Publicado el 16. octubre 2019 In Vida en alianza

La Pastoral del Santuario y algunos desafíos del crecimiento

PARAGUAY, Fabiana Jimenez y Juan Cantero / Javier Cabral•

Con el paso de los años es natural que existan desafíos para todos los santuarios y las familias de Schoenstatt que los rodean. Hoy dos jóvenes, jefes de la Pastoral del Santuario en Ciudad del Este, nos hablan del tema. —

Somos Fabiana Jiménez de 26 años y Juan Cantero de 27 años. Actualmente somos jefes de la Pastoral del Santuario Terruño de Ciudad del Este, Paraguay.

Nosotros nos conocimos en el santuario, la Mater se encargó de presentarnos, de enamorarnos y después de que podamos unirnos y casarnos. Entonces siempre vimos muy claramente a la Mater en nuestra historia y ahora nos tocó celebrar estos 19 años de bendición de nuestro Santuario Terruño, el pasado 01 de octubre, súper de cerca desde la pastoral.

Hoy podríamos mencionar algunos desafíos.

Primer desafío: La unidad de la Familia

Como en toda familia hay siempre varias corrientes de vida diferentes en simultáneo y para fomentar la unidad, es necesario trabajar por un objetivo en común.

Nos acordamos de la época en que éramos menos personas y podíamos contar con tíos de la Federación, con gente de otras ramas y ahora que somos tantos nos es un poco más difícil conocernos y poder trabajar todos unidos. Entonces interpretamos un poco del querer divino y se planteó en el0 Consejo Diocesano de Familia, integrado por todas las ramas y equipos de trabajo, conquistar un símbolo o regalarle algo específico a la Mater en sus veinte años de bendición del santuario.

Y después de un trabajo de pensar todos juntos, de poder escuchar la voz de Dios, descubrimos que nos estaba pidiendo que  en pos de fortalecer esta unión familiar, conquistemos todos juntos la imagen de la Sagrada Familia y se la regalemos a la Mater en los 20 años de bendición del Santuario.

Entonces este año empezamos el desafío de poder nosotros mismos vivir esa conquista ya de forma anticipada y de poder realmente regalarle a la Mater; estamos en los primeros meses de conquista y todavía nos falta bastante.

Segundo desafío: Conservar el carisma del Padre Fundador

La conquista de la Sagrada Familia nos va ayudar a superar otro desafío: conservar el carisma de nuestro Padre.

En Ciudad del Este, celebramos misas todos los domingos a las 10 y a las 19 , pero no tenemos la bendición de contar de manera permanente con padres ni hermanas de Schoenstatt con nosotros. Nos dimos cuenta que el carisma de nuestro querido Padre Fundador puede diluirse en medio de las distintas formas que nos llegan y que pueden marearnos un poco.

Entonces lo primero que hicimos con Juan al asumir la pastoral, fue hacer presente al Padre Kentenich escuchando hasta cansarnos algunas de sus frases, de sus palabras; leer y rezar el Hacia el Padre. Tanto es que todas las moniciones, todas las misas comienzan con una frase específica del Padre Fundador; también imprimimos una pequeña selección de oraciones cortitas del Hacia el Padre que están disponibles en el santuario. Entonces cuando alguien entra y no sabe qué y cómo rezar tiene disponible las oraciones de nuestro Hacia el Padre. Así, de esa forma, vamos regalando carisma a los peregrinos que visitan el Santuario.

Tercer desafío: El sentido de pertenencia.

Somos tantos y a veces no nos involucramos lo suficiente, quizás pensamos que el santuario se mantiene por sí solo en lo económico o que para mantener la fuente de Gracias no es necesario nuestro aporte al capital de gracias.

Por ello, la Pastoral del Santuario con el Consejo Diocesano de Familia queremos cultivar juntos el sentido de pertenencia, concientizarnos que todos nosotros realmente somos paredes, somos pilares de este Santuario Terruño, que es nuestra casa.

Y así sentirnos arte y parte, como se dice, para que este lugar siga siendo lo que tiene que ser, un lugar de peregrinación, un lugar santo, un lugar donde la Mater pueda regalarnos sus gracias, pueda cobijarnos profundamente, transformarnos, tocarnos hasta la médula, poder enviarnos y abrir las puertas del Santuario para que pueda recibir esos corazones jóvenes que tanto la necesitan, más todavía en el mundo de hoy.

Cuarto desafío: Conservar el fervor de los primeros

El crecer en cantidad conlleva también el riesgo de olvidarnos de como empezó la historia de la familia de Schoenstatt en Ciudad del Este. Por ello es fundamental conservar y revivir el fervor de los primeros, algo que a nosotros siempre nos llamó mucho la atención.

Con ese fin preparamos lo que llamamos: «Paneles de Fundadores», para que esos primeros que vinieron pudieran contarnos cómo fue la época inicial. ¿Cómo se sentían? ¿Cómo fue obrando la Mater? ¿Cómo fueron viendo la mano de Dios? En esas pequeñas cosas con las que la Mater fue obrando y hoy hace que seamos una familia súper numerosa. De diferentes partes del país, de diferentes nacionalidades.

Pretendemos  que al revivir esa historia, podamos querer encarnar ese ideal de ser Portal de la Trinidad Jardín del Padre, contagiar esa misión tan hermosa que tiene nuestro Santuario y que realmente nos llene la vida y la de todos los que están a nuestro alrededor.

¿Y ahora qué?

En los veinte años que cumplirá el Santuario Terruño en el 2020, años de gracias, de infinitas bendiciones, de vidas transformadas, de familias enteras que se nutren espiritualmente alrededor del santuario, queremos preguntarnos: ¿bueno y ahora, qué hacemos? ¿Cómo queremos que sean los siguientes 20 años? ¿Será que tenemos los mismos objetivos que la generación fundadora?, siendo que nuestra sociedad, nuestra familia y nosotros mismos cambiamos tanto.

Nos toca discernir de nuevo, cada momento y todos los días el querer de Dios y ver que nos pide para los años venideros. Como decía el Padre Fundador: «que las generaciones venideras nos juzguen». Entonces a nosotros nos toca ahora poner la firma abajo del cheque en blanco, el poder en blanco y que Dios pueda obrar por medio de nosotros para los próximos 20 años y más.

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *