Publicado el 2015-06-23 In Segundo siglo de la Alianza, Vida en alianza

Tres preguntas… sobre el Schoenstatt del segundo siglo de la Alianza de Amor (26)

Hoy contesta Pedro Fadul Niella, de Asunción, Paraguay, miembro de la Federación de Familias, empresario, político, miembro Fundador de Fundación DEQUENI, miembro fundador de Fundación en Alianza, fundador del partido «Patria Querida», piloto de carreras. Contesta con «Comentarios… hacia respuestas y propuestas», agregando: «Por supuesto, como buen desobediente seguidor de Jesús, Ignacio de Loyola y el Padre José, no respondí directamente ninguna de tus preguntas». «¡Aquí va!» •

No tengo respuestas ni mucho menos recetas iguales para todos, excepto una que podría parecer demasiado general:

TOME CONCIENCIA, RECURRA Y CONÉCTESE CON SU DIOS INTERIOR Y HAGA LO QUE QUIERA. MIENTRAS NO LOGRE CONECTARSE CON SU DIOS INTERIOR, RECURRA A UNA PERSONA QUE USTED CREE QUE ESTÁ CONECTADA, Y COMPÓRTESE COMO SOLDADO.

El mayor desafío es uno solo: El encuentro con Dios. Pero las formas tradicionales que pudieron haber sido útiles en la infancia, y pueden seguir siendo útiles en esa etapa de la vida o de la madurez espiritual, son insuficientes o incluso obstaculizadoras para una convivencia más profunda y permanente con Dios (con el verdadero… que es el mío), y de esa manera, ser mucho más felices.

Es decir, se hace necesario desaprender aquello viejo que pudo haberme servido en su momento, para hacer lugar ahora a lo nuevo que surge de mi encuentro personalísimo, no mecánico, con Dios, con mi Dios interior.

No sabemos quién es Dios o qué es Dios. No entendemos bien donde está. O sea, tenemos las respuestas verbales mecánicas para esas preguntas elementales repetidas, pero no tenemos la experiencia real de Dios.

Entonces, nuestra manera de comunicarnos es confusa y por lo tanto pobre e insuficiente. ¿Cómo lo sé? Es fácil… El espejo me muestra cuando no soy feliz.

El Dios de mi vida

En mi experiencia personal, dejaría vigentes las herramientas tradicionales en la infancia espiritual, pero luego, en la Federación…y en las sucesivas consagraciones, se hace imprescindible la traducción del Dios del catecismo infantil al Dios verdadero que…, por cierto, y de paso, no hay uno solo, sino tantos como personas existan.

No tengo ninguna duda de que Dios existe, pero no es una persona. Desde luego, no es como «me lo pintan» la mayoría de las veces, y desde luego, habita en todos lados; pero que eso no me distraiga, el que habita en mi interior es el que importa, y tenemos que aprender a encontrarlo.

No debe sorprenderme, ni atemorizarme, que tu Dios te diga a vos cosas distintas a las que mi Dios me dice a mí. Y no solo diferencias entre una religión y otra (cosa que costó horrores aceptar a nuestra Iglesia), sino entre una persona y otra en el mismo grupo de Federación.

Cielo en la tierra

No imagino endurecer estructuras ni normas. Al contrario, imagino más bien profundizar la libertad… pero, para eso, necesitamos ayudarnos. Era mucho más fácil creer «pel…» y cumplir reglitas antes que asumir la responsabilidad individual de hacerme cargo de la co-creación y re-creación permanente de “mi propia religión”, esto es del conjunto de elementos que me ayudaran a mantener y robustecer mi salud espiritual, mi encuentro y convivencia permanente con Dios. Si eso logro, y cuando lo logro, estoy en el paraíso, por un camino y de una manera única, particularísima e irrepetible.

Hmmm…en realidad, no sé si era más fácil o sencillamente más hipócrita y cobarde. La verdad es que, hoy en día, yo soy un ateo del Dios tal cual está descripto por una enorme cantidad de católicos ja ja ja…

O quizás propondría una sola regla: Sírvase diariamente a mediodía en una copa grande, un par de dedos de vino tinto, levántelo al cielo, conságrelo, brinde con su Dios y los Dioses de los demás, la familia y los amigos, y bébalo.

