Publicado el 17. octubre 2018 In Campaña

La Mater cuida de una madre y de Sofía, una bebé en riesgo de vida

PARAGUAY, Campañita de Bebés en riesgo de vida, Sol Mendieta •

El marzo pasado mi marido y yo nos enteramos de que estaba embarazada nuevamente, ya que tenemos un hijo de 2 años. En abril, y para nuestra inmensa sorpresa, porque en nuestras familias no hay antecedentes de embarazos múltiples, nos confirmaron que eran gemelas.—

Un embarazo complicado

En mayo me indicaron reposo debido a unas complicaciones, y como las nenas debían nacer recién a finales de octubre y faltaba tanto, tenía que estar lo más tranquila posible. En ese momento comencé a acercarme más a Dios, a la Virgen de la Dulce Espera. Una amiga me trajo a la Mater de la Serenidad. Le encomendé a mis hijas, a mi cuerpo, para que todo estuviera bien y saliera según los planes de Dios. Siempre prometí aceptar su voluntad.

Finalmente, el 2 de agosto tuve que quedarme internada en el hospital con medicación endovenosa para evitar en la medida de los posible un parto prematuro. Hasta ese momento las nenas iban bien, creciendo como correspondía y todos sus valores eran perfectos, pero la mañana del 26 de agosto tuve un desprendimiento de placenta y me sacaron de urgencia a las gemelas, porque de lo contrario corríamos peligro las tres.

Un ángel acompaña a su hermana

Sofia María y Victoria María nacieron de 28 semanas de gestación (6 meses) y un peso de 1,160 kg y 1,100 kg, respectivamente. El pronóstico era reservado debido a que había sido un parto prematuro. Ahora había que estabilizarlas, ponerles respirador, administrarles medicamentos para que maduraran sus pulmones, darles alimentación intravenosa y, en resumen, todo lo que implica tratar de hacer crecer una vida fuera del vientre materno. Desde ese momento le pedí a Dios y a la Virgen que las cuidaran y que se hiciera la voluntad de Dios, que fuera lo mejor para ellas.

Al día siguiente del nacimiento las bautizamos en la unidad de terapia intensiva y al quinto día Victoria sufrió una hemorragia cerebral masiva y volvió al cielo con Dios. Con el corazón destrozado entendí que fue un angelito que vino a este mundo para acompañar a su hermana, pero que la voluntad de Dios no era que ella se quedara aquí.

Peregrinita de bebés en riesgo de vida

Peregrinita de bebés en riesgo de vida

La Virgen Peregrina acompaña a los bebés en cuidados intensivos

Al otro día recibí un mensaje de una persona que no conocía, Sady Fleitas, de la Campaña del Rosario de la Virgencita de Niños en Riesgo de Vida, y me dijo que me estaba acercando a la Virgen Peregrina, la Peregrinita, y que muchas personas estaban rezando por Sofi. Me sorprendió cómo esta persona sabía de mí y de mi hija, cómo me escribía y enviaba las palabras justas que necesitaba que la Virgen me dijera.

En unas horas, Lourdes Almirón, enviada por Sady, me trajo a la Peregrinita y con mucho amor me contó su historia. Sentí que la Virgen nos estaba viniendo a acompañar a mi bebé y a mí en esos momentos tan duros.

Colocamos a la Peregrinita en un mueble al lado de la incubadora de Sofi y le dimos la bienvenida con todo el equipo médico, para que sanara a todos los bebés de la Unidad de Cuidados Intensivos.

Sofía lucha día a día

El camino se ha hecho largo. Sofi tuvo una cirugía, varias subidas y bajadas de peso, y entró y salió del respirador varías veces. Pero el día que sentí a Dios y la Virgen a mi lado fue cuando nos enteramos de que dio positivo a fibrosis quística.

Nadie te prepara para un bebé prematuro, pero para lo que es de verdad imposible prepararse es para recibir un diagnóstico de una enfermedad tan dura como la fibrosis quística. El mundo se nos vino encima y Sofi estaba mal, muy mal.

El día siguiente fue el más difícil de mi vida. Recé pidiéndole a Dios que se la llevara para que no sufriera. Lloré, sentí que mi alma se desgarraba, pero no podía verla así, especialmente sabiendo de su enfermedad. No había nada que nos hiciera tener la esperanza de que íbamos a salir de ahí.

En la confianza divina

bebés en riesgo de vida

Las cartas a la Mater y las oraciones para los bebés en riesgo de vida en la tinaja del Santuario Original

Pero Dios y la Virgen nos demostraron que muchas veces no entendemos sus planes y su voluntad. Sofi comenzó a mejorar. Cada vez que ingresábamos a verla sus monitores mostraban mejores valores, su corazón era de hierro.

En la semana recibimos unos análisis que nos confirmaron que su intestino estaba bien, por lo que se descartó otra enfermedad y se le pudo operar nuevamente. Pasaron los días y fue mejorando dentro de su cuadro. ¡Ayer por la noche decidió sacarse solita el respirador y está respirando muy bien!

Sé que el camino aún es muy incierto. Sofi lleva ya 45 días en terapia y apenas pesa 1,310 kg. Por su enfermedad será un desafío que suba de peso, pero ella nos ha mostrado lo fuerte que es y las ganas de vivir que tiene.

Estoy segura de que la Virgen me está dando esa fortaleza de madre que ella vivió de manera ejemplar y que Dios nos está mostrando el camino de a poquito.

¡En su poder y en su bondad,

hoy puedo decir sin dudar, fundo mi vida!

Madre admirable, en ti y en tu Hijo,

en toda circunstancia, creo y confío ciegamente. Amén

 

Sofi, nuestra bebé en riesgo de vida

 

21.10.2018:

Mi Sofita ya es un angelito y está de vuelta a la casa de papá Dios y Maria. Ya esta con su hermanita Vicky.
Por más que siento mi corazón roto para siempre, estoy feliz de que esta en ese lugar que tanto anhelamos todos! Pido a Dios algún día estar con ellas nuevamente disfrutando de tanto amor y paz.
Te agradezco desde el fondo de mi corazón y alma todo lo que me ayudaste y rezaste por ella en este proceso. Por favor hacerle extensivo este mensaje al grupo! Espero poder conocerlas pronto.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *