Mont Sion Gikungu

Publicado el 2022-06-30 In Vida en alianza

Encontrar la paz interior

BURUNDI, Romeo Gahushi Nininahazwe / B. Muth •

A través de un encuentro con Schoenstatt en Burundi, Romeo Gahushi Nininahazwe halló su paz interior. —

Romeo llegó a Europa a un internado por mediación de una religiosa tras la muerte de sus padres y hermanos. Tras graduarse con una licenciatura, regresó a Burundi. Allí formó una familia, luchó con las dificultades materiales y con el desarraigo, acrecentado por la pérdida de su posición tradicional en su familia numerosa y su vida en Europa.

Este es su testimonio:  

«En nuestro mundo, que es tan complejo, seguimos chocando con nuestros dioses autofabricados, a los que solemos atribuir poderes sobrenaturales para que nos ayuden a alcanzar el éxito material y el poder político, preferiblemente de forma directa a nivel internacional. Por supuesto, esto también incluye una apariencia atractiva. Estos supuestos objetivos son muy importantes y deseables aquí en Burundi, especialmente para los más jóvenes.

Mientras tanto, estoy convencido de que movimientos cristianos como el de Schoenstatt son capaces de contrarrestarlo. A los 41 años, cuando estaba desesperado y ya no me sentía a la altura de las exigencias de mi vida cotidiana, por un lado, con sus preocupaciones materiales, y de mi necesidad de desafíos intelectuales por otro, hice un descubrimiento maravilloso: el santuario y el Movimiento de Schoenstatt. Aquí encontré un nuevo acceso al Evangelio y, sobre todo, cómo ponerlo en práctica en mi vida cotidiana. Para mí, el padre Kentenich es un modelo de cómo puedo aumentar mi amor por la Santísima Trinidad con la ayuda de Nuestra Señora.

Los pequeños mensajes a la Reina del CieloBurundi

Estos pensamientos germinan en mí mientras me siento en silencio en la pequeña capilla y trato de meditar sobre estos temas. Además de la adoración silenciosa, también tenemos la oportunidad de dirigir pequeños mensajes escritos a la Reina del Cielo, que intercede incansablemente con Jesús por todos los que se lo piden.

Esta ayuda psicológica me parece muy oportuna y perfecta para mi vida espiritual. Me permite liberarme un poco de las decepciones de mi vida y de la lucha por el reconocimiento social y la seguridad material, y entrar en contacto con mi interior. Esto me hace interiormente amplio y feliz.

De camino a un nuevo santuario

BurundiEsta experiencia se ve reforzada por el fresco verdor y la hermosa naturaleza de la zona montañosa de la parroquia de Kiroga, situada en Rutunda, en el este de Burundi. Bajo la dirección del P. Denis, que es un conocido miembro del Movimiento de Schoenstatt internacional y es de aquí, se está construyendo una capilla. Desde la plaza donde se está construyendo el centro comunitario, hay que subir 40 metros por una colina donde se está construyendo el nuevo santuario. Aquí, en este lugar, mi alma es tocada suavemente. Me encantan los pájaros con sus brillantes colores. Aquí, la vida cotidiana, con su ruido y sus exigencias venenosas, se aleja de mí. Respiro el aire fresco, siento el viento suave. La paz y la serenidad llenan mi alma.

Original: alemán. Traducción: Juan Eduardo Villarraza, Paraná, Argentina

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.