Publicado el 11. julio 2019 In Vida en alianza

Un “sí” acompañado por la familia argentina

ARGENTINA/PARAGUAY, Rocío Galo •

Fue un inmenso regalo para la familia schoenstattiana de Chaco, Argentina, el haber podido presenciar la toma de túnica de Sion para los novicios de los Padres de Schoenstatt, que iniciaron su camino de formación hacia el sacerdocio de Cristo.—

La misa que tuvo lugar este sábado 6 de julio en la iglesia Santa María de la Trinidad, santuario de Schoenstatt de Tupãrenda, Ypacaraí, en Paraguay, fue muy especial y emotiva para los que tuvieron el privilegio de conocer a Juan Cruz Colombo, un joven chaqueño que sintió el llamado y pronunció su “¡sí! a la voluntad de Dios.

Acompañando a “nuestro” Juan Cruz como familia

“El espíritu de la familia no pregunta: ¿qué recibo yo? Solo vive del pensamiento: ¿qué puedo y debo regalar?”, decía el P. José Kentenich.

Ese mensaje del fundador resonó fuertemente en aquellas personas que viajaron desde Resistencia (Chaco) hasta la ciudad de Tupãrenda para acompañar a Juan Cruz, en este camino tan maravilloso que eligió, el de pertenecer a la gran familia de los Padres de Schoenstatt.

De esta manera, pensamos sobre lo que podríamos regalarle a nuestro hermano en un momento tan importante para su vida, y fue entonces que decidimos entregar nuestros esfuerzos para acompañarlo como familia.

toma de túnica

La familia más numerosa que peregrinó a Tupãrenda

En los meses previos a la toma de túnica, el Círculo Vocacional del P. Kentenich de Resistencia y la Campaña del Rosario de Chaco organizaron el viaje a Tupãrenda, concretando de esta manera, la presencia de muchos representantes de las distintas ramas de la familia. Otra parte de la familia fue en sus vehículos particulares, lo cual permitió que fuéramos la familia más numerosa que peregrinó al santuario.

Un detalle no menor es la corriente de oración y de adoración que acompañó los momentos previos a la ceremonia de toma de túnica. La transmisión en vivo vía Facebook desde el santuario local fue una gran oportunidad de vivencia para quienes no pudieron estar presentes físicamente, pero siguieron desde sus hogares este acontecimiento tan importante.

Su historia en Schoenstatt

Desde muy pequeño, la familia de Juan Cruz le inculcó el amor ferviente por la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt. Sus primeros pasos en el movimiento fueron su participación en el grupo de pioneros y después como parte de la juventud masculina (JM), donde creció su fe y pasión por María.

Participó activamente en misiones universitarias y familiares, contagiando alegría y pasión a cada misionado. En el medio de ese camino inició la carrera de Odontología, donde, además de formarse académicamente, hizo grandes compañeros, con quienes compartió su pasión por María. Además, colaboró y participó en las cruzadas de la JM, caminatas, encuentros y jornadas de dirigentes nacionales e internacionales, organizadas por el Movimiento de Schoenstatt.

Un sí heroico

En una ceremonia religiosa colmada de emociones, diez novicios provenientes de Argentina, Chile, España, Paraguay y Suiza ratificaron el llamado de Jesús a ponerse al servicio de los demás en la Obra de Schoenstatt y la Iglesia, desde el carisma de nuestro padre y fundador, el P. José Kentenich.

Al finalizar la santa misa, se podían escuchar entre los presentes estas expresiones: “mucha emoción”, “piel de gallina desde que llegamos hasta que nos fuimos”,” fidelidad”, “acompañamiento” e “inmenso amor”.

Sin duda, todos pudieron escuchar lo que la Mater y Dios nos pedían en ese esplendoroso día: confiar en la voluntad divina del Padre y de la Santísima Virgen y que, ante todo, nos amemos los unos a los otros.

¡Qué mejor ejemplo de amor y valentía que el “sí” que dieron los novicios! Por ello, Dios permanece en nosotros y el amor de Dios ha llegado a su plenitud en nosotros.

Las almas de los chaqueños regresaron rebosadas del Espíritu Santo y animadas a seguir dando un “sí” heroico cuando de voluntad celestial se trate.

toma de túnica

 

Fotos: Rocío Galo

 

Soy feliz cuando veo que ustedes son felices

Etiquetas: , , , ,

4 Responses

  1. Bravo por los hermanos del Chaco. Lo acompañaron en Tuparendá, ahora sigan acompañando a Juan Cruz en oración durante su formación y mas adelante cuando por la gracia de Dios sea sacerdote. Recen por el, y porque el Señor les regale al Chaco muchas y santas vocaciones sacerdotales y religiiosas.

  2. En nombre de la Familia de Schoenstatt Resistencia -Chaco:(Fe de erratas : anterior comentario,en el último párrafo, a seguir.. Sin «h» al comienzo).
    A seguir unidos en oración, por éstas y más vocaciones sacerdotales, laciales etc.

  3. En nombre de la Familia de Schoenstatt Resistencia -Chaco:
    ¡Muchas Gracias por el mensaje María Müller!
    La calidez y acompañamiento se sintió,en quienes tuvimos oportunidad de asistir a la Ceremonia, sea física como espiritualmente desde el lugar donde se encontraba. Fue un momento de mucha comunión y regocijo en el corazón! Tanto para los novicios , como sus familias y amigos!
    ¡El fuego del Sí, la entrega heroica y la humildad en la misión!
    Ha seguir unidos en oración, por éstas y más vocaciones sacerdotales, laciales etc.

  4. Seguí la ceremonia a través de Facebook con el alma plena de amor y admiración a la decisión tomada por Juan Cruz. Mi corazón estuvo allí a pesar de la distancia y compartí su gozo y plenitud. Mis bendiciones para él y sus seres queridos. En especial para sus queridos y orgullosos padres Cristina y Eduardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *