Publicado el 25. agosto 2015 In Campaña

Dos peregrinas «de la periferia» rumbo a Venezuela

VENEZUELA/ARGENTINA, María Fischer •

El 21 de agosto, fiesta del Padre Franz Reinisch y en vísperas de la Fiesta de María Reina, partieron dos Peregrinas desde Buenos Aires hacia Puerto la Cruz en Venezuela, ansiosamente esperadas por el diácono Alberto Badaracco. Salieron acompañadas por estampas, novenas, libros de la Campaña y el libro «Cultura del encuentro es cultura de la alianza que crea solidaridad», mensaje del Papa Francisco al Movimiento de Schoenstatt en la audiencia con motivo del jubileo del primer centenario de la Alianza de Amor.

Todo comenzó con el testimonio del Padre Egon M. Zillekens, de la Federación de Sacerdotes, sobre su viaje a Ecuador en compañía de la Virgen Peregrina «del Santuario Original», aquella que hace años fue la de Schoenstatt.org, la que atendió desde el Santuario Original los pedidos y ofrecimientos llegados desde todo el mundo vía la línea directa al Santuario Original, ¡y que en el adviento de 2014 decidió asumir una nueva misión! ¡Y como la asumió!

Un día, llegó un comentario a este artículo, escrito por Alberto Badaracco, diácono permanente en Puerto la Cruz, estado Anzoátegui, Venezuela. «Qué misión tan hermosa, estar tomados de la mano de la Mater. Desearía muchísimo que la Mater tenga también su obra aquí en mi tierra; y pueden contar con mi persona, mi familia y la emisora que hemos fundado. Dios los bendiga y qué bueno si me responden. Dios los bendiga y la Mater los siga asistiendo».

11036253_376301515898689_7408322599965620634_n

Hasta los confines del mundo…

Venezuela… país torturado por violencia y opresión… país a donde hace tantos años el Padre Esteban Uriburu enviaba una primera peregrina… país donde hay varios misioneros de la Virgen Peregrina, pero aú­n no hay un Movimiento organizado… país a donde una peregrina, que aun estuvo con el Padre Esteban Uriburu, y que pertenece a Schoenstatt.org, hace más de 10 años peregrinaba con una voluntaria venezolana que vivió en Alemania en aquel tiempo…

¿Hay un pedido misionero en este comentario? ¿La MTA nos llama a servir, más allá de hacerlo con historias reales compartidas, o mejor: quiera ella escribir una nueva historia de la vida real a través de esta compartida?

Se envía una respuesta al comentario, tentando el terreno, y el diácono contesta: «Me alegra mucho su respuesta. Desde hace años conozco la vida y obra de Padre Kentenich y la imagen de la Mater. He propagado la devoción de María Rosa Mística, pero veo que la obra de la que usted forma parte tiene una organización que abre espacios para matrimonios, para jóvenes, organizan encuentros de formación y compromiso de apostolado y testimonios. Dígame por favor qué debemos hacer para recibir a la Mater y comenzar un proceso de formación y de apostolado. Debo señalar que en la emisora tenemos un grupo de oración de personas muy fervorosas y dispuestas también a trabajar por la construcción del reino. ¡Gloria a Dios y que Él los bendiga!»

Llegan casi todos los días pedidos a la redacción de Schoenstatt.org, solicitando peregrinas, o de personas que quieren unirse al Movimiento, o visitar el Santuario más cercano, o de personas que quieren conocer más sobre Schoenstatt. Pedidos que directamente o vía los colaboradores en los países donde hay Movimiento, se entregan a los encargados del Movimiento, de la Campaña, de los Santuarios. Quedan los pedidos desde la periferia… desde países o lugares donde aún no se ha desarrollado el Movimiento. A estos lugares y con el conceso del Asesor Nacional de la Campaña del Rosario de Argentina, una colaboradora de Schoenstatt.org en Buenos Aires, Mercedes MacDonough, generosamente ofrece el envío de peregrinas y material junto a un acompañamiento, apoyado en los aportes de Schoenstatt.org. Fue así que partieron peregrinas a una ciudad en Siberia en la frontera a China, a Nicaragua, al norte de Guatemala… y ahora a Venezuela, y pronto, esta vez por pedido de la Federación de Sacerdotes en el país, a Cuba -25, sumándose a las 5 que los jóvenes de Chile dejaron en el país-.

11701162_374711582724349_8385511469060349936_n (1)

La esperamos…

Las peregrinas se prepararan con amor y diligencia. «Nuestro deseo es que María llegue hasta los confines del mundo», escribe Mercedes al diácono, «pero no es gratis, cobramos con oraciones, muchas oraciones, para que nuestro equipo pueda trabajar libremente, y así poder ayudar a nuestro querido Papa Francisco, misionando desde Argentina a través de instrumentos como usted, para que María visite a todos sus hijos venezolanos.»

«Con mucho amor y alegría recibiremos a la Mater para comenzar a darla a conocer y que Ella se gane los corazones de los que tengan contacto con Ella. Mil gracias y con anhelo la esperamos. Dios la bendiga y mantengámonos en contacto», escribió Alberto Badaracco a Mercedes MacDonough, y agrega: «Su comunicado nos llena de alegría y nos anima. En este momento el obispo de nuestra diócesis me ha encomendado servir en dos parroquias frente a la pastoral de evangelización y como estimula nuestro amado Papa Francisco estamos ya haciendo misiones en las calles con gran aceptación y alegría de gente. Con la llegada de la Mater viene un nuevo impulso con la fuerza del Espíritu Santo. No quiero cansarla con más detalles pero creo que se alegrará de estas cosas del Señor.  Espero pronto enviarles imágenes de las actividades y misión con la que deseamos conquistar más almas para el Señor de la mano de la Mater. Dios los bendiga y la Mater les cubra con su manto maternal»

La Peregrina del Padre

Las peregrinas salieron bendecidas en el Santuario, obvio. Salieron en alianza solidaria con el Papa Francisco, fiel a su pedido de ir hacia las periferias, de su pedido de un Schoenstatt en salida misionera.

Pero hay algo más. En estos meses, la «Peregrina del Padre», aquella que Don Joao entregaba al Padre Kentenich y que el recibió el 19 de marzo de 1968, está peregrinando por Buenos Aires. En este momento está en la casa de Mercedes. Las peregrinas salieron tocadas por la Peregrina del Padre, «enviadas» así por la Peregrina que estuvo «en manos de dos santos», como se dice en la Campaña.

Que la bendición del Padre Kentenich para la Campaña llegue a Venezuela; y el mensaje de la Alianza de Amor, con ella, hasta las confines del mundo.

la foto

 

Etiquetas: , , , , , , ,