Publicado el 26. mayo 2015 In Segundo siglo de la Alianza

Tres preguntas… sobre el Schoenstatt del segundo siglo de la Alianza de Amor (14)

Hoy contesta: P. Leonhard Erhard, miembro de la Federación de Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt, quien se encuentra en el Centro Schoenstatt de Memhölz, Alemania. “Como modelo antiguo, que ya no se produce, y con una movilidad que apenas alcanza para no impedir la vida activa, no encajo muy bien en el espíritu de surgimiento post jubilar. Al leer las respuestas que han sido entregadas hasta ahora, la gente podría pensar que se extravió una foto del álbum de fotos de la abuela”. Esto dice sobre sí mismo, en vista de esta encuesta. Pero se equivoca una vez más. Quienes lo conocen, lo describen como “el predicador, el ponente, el confesor, sacerdote, director espiritual y colaborador en momentos de decisiones, el clarificador en momentos de caos espiritual y alguien que ayuda a ordenar cuando todo está revuelto, el polo tranquilo en medio del agitado quehacer, el que, afortunadamente, casi siempre “está allí“; en cuya agenda siempre y en todo momento tiene prioridad la conversación pastoral; quien tan a menudo, con una sola palabra plantea un asunto, algo para lo cual otros necesitarían tres conferencias” •

A medio año de peregrinar por el segundo siglo de la Alianza de Amor… ¿Cómo sueña este Schoenstatt en su ser, en su estar en la Iglesia y en el mundo, y en su quehacer?

No tanto un sueño, sino mucho más, mirando la vida que se experimentó en la celebración jubilar en Schoenstatt. Veo una familia de Dios bien viva en el campo visual global, con todos los colores del arco iris. El espíritu creador está actuando creadoramente y lo hace siempre con las manos de la Reina de Schoenstatt, cuya imagen se encuentra en todas partes. Sus Santuarios en todo el mundo me muestran que, si bien Ella inició todo en un lugar determinado, no se quedó enclavada allí, sino siempre sigue su camino hacia cada lugar donde viven personas.

El que la Mater origine cohesión en un mundo que se desintegra, es la forma de proceder para la supervivencia de la humanidad.

Para llegar a cumplir este sueño, ¿qué tenemos que evitar o dejar?

El temor a lo nuevo y a lo desacostumbrado. También el aferrarse a ideas y costumbres de cuya calcificación y petrificación no nos damos cuenta. El jubileo causó una impresión joven hacia la opinión pública, aunque la cantidad de jóvenes que participaron era una proporción normal. Podemos evitar las quejas de que pronto tendremos que enterrarnos a nosotros mismos.

Para llegar a cumplir este sueño, ¿qué pasos concretos debemos dar?

Acoger la visión que el Papa nos mostró en la audiencia: que cada miembro de la Familia universal de Schoenstatt, delante de su puerta, o incluso en su propia casa, con su habilidad, con su conocimiento y con aquello que posee, tenga una posibilidad de ayudar a la MTA en su inmensa misión, a través de su pequeño trabajo personal. Con nuestros hogares en medio de un mundo no redimido, tenemos la posibilidad de lograr efectos en el largo plazo, sin miedos al contacto. La fe en la Divina Providencia del P. Kentenich demuestra ser práctica y efectiva.


Original: alemán. Traducción: Ventura Torres, Santiago, Chile

 

Etiquetas: , , , , , ,