Publicado el 2015-06-21 In Misiones

Misión Roma: «Dios nos invita sobre todo a servir»

ITALIA – ROMA – PARAGUAY, Maria Fischer •

«Ya me comuniqué con M. y luego con C., el hermano de ella que esta por acá; intercambiamos datos y seguiremos al habla», escribe Nico Prono, schoenstattiano paraguayo de 21 años que está actualmente en Roma, menos de dos horas después desde que el equipo de Schoenstatt.org enviara un llamado de servicio solidario a varios schoenstattianos en Roma que manejan el castellano. El hermano de una schoenstattiana de Chile y su esposa estaban de vacaciones en Roma cuando ella se enfermó gravemente y tuvo que ser internada en un hospital de la ciudad. «Gracias por tu mensaje. Claro que me pongo en contacto con M.  y ayudo como puedo… en alianza solidaria», escribió casi al mismo tiempo Pamela Fabiano, de la juventud de Schoenstatt de Roma. “Un abrazote y unidas en la alianza que se hace concreta tanto en las pequeñas como en las más grandes cosas». Entre los dos y otros amigos buscaron un alojamiento más económico para el marido, se comunicaron con su familia angustiada en Chile, y el 18 de junio se encontraron Nico y Pamela con él en la Plaza de San Pedro… Alianza de Amor, real y eficiente.

«Dios nos invita sobre todo a servir», escribió el P. Pedro Miraballes, asesor de la Juventud Masculina Universitaria de Asunción, Paraguay, cuando tres jóvenes universitarios se prepararon para salir de su país se prepararon para salir de su país y dejar a sus familias, novias y amigos para entregar un año de su vida a la «Misión Roma», una de las más audaces aventuras de la rama, la aventura de misionar en el corazón de la Iglesia para fundar o fortalecer la juventud de Schoenstatt local y simplemente para estar dispuestos a servir donde se les pida: con los jóvenes, con enfermos, con la parroquia de los Padres de Schoenstatt… y para estos hermanos chilenos que, gracias a ellos, vivieron la fuerza de la alianza de amor solidaria.

Nico Prono, Braulio Heisecke y Jorge Ortiz, compañeros de grupo desde sus inicios en la Juventud Masculina, están en Roma desde enero de este año, tienen su «sede» en un departamento cerca de la parroquia de los Padres de Schoenstatt en el Trastevere, la parroquia de los Santos Patronos de Italia: San Francisco y Santa Catalina.

Jorge decidió seguir Microeconomía, Braulio optó por Física, Nicolás prefirió Instituciones del Derecho Privado, cada uno en Facultades distintas. Entonces, son como alumnos normales en esa única cátedra; la finalidad de esta elección no reside en los conceptos a aprender, sino, sobre todo, en las personas a conocer. Misionan en la parroquia, en el curso de italiano, en la universidad, a través de su presencia, de la solidaridad, del fútbol, los cantos, las comidas, la alegría, los vínculos y su alianza de amor, buscando con espíritu de misioneros las puertas abiertas para sembrar las semillas de Schoenstatt.

En el Mar de Ostia

La semilla de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid

Muchas veces, cuentan, los grupos de vida de la Juventud Masculina se disuelven cuando sus integrantes entran a la universidad. No fue el caso con su grupo, quisieron esforzarse para mantener el vínculo y lo lograron, en gran parte porque buscaron una tarea misionera en común. Ahora tres de ellos están en Roma, misionando, y apoyado por hermanos de grupo de Paraguay y muchos otros universitarios, que forman el «núcleo» de la Misión Roma con sus oraciones, sus aportes al capital de gracias, sus ideas y sus vínculos. «Cuando al fin del año volvamos a Paraguay», cuentan, nos integraremos a este núcleo. Es importante para el apoyo espiritual y humano, y es importante para que su entrega no quede como algo solo de ellos, pues llegarán otros misioneros que sigan y llevan adelante lo sembrado por ellos. «Tal vez no veremos nosotros mismos los frutos de nuestro trabajo», dice Jorge. «Pero sembramos y sabemos que somos responsables de la siembra».