Etiquetas: , , , , , , ,

4 Responses

  1. techi duarte dice:

    Nuestra fe y nuestra convicción en la existencia de UN SOLO DIOS, y creencias en las enseñanzas para buscar ser un hombre nuevo a través de una nueva evangelización, que comienza con el Padre José Kentenich y transitamos hoy con el Papa Francisco, no nos permiten asimilar el testimonio de Pedro Fadul.
    Techi y Miguel Duarte

  2. HMA - Argentina dice:

    Acabo de leer con asombro, no precisamente grato, el testimonio de Pedro, a quien conocí hace décadas y valoré por sus iniciativas y generosidad.
    Pediría respetuosamente a alguno de los excelentes asesores sacerdotales que tienen en Asunción que complemente este escrito, pues contiene varias inexactitudes…
    Solamente una palabra sobre algo esencial: DIOS ES PERSONA… ES UN SOLO DIOS EN TRES PERSONAS…
    Justamente en Schoenstatt el Padre Kentenich luchó para que reconozcamos y experimentemos a ese Dios Persona… Rezo por todos los que visitan schoenstatt.org. Que sea un lugar de encuentro, de conocimiento, de formación, de crecimiento en el amor a Dios, a la Sma. Virgen, a Schoenstatt y a todo el organismo de vinculaciones que nos ha regalado el carisma paternal del Padre Kentenich.

  3. Julio Gimenez dice:

    Es muy interesante y desafiante la contestación de Pedro Fadul, persona que no toma remedios espirituales a partir de recetas encapsuladas y no se somete a patrones rigidos de ritualismo. Sobre su Dios interior, que lo comparto a medias, sin embargo me parece un reduccionismo a lo individual y no trasciende de lo meramente personal a lo universal. Entiendo que la idea de Dios, que realmente no lo conocemos como el dice, pero a la vez creo que lo expresa en terminos materiales, porque Dios es eminentemente inmaterial, por lo menos eso se me ocurre, es atemporal, todopoderoso, omnipotente, e infinito, este rasgo va con el primero. Mi escasa formación teologica me impide profundizar este tema. Sin embargo agregaría que esto nos trae tambien a considerar si Dios – que creo en su existencia – podría habernos creado y al darnos el libre albedrio no tener un plan para cada uno de nosotros, ya que incluso podemos negar su existencia. Por eso El solamente nos podria ver como creaturas pero sin influir para nada en nuestro destino. Estamos librados al orden natural, por eso las enfermedades, las catastrofes, la violencia, la salud, la armonia, la paz, la gestacion de una nueva vida, son hechos propios de la naturaleza. Nuestro destino nosotros lo hacemos pero indudablemente influidos por el entorno. humano y geografico, con sus factores culturales, ambientales, etc. O podría ser que tambien guíe nuestas vidas y tenga un plan especifico para nosotros. Entiendo que Dios, cualquiera sea la perspectiva, quiere nuestro bien y no nuestro mal. El Dios de mi vida, el Dios personal, tambien es la vision luterana, por lo menos de los primeros tiempos, por eso dicen que nuestro contacto es personal con El, sin intermediarios y sin recurrir a la imaginería iconografica propia de nuestra religion catolica. En mi caso particular soy del parecer de una vision mas integral o integradora por el hecho de que si recurro a los intermediaries, sacerdotes, confesión, imágines, etc., no interfiere con mi comunicación con El, y son universos que no se contraponen sino que se complementan. Hasta aquí va mi reflexion motivada por la exposicion de Pedro, y nme declare dilettante en la material y hurgar en la inmensidad de Dios escapa a nuestras limitadisimos posibilidades intelectivas, por eso me considero Cristiano, porque creo en Cristo, a pesar de que eso pareciera ser un contrasentido con una parte de lo que dije anteriormente.

  4. mirian dice:

    Exelente…me tomare mas tiempo para re leersiempre admire su entrga y cuando cobquistabamos para el S Joven cob capital de gracias con las chicas de la R de Profesiobales..bendiciones y abrazo fraterno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.