Publicado el 25. julio 2015 In Misiones, Schoenstatt en salida

Las montañas fueron hechas para ser escaladas

ITALIA, Braulio Heisecke/Misión Roma

El pasado domingo 28 de junio, partimos junto con otros treinta chicos de la parroquia “Santi Patroni d’Italia”, que está actualmente a cargo de los padres del movimiento de Schoenstatt, al “Campo Estivo 2015”, campamento organizado por los jóvenes de la parroquia que tienen entre 15 a 17 años.

Un campamento para la juventud de la parroquia

Después de aproximadamente cuatro meses en la ciudad de Roma, disfrutando, conociendo gente, perfeccionando el idioma, estableciendo vínculos y por sobre todo rezando, tuvimos como grupo un gran desafío; acompañar al grupo de jóvenes a organizar un campamento dirigido a los más pequeños de la parroquia.

Capaz para ellos era su primera experiencia organizando las cosas por cuenta propia, que desde un principio fue idea nuestra, ofrecer a ellos una experiencia de vida, un pequeño gran trabajo ofrecido a la parroquia y por sobre todo a los más pequeños, para así, retomar esta tradición de los campamentos, que se había perdido mucho tiempo atrás.

Después de aproximadamente dos meses de preparación, con reuniones semanales y trabajos divididos en grupos, se llegó a la fecha y empezó la gran aventura. Partimos desde la parroquia en Roma, con los padres de todos los chicos, rumbo a una de las maravillas naturales más grande que tiene la república italiana, el “Gran Sasso”, con una altitud de 2.912 msnm, es el macizo más alto de la cordillera de los Apeninos, situado en la sierra de los montes Abruzos, en la frontera entre las provincias de Téramo y L’Aquila.

183

Subir hasta la cima

Fuimos a un antiguo albergue que nos recibió durante los cuatro días de campamento; el simple hecho de saber que ese albergue está a 1850 metros de altura sobre el nivel del mar ya fue un dato que nos dejó atónitos, esa altura equivale prácticamente a dos veces la del “Cerro Tres Kandu” que es el punto más alto de Paraguay con sus 842 metros de altura.

El campamento se desarrolló básicamente con paseos matutinos en la montaña y alrededores, a la tarde con torneos y competencias tanto deportivas como intelectuales, siempre cada uno correspondía a un grupo, guiado por uno de los jóvenes más grandes, creando así el sentido de pertenencia al grupo, y siempre como equipo buscando ganar.

Las caminatas por la base y alrededores de la montaña eran las actividades principales a la mañana, siendo esos primeros paseos, un cierto tipo de entrenamiento para el gran desafío que era subir hasta la meta prevista, que era el camino entre los dos picos más altos del Gran Sasso, el “Il Corno Piccolo” y “Il Corno Grande” llegando así prácticamente a los 2400 metros de altura, que comprendía todo un gran desafío y desgaste tanto físico como mental, ya que íbamos a ir con niños de 10 años en adelante.

117

Una vivencia y un testimonio

La experiencia como misioneros, después de acompañar todo el trabajo previo en conjunto con los chicos fue muy buena, los lazos se afianzaron mucho más, por sobre todo recalo profundamente todo el tiempo compartido, las risas, las responsabilidades y las cosas que aprendimos de ellos y ellos de nosotros. El hecho de trabajar en equipo para alcanzar una gran meta, una meta en común, fue una vivencia y un testimonio muy bueno y lindo para los más pequeños y para la familia de la parroquia.

El campamento por un lado simbolizó el inicio de una actividad que se había perdido con el tiempo, como misioneros creemos firmemente que el crear tradiciones y un cierto tipo de mística, dentro de todo tipo de grupo de jóvenes, es una buena jugada, claramente en los inicios es un proceso lento y muy desgastante, pero una vez que las cosas ya quedan asentadas, van adelante por si solas, siendo así actividades de asistencia “obligatoria” ya que todos quieren ir porque gran parte de la espiritualidad y vivencias fuertes del año radican en estas actividades.

Por otro lado significó el cierre de las actividades parroquiales, la finalización del año lectivo, teniendo así un momento muy especial con los chicos y las familias; estando en el campamento se cumplieron cinco meses de nuestra llegada, y pudimos darnos cuenta de que ya existe un cierto lazo entre todos, fue una experiencia muy linda para nosotros, nos sentimos queridos por la familia, Dios se mostró mucho en el campamento, regalándonos esos momentos más íntimos con los padres y los chicos. El hecho de venir y ponerse al servicio de los demás nos regaló también la oportunidad de poder conocer bien a la gente, crear amistades y vivir juntos esta experiencia de fe.

164

Esta montaña será una fuente de inspiración y motivación

Al subir una montaña, uno está concentrado en ahorrar la fuerza, y paso a paso ir escalando rumbo a la meta, a la cima. Luego una vez entregada toda esa energía, concentración y pasión, uno gira y ve todo el camino recorrido y todo lo dejado atrás, uno se detiene a apreciar y a disfrutar todos los frutos del esfuerzo previamente hecho. La vista que regala la cima de la montaña siempre es increíble, por más baja o alta que sea. Como misioneros creo que el campamento fue un punto importante en nuestro escalar a la cima, la meta que tenemos como grupo. El campamento fue una pausa, donde nos detuvimos a hacer una pequeña (pero importante) pausa, donde pudimos darnos la vuelta y ver ya todo lo caminado. Darnos cuenta de que estábamos alto, de que pusimos muchísimo esfuerzo para llegar hasta ahí, pero así también, darnos cuenta que queda muchísimo por escalar, queda muchísimo trabajo, muchísimo por hacer, pero por sobre todo queda muchísimo por aprender y por compartir.

No nos dejaremos intimidar por esta montaña que estamos escalando, al contrario, esta montaña será una fuente de inspiración y motivación, porque las montañas fueron hechas para ser escaladas.

184

Schoenstattianos en red, peregrinando por el Camino de Compostela: Esto es la oferta de los misioneros de la “Misión Roma”, en vísperas de su salida al “Camino” junto a 25 jóvenes italianos.

Julio MISION ROMA NEWSLETTER

Junio MISION ROMA NEWSLETTER

Etiquetas: , , , , , , , , , ,