Sembrar. ¿Quién sembró la idea de la «Misión Roma»? «Fue el P. Alfredo Pereira, el P. Pope», dice Nico. Estuvo en Roma siendo seminarista, y poco después de su ordenación en Paraguay volvió para trabajar en la parroquia y con la naciente juventud de Schoenstatt en Roma. «Cuando estuve en la JMJ en Madrid en 2011, en el encuentro ‘Unanimiter’ de la Juventud Masculina, me dijo: Nico, tenemos que hacer algo por la juventud de Schoenstatt en Roma». Una semilla que cayó en tierra fértil.

En la Piazza San Pietro

No sabían lo que son las misiones

Un gran momento fueron las Misiones en Fusine, un pequeño pueblo del Valle de Zoldo en el norte de Italia, una zona turística muy conocida para quienes les gusta la montaña, la naturaleza, la nieve y el esquí. Fueron con unos treinta jóvenes entre secundarios, universitarios y familias, todos cercanos a la parroquia de los Santos Patronos.»No sabían lo que son las misiones, como es misionar… pero lo hicimos con ellos, como nosotros conocimos las misiones, y aprendieron a misionar misionando…», cuentan. Pidieron a una de las jóvenes que escribiera un relato para Schoenstatt.org. Es un relato lleno de asombro, del «primer amor». «Se enamoraron de la Mater, de la alianza…», comenta Braulio. Algunos de los jóvenes ahora se están preparando para sellar la Alianza de Amor.

La parroquia y los dos Santuarios de Schoenstatt en Roma son los lugares del encuentro. En una tarde, cada semana, los jóvenes rezan en el Santuario Cor Ecclesiae, de las Hermanas de María. Los tres misioneros hicieron un retiro (y la entrevista para este artículo) en el Santuario de Belmonte. Las Misas de la juventud en la parroquia «no son como las Misas en el Santuario Joven, donde estamos los schoenstattianos e invitamos a otros, son Misas de la parroquia, pero tienen algo de alianza…»

Ahora se están preparando para la peregrinación a Santiago de Compostela con otros jóvenes de la parroquia, junto con la capellanía universitaria de Derecho en Roma Tre, de la cual el P. Pope es capellán: el Camino de Santiago, lado portugués. Son 120 Km. de peregrinación de sur a norte, distribuidos en seis días, desde la ciudad de Tuy hasta Santiago de Compostela, ciudad gallega que recibe cada año a miles y miles de peregrinos de todas partes del mundo, que emprenden esta aventura por diversos senderos y con variadas motivaciones, tanto religiosas como simplemente culturales, personales o espirituales.

Somos instrumentos

«Se cumplieron ya tres meses desde nuestra llegada y nos encontramos en el momento justo para comenzar a dar pasos más concretos en la fundación de la Juventud Masculina», comenta Jorge.

«Ya logramos un vínculo con las familias que frecuentan la parroquia y con los chicos, ni que decir… un indicio de ello fue el que nos hayan dejado dirigir el equipito de fútbol de los niños en un torneo relámpago contra otra parroquia; ya llegarán las “lecciones” de cómo meter codazos sin ser vistos o fingir una falta, inventar un penal y provocar una expulsión, entre otras mañas de nuestro folclore futbolístico.

Ya podemos conducir momentos de reunión y hacer llegar un mensaje al público al que nos dirigimos; ya conocemos las herramientas con las que contamos, y de las dificultades coyunturales que se podrían presentar, tan sólo quedaría ponerse de acuerdo en las detalles del plan y ejecutarlo, confiando en los planes que tiene Dios para nosotros y esta misión. Estamos más que conscientes de somos instrumentos de Él, por lo tanto con mucha oferta al capital de gracia, mucha autoeducación y un intenso cultivo del espíritu, nuestra Madre y Reina marcará la senda a seguir».

«Correspondencia»

Para mantener el vínculo con la JMU en Paraguay como con toda la Familia de Schoenstatt de allá, escriben un boletín mensual llamado «Correspondencia».

Compartimos aquí las tres primeras ediciones, y seguiremos publicándolas en Schoenstatt.org.

Feb MISION ROMA NEWSLETTER

Marzo MISION ROMA NEWSLETTER

Abril MISION ROMA NEWSLETTER

IMG_8328

Etiquetas: , , , , , , , ,