Publicado el 10. marzo 2019 In Vida en alianza

Desarrollarse como profesionales e hijos de Dios

COSTA RICA, Xaviera Tapia y Alejandro Robles Field •

El martes 5 de marzo se celebró una misa especial en el santuario de Costa Rica. Vinieron los estudiantes de INCAE (Instituto Centroamericano de Administración de Empresas) en Alajuela, que están a punto de graduarse. Solamente les falta hacer un trabajo de consultoría. Hubo estudiantes de varios países: Costa Rica, Guatemala, Perú, Brasil… —

Alejandro Robles Field, graduado con honores de la Maestría en Administración de Empresas del INCAE, en su tiempo de estudiante fundó allá un grupo de rezo del rosario. Más de 30 asistentes, en su mayoría provenientes de países latinoamericanos, algunos casados y otros solteros, que vivieron durante dos años en el campus, rezaban los miércoles de cada semana, el Rosario con la imagen de la MTA. La asistencia fue cada vez mayor.

Ahora, en vísperas de Cuaresma, varios estudiantes se dieron cita en el Santuario “Familia de Esperanza”.

¿Cómo sucedió?

La actividad se organizó por casualidad. Después de una larga semana, mi amigo Juan me pidió que fuéramos a visitar a la Mater. Llegamos justo a tiempo para la misa y luego nos quedamos para que Juan tomara fotos del santuario.

El Padre José Luis se acercó para darnos la bienvenida y después de unos segundos me reconoció. Yo era una muchacha que conoció hace años y que, según él, seguía internada en Incatraz, el canal de comunicación del INCAE. Le comentamos que estábamos a unas pocas semanas de dejar el campus para nuestra última fase de la maestría y fue cuando nos ofreció una misa de envío para todo el grupo.

Las semanas previas de la misa fueron muy caóticas, entre clases, charlas, talleres y entrevistas, yo tenía miedo no poder preparar bien la Misa, pero cuando las cosas son de Dios, Él se encarga de hacer espacio y dar fuerzas. Todo se organizó muy fácil y finalmente, el martes 5 asistimos trece estudiantes de todos los programas a la celebración en el santuario.

P. José Luis Correa, Alejandra

Cultivando la fe

Cursar un MBA no es fácil, pero como católicos nunca hay que olvidar nuestro propósito. En el grupo de alrededor de 40 estudiantes que rezamos el rosario, tratamos de no solo desarrollarnos como profesionales, sino como hijos de Dios que queremos hacer el bien en cualquier institución que estemos. A lo largo de la maestría, muchos hemos encontrado en la oración una fuerza que nos ayuda a seguir adelante.

Quisiera hacer un agradecimiento especial para el padre José Luis por habernos embarcado de la mejor manera posible a este último reto que nos pone el MBA.

Los Tempranitos del INCAE

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *