE A PY Y QUIERO CONOCER ESE LUGAR BENDECIDO POR DIOS Y MUCHAS ALMAS QUE AYUDAN A CONSTRUIR. FUERTE ABRAZO CRISTINA DESDE UY.
    PAZ Y BIEN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.