Publicado el 8. febrero 2020 In Vida en alianza

El amor de Dios se hace presente en los jóvenes matrimonios ticos

COSTA RICA, Testimonios del primer retiro de matrimonios jóvenes Schoenstatt, recolectados por Carla Hidalgo

Lo que más nos gustó fue sentir a la Iglesia presente en todos los detalles, desde quienes fueron a darnos charlas y los monitores que pusieron tanto corazón en todo, hasta en quienes asumieron con amor poner su granito de arena para que pudiéramos tener nuestro altar familiar. Nosotros, los matrimonios jóvenes, estamos aprendiendo a ser Iglesia doméstica y en el retiro hemos aprendido con el ejemplo de todos que lo importante que es amar de esta forma.

María José y Mauricio

El retiro nos permitió hacer una pausa en un mundo acelerado, para pensar en nuestro matrimonio, en nuestra vida social y laboral, y nos mostró una propuesta de espiritualidad reflexiva, alegre y llena de paz. Además, nos encantó notar en la Familia de Schoenstatt las muchas muestras de cariño y entrega solidaria con las que nos acogieron en todo momento. ¡La Mater se lució en su intercesión por nosotros!

 Migue y Andre

Para nosotros fue un gran regalo de Dios el haber podido asistir a este primer retiro como matrimonio.

Nos llenó muchísimo, aprendimos, nos renovó y nos asombró también. Dios nos tocó el corazón con cada charla, actividad y también con cada persona que asistió.

En este fin de semana la verdad Dios nos habló de muchas cosas, metas y aprendizajes que sabíamos que debíamos hacer, pero que no lo estábamos haciendo del todo. Por ejemplo, desde el año pasado los dos queríamos orar en pareja, pero, por un lado, decíamos había que hacerlo, y por otro el cansancio, la pereza o la rutina se interponía, así que cada uno solito lo hacía.

En este fin de semana aprendimos lo linda que es la oración en pareja, poder expresarse en la intimidad los dos con Dios. Sentimos que esto nos va a fortalecer como pareja y que Dios se va a ver reflejado en cada oración que hagamos.

Por otro lado, nos vinimos muy contentos, ya que el poder pasar el fin de semana dedicados 100% a la pareja es algo realmente lindo. Por el trabajo, la familia, rutina y todo, uno deja de lado el poder escuchar, ver o sentir a su pareja, poder entablar diálogos profundos de cosas pasadas, lindas, o difíciles del matrimonio, pero saber que como pareja vamos adelante y tomarnos el tiempo para hablar de estas cosas nos pareció muy enriquecedor.

También sé que vamos a disfrutar muchísimo el regalo que nos hicieron para nuestras casas. Definitivamente que eso no lo esperábamos y fue como broche de oro para todos los matrimonios que asistieron.

Felicitamos a todos los que dedicaron su tiempo para hacer esto posible. A los monitores, al padre, y a todas las familias involucradas para que este retiro fuera más de lo que esperábamos: muchas gracias por compartir ese amor de Dios y de la Mater.

Alex y Karen

Decidimos pasar nuestro primer aniversario en el retiro de matrimonios jóvenes de Schoenstatt y fue una excelente decisión, porque nos unió más entre nosotros y Dios. Conocer a otras parejas de matrimonios jóvenes con los mismos valores fue enriquecedor. La misa explicativa fue un gran aporte a nuestro conocimiento católico y el padre fue muy ameno. Nos gustó muchísimo la actividad de estaciones schoenstatianas, en la que teníamos tiempo para reflexionar sobre temas del matrimonio. También, la charla del santuario hogar, fue muy explicativa y nos dejó con muchas ganas de tener uno en nuestra casa.  Además, tener de recuerdo de este retiro al altar familiar fue perfecto para no perder de vista que algún día tendremos el santuario hogar con nosotros. La noche de fogata, palomitas y película fue excelente. Agradecemos profundamente a los organizadores por tantos detalles, por tanto amor y entrega. Especialmente a nuestros monitores que amamos y que nos recuerdan siempre la importancia de estar cerca de la Mater.

Glori y Oscar

 

El retiro pasado, al que asistimos para matrimonios jóvenes fue un éxito. La verdad nos agradó mucho estar en pareja, fuera del día a día normal. Nos impactaron mucho   testimoniales que dan parejas con más años en Schoenstatt, ya que uno se identifica muchísimo. también rezar el rosario en grupo, donde teníamos que dar a otras parejas nuestras intenciones para que orasen por ellas. Eso nos abre mucho el corazón y nos pone en contexto de las necesidades de las personas. Sin duda nos ayudó a estar más cerca de Dios y eso es lo que más buscamos. También el detalle de que nos regalaron el marco con la Sagrada Familia y llevarlo a la casa bendecido y con los propósitos matrimoniales fue hermoso.

Carlos y Erika

 

El retiro fue una invitación a saltar a un vacío infinito de fe. A no tener miedo, a abandonarse en Dios sin reservas, a saber que nuestro Dios, como Padre y Señor, nunca abandona, que su amor es infinito, que su plan es perfecto, que todo lo permite para bien. Una exhortación a construir nuestros matrimonios sobre una roca llamada Cristo, donde su Madre, nuestra Madre, es el camino hacia Él. Los medios para ello, la oración en pareja, la misa, la adoración eucarística, el rosario. El retiro nos fortaleció espiritualmente, nos mostró una vía alterna, mil veces mejor, para llevar nuestra vida en pareja

José Manuel y Geo

 

Un maravilloso fin de semana en retiro de matrimonios jóvenes de Schoenstatt. Mi esposo Bryan y yo estamos muy felices y agradecidos con la Mater porque nos demostró una vez más que está a nuestro lado e intercede por nosotros. Agradecidos también por poder compartir con otros matrimonios jóvenes tan increíbles y de manera muy especial por tener un grupo tan hermoso, el G75

Bryan y Alejandra

 

El retiro de matrimonios jóvenes fue una experiencia muy conmovedora.

Abarcamos muchos temas importantísimos para quienes estamos iniciando en este hermoso camino. El testimonio de las parejas también fue clave para transmitir esa confianza en quienes ya llevan varios años en el movimiento. El equipo organizador estuvo de primer nivel, gracias a cada detalle, gesto y la bellísima intención con que prepararon todo. 100% recomendado.

María Laura y Jason. ❣

El trabajo y esfuerzo realizado por todas las personas que estuvieron bendiciendo este retiro. Se sienten las manos de Dios cuidando a los matrimonios, y por la santidad de ellos.

Mónica y Yorzoa

Este fin de semana en medio de ilusión y muchas dudas fuimos al primer retiro matrimonial.

Desde que llegamos al retiro sentimos la gracia del cobijamiento. La calidez con la que nos recibieron y cada detalle que tuvieron con nosotros nos hizo sentir privilegiados.

Uno de los momentos más especiales fue en las estaciones del camino matrimonial. Aprendimos tanto y conversamos temas que hace mucho no tratábamos. Fue simplemente hermoso.

Otro momento especial fue el aprender a meditar, como herramienta para dialogar con la Mater y Dios directamente. No solo agradecer por lo bueno, sino también por los fracasos o momentos difíciles. Es destinar un ratito del día para reflexionar, agradecer e interiorizar ¿Dónde salió Dios al encuentro en este día?

Gracias a cada una de las personas que de una u otra forma colaboraron para que este retiro fuera posible. ¡Que Dios y la Mater se los multiplique!

Finalmente cerramos nuestro testimonio con esta frase que aprendimos «Fortalecido me levanto para revivir el fuego del amor y saludarte con alegría».  P. Kentenich.

Erika y David

El retiro fue un necesario “alto en el camino”.

En medio de este mundo, donde la rutina nos consume, y sentimos que no tenemos tiempo para detenernos, el retiro fue una oportunidad para silenciarnos y silenciar al mundo exterior, para serenar nuestro espíritu y para detenernos a contemplar a quien hoy es nuestro esposo o esposa. A veces, por la prisa y la rutina, perdemos la capacidad de admirar a nuestro cónyuge, y el retiro, con cada ejercicio realizado y especialmente con la vía matrimonial, nos permitió conocer más a fondo a la persona con quien nos casamos, a reconocer qué fue lo que nos enamoró y por qué le elegimos, a hablar de temas que en la cotidianidad no se conversan. También aprendimos que adentrarse en el misterio de la Eucaristía y del sacrificio de Jesús por su amada Iglesia es lo que da significado a nuestra vida matrimonial, pues nosotros también sellamos una alianza que exige sacrificios y renuncias, vistos desde el amor y la búsqueda de la santidad. El altar familiar también fue un detalle muy significativo, nos recuerda que en nuestra casa y nuestro corazón debe haber un lugar de honor para Dios y para su Madre, y es un llamado a detenerse para orar en familia. Agradecemos a cada persona que donó su tiempo y sus recursos para hacer esto posible, pues nos demuestran que en este camino no estamos solos, dando ejemplo de su disposición para llevar la Buena Nueva a los demás.

Oscar y Gaby

Antes del retiro, empezamos a intentar averiguar qué tipo de actividades se tenían planeadas, a lo que solo nos decían lo lindo que era, y las sorpresas que nos esperaban.

Nosotros, con esas expectativas super altas y muy ilusionados, ya que el movimiento se ha presentado en nuestras vidas como un detonante de cambio para mejorar, y lo mismo esperábamos del retiro.

Apenas dio inicio y conforme fue pasando el tiempo, se hacía evidente el sentimiento de apoyo y hermandad que se vive en el movimiento, desde la preparación de las actividades, los detallitos que nos dejaron a cada uno, los altares familiares que nos obsequiaron, y tantas otras cosas, que dejan en evidencia cómo hay una fuerza de apoyo mayor, ¡buscando consentirnos el fin de semana a más no poder!

Las charlas, a las que ya nos hemos venido habituando, son cada vez más especiales. A nosotros como pareja nos hacen sentir inspirados cuando vemos a los charlistas compartir sus historias de inicio con nosotros, montar una presentación, compartirnos sus vivencias y secretos, incluyendo lo no tan bonito, y todo para irnos “armando” mejor, para enfrentarnos a todas las etapas del matrimonio, lo que viene por delante y cómo combatirlo de la mano de la Mater.

Fuimos testigos todo el fin de semana de cómo sus vidas han ido cambiando al estar en el movimiento. Saber que puede hacer lo mismo por nosotros nos hace querer imitarlos e incluso mejorar o más bien adaptar las versiones de estos a nuestras circunstancias específicas. Todas las herramientas que nos presentan, las tomamos en cuenta y poco a poco nos proponemos irlas integrando a nuestras vidas cotidianas. Fue muy inspirador y quisiéramos extenderles nuestro más honesto agradecimiento a todos ellos (charlistas, organizadores) que sin duda nos iremos topando otra vez en el camino. Ellos fueron como una mano amiga, no, no, como una mano hermana por nosotros y todos los matrimonios jóvenes.

Bueno ¿y ahora qué? Durante el fin de semana, hablamos de cosas que tal vez nunca habíamos tenido el tiempo o la disposición de decirnos, pusimos en firme y hasta por escrito compromisos que como pareja necesitamos tener para poder llevar un matrimonio más cristiano, más sano y fuerte, ser un ejemplo para aquellos que están viviendo lo mismo, o tienen planes de casarse.

No solo fue un fin de semana en el que podemos decir que disfrutamos con caras amigas viejas y nuevas, sino que podemos decir que salimos fortalecidos en ese amor fraternal de nuestros hermanos en la Madre y en pareja, ya que los temas tratados nos ayudaron a comunicarnos de una mejor manera para esclarecer nublados y salir más fuertes.

Por lo que, como pareja, queremos agradecer, una vez más, a todos los involucrados y decirles que sus capitales de gracia con respecto a este retiro los tiene bien ganados. ¡Muchas gracias! Y lo recomendaremos a nuestros amigos y conocidos, para que el movimiento siga creciendo y nutriéndose de gente así de valiosa.

Julián y Gaby

 

Quisiéramos agradecerles profundamente a ustedes y al equipo por todo el cariño y dedicación en la organización del retiro. El amor se reflejó en cada actividad y cada detalle. Con cada día que pasa, Dios nos hace sentir más bendecidos. Como les comentamos en una ocasión, nos sentimos privilegiados de que Dios, a través de la Mater, nos haya permitido encontrarlos como grupo y crecer juntos en nuestra espiritualidad. Nuestro principal anhelo como matrimonio es recorrer juntos ese camino que nos lleve a la santidad y ustedes son señales de Dios de que es posible y que contamos con el apoyo para lograrlo. Por favor agradézcanle al resto del equipo de nuestra parte, que Dios y la Mater los llene de bendiciones a ustedes y sus familias.

Carolina y José Aimerich

 

Pudimos constatar que cada detalle del retiro fue preparado con mucho cariño, cuidando la parte formativa, espiritual y de vinculación.

Sin embargo, lo que más nos gustó fue hacer la vía matrimonial, porque nos permitió discutir temas importantes que no conversamos frecuentemente en la cotidianidad.

Quisiéramos agradecerles muchísimo por el lindo detalle de haber rezado por nosotros y nuestro matrimonio.

El rosario ha sido de vital importancia en nuestras vidas, por lo que significó mucho el poder contar con sus oraciones utilizándolo.

Guardaremos el rosario en nuestro altar familiar/ futuro santuario hogar y en nuestros corazones.  Les mandamos un gran abrazo y rezaremos por ustedes.

Francisco y Gloriana

Fue muy lindo ver el montón de parejas que asistieron. Varias parejas ni siquiera conocían del movimiento y fue muy bonito escuchar cómo se enteraron: pasando por el santuario, ver a las personas y distintas actividades y sentir el deseo de contagiarse de la misma paz y alegría, y querer ser parte de esa gran familia. Eso, para mí, es Schoenstatt.

Mariela y Esteban

 

Fortalecimiento a las jóvenes Iglesias Domésticas

 

 

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *