Publicado el 9. septiembre 2018 In José Kentenich

Cuando el Padre Kentenich llegue a su familia

COSTA RICA, Rocío Prada/Maria Fischer •

Había llegado la hora. El 5 de septiembre un camión entraba por la puerta del predio del Santuario Familia de Esperanza en San José, Costa Rica. Dentro, una gran caja de madera, con un cartel grande que simplemente dice: San José, Costa Rica. Después de una semana de viaje, desde el pueblo Engelsdorf en Alemania hacia San José en Costa Rica, ha llegado a su destino. Posiblemente nunca en la historia, una caja de madera ha sido recibida con tanta esperanza, tanta alegría, tanta santa impaciencia. Es que dentro de esta caja sencilla ha llegado la escultura del Padre Kentenich, la escultura de la esperanza, realizada por el artista chileno Juan Fernández. Llegó el Padre Kentenich a Costa Rica. —

Ansiosamente, esperaban unos pocos matrimonios de Costa Rica. Fue una recepción única. Abrazaron la caja, hubo lágrimas, sonrisas, gritos de alegría, todo junto, y después tomaron turno para sacar los tornillos.

Cuanta alegría en el momento de abrir la caja y sacarle, a la estatua del Padre, las cintas que la atan por la seguridad para el traslado. Sacaron fotos, y uno tras el otro, se animaron a tocar la cara, tocar sus manos, a besarla y abrazarla.

El 12 de septiembre, fiesta del Dulce Nombre de María, habrá una misa, luego cena española y la develación de la escultura del Padre Kentenich. El 15 de septiembre, 50° aniversario del fallecimiento del fundador de Schoenstatt, en la celebración de la misa, se realizará la bendición de la estatua y la alianza filial con el Padre Kentenich.

Hay que ponerlo al sol para que brille

Queda la imagen del momento de abrir la caja y desatar al Padre. Tal vez quedará como imagen de la misión a partir de este 15 de septiembre. No hace falta “asegurar” ni menos atarle al Padre Kentenich. Hay que liberarlo de cintas de seguridad y cajas de todo tipo. “Hay que ponerlo al sol para que brille”, dijo una señora en el momento de abrir la caja.

Hay que ponerlo al aire libre del mundo real, al alcance de todos, expuesto a viento, al sol y a la lluvia de este tiempo. Lo que necesita, en verdad, es lo que hubo en el momento de su llegada a Costa Rica: esperanza, confianza, cariño y disposición de poner manos a la obra. Su obra.

Etiquetas: , , , , , ,

2 Responses

  1. Felicidades Costa Rica con la llegada de nuestro Padre Kentenich, que emoción y mayor bendición!

    !Felicitaciones al gran artista escultor, Sr. José Eduardo Fernández, por realizar tan excelente obra.

    Que Nuestro Señor y nuestra Mater sigan derramando bendiciones sobre Schoenstatt Costa Rica.

    Rama Misioneras Peregrinas El Salvador

  2. Es muy emocionante., si así Dios me lo permite en octubre podre visitar a la Mater en Costa Rica y seguro que nuestro Padre será quien me dará la bienvenida.
    Felicitaciones a la Familia de C.Rica y en María Reina les envió cálidos saludos.

    Lito Sosa- Instituto de Familias-Región Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *