Publicado el 9. abril 2017 In Vida en alianza

«Tú conmigo, yo contigo – juntos somos fuertes» – Ejercicios para matrimonios

ALEMANIA, Regina y Matthias Hagmann •

Hay seis matrimonios alrededor de una mesa. Suave música de fondo. Ante ellos, un marco vacío. Junto a ellos, una mesa larga con material para manualidades, papeles, colores, telas… Piensan juntos cómo pueden diseñar el cuadro que les acompañará en estos días, de una manera personal, para su matrimonio. Al finalizar los ejercicios, están los cuadros sobre el altar del santuario y ellos perciben: «Estamos los dos juntos en camino, interrelacionados y complementados, pero no idénticos. Estamos integrados en nuestros mundos vitales diferentes de familia, trabajo, sociedad. Nuestro centro es Dios, un centro que da tranquilidad, fuerza y claridad. Juntos hemos hecho una dinámica, que es emocionante y quiere conmover».

Juntos tienen también la certeza de que están llamados el uno para el otro. Porque en el amor mutuo se refleja el amor de Dios, de forma totalmente individual, libre, dichosa y contagiosa.

Dedicados el uno al otro y a Dios

Desde el Miércoles de Ceniza hasta el domingo siguiente, se celebraron ejercicios para matrimonios en la Casa de la Familia, en Memhölz, Algovia. Fue un tiempo, conscientemente sin niños, totalmente dedicados el uno al otro y a Dios: “Tu eres mío y yo soy tuya”.

El horario dejaba mucho tiempo libre. Tras la oración de la mañana, el desayuno y una motivación, los matrimonios tuvieron tiempo para sí y para estar juntos. Se les dieron ideas y materiales, sugerencias para el diálogo matrimonial, impulsos para la reflexión y la meditación. También tuvieron la posibilidad de tener dirección espiritual con el P. Stefan Strecker. Antes de la cena celebraban la misa. Por la noche, había un momento muy creativo para desarrollar juntos el tema del día. Durante las ricas comidas, con mesas preparadas con mucho esmero, se escuchaba suave música de fondo. Hubo mucho silencio, pero se motivó el intercambio matrimonial, que  siempre es muy enriquecedor: “En casa siempre tengo que esperar, hasta que mi marido llega a casa y recién entonces le puedo contar algo. Aquí se lo puedo decir en el momento”, dice una participante.

Dinámica interior

Durante los días de ejercicios se desarrolló un arco temático. Con mirada benevolente, tomaron en consideración el primer día, de forma consciente y sin prejuicios, qué sentimientos se suscitaban en cada uno, en el silencio y a qué los impulsaban. “Ah, así soy, así siento, justo esto soy aquí y ahora” y pudieron percibir también, que «nadamos en el mar de Amor de Dios». El segundo día pusieron en el centro las palabras de amor. Estaban dispuestos a entrar de nuevo en conversación con Dios. Buscaron también palabras para lo que hay en ellos de nostalgia o de vida no vivida. Y el tercer día tuvo como lema: «El amor transforma». Porque transformación es más que un cambio. La transformación acerca a la imagen que Dios ha puesto en cada uno. «Queremos dejarnos transformar por el amor de Dios», expresaron.

Al comienzo, los participantes buscaron silencio y tranquilidad, para salir del barullo del día a día. Al finalizar concluyeron: «Han sido días en los que hemos crecido juntos, en los que hemos sentido que Dios y la Virgen caminan con nosotros». «Tu conmigo, yo contigo – juntos somos fuertes”, expresaba un matrimonio.

Para todos los matrimonios, estos días fueron un regalo del amor y de la vida.

 

Información:

Regina y Matthias Hagmann: [email protected]

P. Strecker: [email protected]

Original: alemán. Traducción: Paz Leiva, Madrid, España/ce

 

Etiquetas: , , , , , ,