Publicado el 15. agosto 2019 In Vida en alianza

Colombia busca construir el santuario vivo en cada ciudad

COLOMBIA, Juan Manuel Suárez y Ana Mercedes Mora •

Hace unas semanas, tuvo lugar el 3° Encuentro Nacional de Servidores en Armenia, cuyo lema fue «Construyendo el Santuario en familia«. Anteriormente, se llamaba Congreso de Dirigentes. Pero le hemos cambiado el nombre y ahora es Encuentro de Servidores, o sea, de todos los schoenstattianos. Lo hacemos cada tres años y asisten personas de todas las ciudades de Colombia en donde está presente el Movimiento de Schoenstatt. —

El encuentro se realizó en el Santuario “Nuevo Belén” de Armenia. Nuestra meta era tomar más conciencia de la necesidad de que cada región tenga un Santuario Filial vivo, meta que pensamos que hemos alcanzado. Estuvieron presentes los asesores, el P. Humberto Salgado y la Hna. Pilar del Campo, quienes viajaron desde Chile y nos iluminaron con sus conferencias. Igualmente estuvo con nosotros Monseñor Carlos Arturo Quintero, obispo de Armenia y anterior rector del Santuario de Schoenstatt. Sentimos la presencia de la Virgen María y del Espíritu Santo y por eso, salimos muy motivados a realizar las tareas para que en cada una de nuestras ciudades podamos tener rápidamente nuestro anhelado santuario filial.

Destacamos el trabajo de la comunidad de Armenia por su acogida. Han crecido mucho como familia, lo que ha hecho de su Santuario un lugar vivo, donde la Mater se ha establecido.

Después de la jornada, se recogieron testimonios de los distintos lugares de Colombia sobre las vivencias y recuerdos de la jornada.

CALI

El Movimiento Apostólico de Schoenstatt-Cali quedó gratamente pleno al sentir la vivencia fraterna de la familia Schoenstatt-Colombia. Sentimos la presencia de la Mater en el Santuario Nuevo Belén de Armenia, Quindío, lo que movió los corazones de sus hijos en las diferentes regiones del país. Queremos destacar a Armenia por su acogida, Bogotá impulsando la misión, Medellín con su entusiasmo juvenil, el compromiso de los pioneros en Riohacha, los misioneros de Restrepo (Meta) y la filialidad de Pereira.

Sentimos que debemos estar más conscientes del arma poderosa que tenemos con el capital de gracias, para lograr las metas trazadas en la evangelización y realización del santuario en Cali.

Salimos revitalizados de amor para seguir los pasos de nuestro fundador el padre José Kentenich, de la mano de la Mater en Colombia.

Claudia Orozco Villate. Rama de Madres, Cali

RIOHACHA

Mi participación en el 3° Congreso de Servidores en Armenia, por la ciudad de Riohacha, fue un regalo dispuesto por la Mater. Allí encontré un lugar para reflexionar, para comprender y crecer. Recibí la paz que sobrepasa todo entendimiento, para seguir el camino que la Mater disponga. Las gracias que Ella entrega en el santuario son una experiencia que solo se puede vivir estando ahí.

Todo el evento estuvo lleno de amor, conocimiento, experiencias de los diferentes lugares de Colombia. No se sintió el cansancio ni el dolor; todo iba fluyendo y en tan corto tiempo, la integración, la oración, las conferencias y la plenaria, me hicieron sentir que había logrado mi objetivo.

Beatriz Cárdenas. Campaña Virgen Peregrina, Riohacha

ARMENIA

Nuestra vida en Schoenstatt ha sido un antes y un después de la Alianza de Amor. Recibimos el amor de nuestra Mater, piel a piel, desde el momento que tuvimos la oportunidad de estar en Bogotá y sentimos toda esa obra maravillosa de amor. Hoy en este Congreso, fuimos nosotros los misioneros de Armenia quienes pudimos entregar ese mismo amor a cada uno de los que participaron. Fue una experiencia única que, sólo cuando se vive en carne propia, se puede disfrutar y obtener los resultados que logramos: ganarnos una familia maravillosa y el apoyo que hoy tenemos, sintiendo que nuestro Santuario es un santuario vivo para ejemplo de muchos hermanos en Cristo. Que esta sea la oportunidad para que todas las personas de las diferentes partes de Colombia entiendan que tienen un santuario vivo en cada uno de ellos y que eso es lo más importante para ofrecer mucho capital de gracias y así concretar ese santuario piedra que les hace falta.

Luz Marina Zuluaga. Coordinadora Diocesana, Armenia

BOGOTÁ

Desde el primer momento de la organización del encuentro de Servidores de Schoenstatt, sentí que el reto era muy grande. Sin embargo, creo que nuestros compañeros de Bogotá apoyaron en cada instante el desarrollo de las distintas etapas, y poco a poco, el evento fue tomando forma. Ya en Armenia, a la sombra del Santuario “Nuevo Belén”, todo comenzó a fluir con gran facilidad. Nuestros asesores estuvieron a la altura, la calidez de los participantes y la fraternidad que sentí de parte de todos, me llenó de alegría y una gran tranquilidad. La Mater intervino definitivamente en el éxito del encuentro y hoy les digo, llena de gratitud que, sin Ella, sin su intervención, nada hubiera sido posible. Y confirmo nuevamente aquello de “Nada sin Ti, Nada son nosotros”.

Alida Becerra González. Campaña Virgen Peregrina, Bogotá

JUVENTUD DE MEDELLÍN

El Santuario nos dio sus gracias y del encuentro nacieron sus frutos, reflejados en la hermosa convivencia de esos días, en la que nos reconocimos como hermanos, aún en las diferencias. Gracias a las conferencias, nos enriquecimos y pudimos reestructurar así nuestro capital de gracias como comunidad y familia nacional. En Armenia, en ese lugar que la Mater nos concedió, todos nos sentimos reencontrados con el amor y la misericordia de Dios y en familia nos recargamos para comenzar de nuevo las misiones que tenemos encomendadas como apóstoles de Schoenstatt. En nuestra familia, nacieron nuevas cuestiones por resolver, nuevas metas por conquistar, nuevas ideas por desarrollar y nuevos sueños por vivir para continuar creciendo. Una gran bendición, eso fue este encuentro, un alto para mirar el camino recorrido y tomar impulso.

Juventud de Medellín

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *