Publicado el 10. mayo 2018 In Vida en alianza

Con las peregrinaciones a pie Gymnich comenzó a apasionarnos

ALEMANIA, Loni Rick y Maria Fischer •

Cuando apareció en el buzón de la oficina editorial de schoenstatt.org el cartel y la invitación al camino de peregrinación desde la casa de nacimiento del Padre Kentenich en Gymnich, a través de Marienfeld hacia la Iglesia de Peregrinos de María de los Dolores en Grefrath, el próximo 9 de junio, me acordé de Camilo Ardissone de Paraguay y de nuestra “excursión de santuarios”, durante las semanas en las que él estuvo en intercambio escolar cerca de Colonia, en Alemania.

GymnichContagiada por el entusiasmo de este joven de quince años por el Santuario Original y la visita de todos los santuarios posibles, fui capaz de hacer la locura de manejar con mi auto a pesar de la nieve y de las carreteras congeladas, visitando en una sola tarde de febrero el santuario de Kreuzberg en Bonn y Maria Rast. Manejé con lluvia y temperaturas bajo cero haciendo una maratón de santuarios en Schoenstatt, incluso soñar con visitar Cambrai y luego en ese soleado día de marzo, una semana antes de su regreso a Paraguay, viajar con él a Gymnich. “¿Hay ahí un santuario?” me preguntó mientras viajábamos. Ningún santuario. Y sin embargo, Gymnich sí es un santuario. ¿Por qué?, me preguntó Camilo.

Cuando peregrinamos a Gymnich…

Y luego le conté sobre aquellas legendarias peregrinaciones a pie, a fines de los años setenta y principios de los ochenta del siglo pasado (sí, poco después de la extinción de los dinosaurios y mucho antes que se inventara internet. Camilo se sorprendió mucho sobre la vida sin internet), sobre esas peregrinaciones a pie de la juventud y de toda esa viva y gran familia de Colonia de esos años, en una época en que no se hablaba de Gymnich ni de la infancia de José Kentenich en Schoenstatt. Le conté cuando los jóvenes se quedaron toda una noche en la iglesia de San Cuniberto, para hacer fotos y santiguarse con el agua bendita de la pila bautismal donde fue bautizado José Kentenich y así, renovar una Alianza de Amor que olía mucho a aventura,  a espíritu de complicidad y a espíritu de pionero. Le conté sobre esas misas en los jardines de la casa natal de José Kentenich, que se convirtieron en tema de conversación en el pueblo, porque éramos muchos, hacíamos ruido y éramos muy alegres. Le relaté historias de estas visitas al lugar que habla tanto de José Kentenich y de una generación que se dirigía a esa fiesta de los 100 años del nacimiento de José Kentenich y que quería conquistar algo de él y de su misión. También le conté de cómo nos olvidamos de llevar protecciones contra la lluvia y de la “cocina de campaña” organizada en los maleteros de los autos de padres dispuestos, ya que la gastronomía de Gymnich no estaba preparada para visitantes. En ese clima que surgió, Camilo y yo nos olvidamos que él aún no había nacido en esa época.

Gracias a la asociación de apoyo de la casa de nacimiento del Padre José Kentenich, ha habido varios cambios: el jardín es una joya, al igual que la casa. La ermita al final del jardín es un lugar de encuentro: de recuerdos, del presente y de generaciones. Gymnich y la infancia de José Kentenich hoy son parte de Schoenstatt.

Y ellos vuelven a peregrinar…

Todo esto cobra vida con el cartel y la invitación en la que Loni Rick escribe en nombre de la asociación de apoyo:

“La peregrinación comienza a las 9:00 hrs en la casa de nacimiento del Padre Kentenich en Gymnich, Kunibertusplatz 9 y su primera estación será la loma Papsthügel en Marienfeld. Allí se celebrará la santa misa.

A continuación nos dirigiremos a la iglesia de Peregrinos de María de los Dolores en Grefrath, donde se celebrará la liturgia final. Luego, la “Asociación de apoyo Pater J. Kentenich” invita a todos los peregrinos a un café con tarta. Para el regreso a Gymnich, se ha organizado un autobús a partir de las 16:30 h. (cuesta 5 euros por persona). La distancia total es de aproximadamente 13 kilómetros. Pedimos que cada uno se preocupe de llevar un refrigerio y tal vez una protección contra la lluvia”.

Con las peregrinaciones a pie, Gymnich comenzó a apasionarnos.

Fotos: Camilo Ardissone (Gymnich) y Wikipedia (Papsthügel).

Schoenstatt- Peregrinación 2018- cartel

 

Original: Alemán 7/5/2018. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria

Original: German, 06.05.2018. Translation: Mary Cole, Manchester, UK

Etiquetas: , , ,

1 Responses

  1. Que orgullo ser la mamá de este jóven que inspiró semejante travesía
    Gracias por tu tiempo, tus historias, tu inteligencia, tus consejos y tu compañía!!!!!
    El hada madrina de Camilo y eso que no contaste el viaje a Schoenstatt con los compañeros!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *