María Ayuda

Publicado el 2021-02-27 In María Ayuda, Obras de la misericordia, Schoenstatt en salida

A pesar de la pandemia, 18 niños disfrutaron de vacaciones entre playa y huerto

CHILE, María Ayuda, Francesca Wüllfrodt, vía mariaayuda.cl

Los 18 niños y niñas de seis a 18 años de la residencia de María Ayuda “Padre Alfonso Boess”, de Viña del Mar, han podido disfrutar de este verano a pesar de la pandemia y las cuarentenas. El programa de vacaciones que implementaron, en forma conjunta a los establecido por el plan Paso a Paso, les ha permitido, desde el mes de diciembre, realizar salidas, incorporando al equipo técnico en algunas de ellas y a las trabajadoras de trato directo, así como también otras actividades. —

María Ayuda“El martes tenemos día de playa, aprovechando el permiso del plan del Gobierno. El miércoles trabajamos con ellos aquí en el hogar el cuidado corporal y hacemos tardes de piscina, campeonatos de tacataca y de pingpong. Incluso hemos podido establecer un proyecto de huerto, que les ha permitido trabajar la tierra, el cuidado de las plantas y para que puedan descomprimirse de una manera más terapéutica. Ha sido muy satisfactorio” comenta Bárbara Aguilera, directora del hogar.

A ello, se suman los jueves con actividades deportivas, en donde uno de los monitores establece una rutina en el borde costero, donde ocupan las máquinas de ejercicios funcionales dispuestas cerca de la playa, trabajando, entre otras cosas, formas de canalizar la energía y el control de impulso. Para el viernes, realizan divertidos panoramas internos en la residencia, preparándose para el fin de semana que, por estos días, deben vivirlo en cuarentena.

“Cuando salen son felices, porque lo que más han resentido durante esta pandemia es la cuarentena del fin de semana. Ya tuvimos un año complicado con el confinamiento total, en donde perdieron su rutina escolar, su estructura y en ese sentido, pensar que el verano iba a ser un poco más flexible y que volvamos a una situación de cuarentena los fines de semana, es muy frustrante para ellos. Muchas veces hemos tenido crisis y les hemos tenido que explicar a los niños, trabajar más con ellos, pero es muy entendible que eso les pase”, cuenta la directora, quien agrega que son las educadoras y sus habilidades las que deben tratar con ellos durante los fines de semana, jugando a la par con ellos, motivándolos y entregándoles un vínculo afectivo que perdure.

Por estos días, los niños se encuentran en un paseo en Papudo que ha durado toda la semana y en donde han disfrutado de la playa y realizados circuitos de trekking, para llegar con las pilas recargadas a prepararse para el retorno a clases durante la última semana de febrero.

Para que tengan todos los materiales escolares

En marzo, estos niños, como los niños y adolescentes de todas las residencias de María Ayuda, pueden regresar a clases, y se puede ayudar a los cerca de 500 niños, niñas y adolescentes que acogen en las residencias a lo largo de Chile, a tengan lo necesario para volver a clases semipresenciales y que cuenten con todos sus materiales y herramientas de estudio para hacer sus tareas desde las residencias. Por esto, hasta el al 31 de marzo, María Ayuda ha puesto en marcha su campaña de retorno a clases 2021 llamada “Más que una vuelta a clases, el comienzo de un mejor futuro”.

En Chile, será mediante la compra de tarjetas de regalo asociadas a un regalo específico: notebook para la residencia: $100 mil pesos; lista de útiles escolares por niño(a): $30 mil pesos; zapatillas deportivas por niño(a): $15 mil pesos. Desde todos los demás países se puede ayudar vía una donación solidaria y generosa.

 

El P. Francisco Pereira explica la necesidad:

“Si le preguntáramos a los niños y niñas de nuestras residencias, quienes han estado todo el año con un sistema a distancia, no hay duda de que espontáneamente preferirían volver a clases presenciales. Para ellos y ellas ha sido tremendamente duro el encierro, además de ser una gran desventaja seguir las materias en forma no presencial. Los computadores no son suficientes y el acompañamiento a cada niño o niña es imposible, porque en una residencia el personal no cumple las tareas de acompañamiento escolar. Se necesitarían voluntarios de apoyo, como ha sido en algunos casos, que estén todo el año acompañando las tareas escolares.

Es otra desventaja entonces, en la que se encuentra el sistema residencial de niños y niñas vulnerados, en quienes por supuesto no se piensa en la toma de decisiones. Las residencias no son una escuela, tampoco se puede recibir personas ajenas a ella para que puedan apoyar, por lo que para los más pequeños es imposible estar al día con sus deberes.

Nuevamente es la solidaridad en la forma de un voluntariado de apoyo escolar en cada ciudad, la que hará posible que nuestros beneficiarios, que viven en distintas residencias de nuestra institución a lo largo de Chile, no sigan siendo víctimas de una discriminación que la opinión pública ni siquiera conoce.

Quizás como cristianos tenemos una especial motivación para ejercer en esta Cuaresma que ha comenzado actos de amor y solidaridad con los más vulnerados, ofreciéndoles nuestro apoyo, ya sea en forma presencial o a distancia. Los invito a todos a vivir estos días de preparación a Semana Santa con la mejor actitud de ayuda al más necesitado”.


María Ayuda es una institución fundada en 1983 por el Padre Hernán Alessandri Morandé cuya principal función es la reparación y prevención del maltrato infantil (abuso, violencia y abandono).

Página institucional: www.mariayuda.cl

Cómo ayudar
Haz una donación

Cuenta bancaria en Europa:
Schönstatt-Patres International
IBAN: DE 33 4006 0265 0003 1616 03
BIC: GENODEM1DKM
Uso previsto: Maria Ayuda Chile

Más información: www.mariaayuda.cl

María Ayuda, Chile

 

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.