Publicado el 16. enero 2019 In JMJ Panamá 2019

¡Llegan! El santuario de Costa Rica recibe al futuro de la Iglesia con los brazos abiertos

JMJ 2019, COSTA RICA, María Fischer •

“Siempre estamos aquí presentes, para recibir los jóvenes…”, cuenta Cata Cabezas. Y lo están. Para saludarlos y darles la bienvenida, para darles a comer y a beber, para preparar el santuario para sus misas, para alojarlos en sus casas (“Ocho brasileños en la casa de mi hermana Daniela, ¿no es genial?”), para llevarlos a destinos turísticos qué disfrutar… y para simplemente estar presentes para charlar, compartir la vida, inspirarse mutuamente con la vida real que llevan y encuentran en torno al santuario y a la figura del P. Kentenich.

El viernes por la tarde apareció un grupo de Querétaro, México. No eran de Schoenstatt, pero conocían el santuario allá. Vinieron para conocer el santuario de Schoenstatt de Costa Rica. Asistieron a misa, comieron algo, y siguieron adelante – llenos de buenos recuerdos.

La primera delegación de la Juventud de Schoenstatt: La JUMAS de Brasil

“Muchos de estos jóvenes recién se están conociendo, venimos de todas partes de Brasil. Uno es de Brasilia, otro de Atibaia, otro de Rio de Janeiro…” Unos 20 jóvenes, acompañados por el P. Alfonso Wosny, arribaron el domingo por la tarde, cansados del viaje y llenos de esperanza. Antes de siquiera tomar un café o un té, corrieron al santuario y comenzaron a cantar y rezar… Dos o tres de ellos traían la remera del Fackellauf Brasil. “¡Yo soy Flavio, me publicaste mi artículo sobre el Fackellauf!”, dijo uno de ellos, “¡Estoy tan feliz de conocerte!” Comentaron la forma en que este Fackellauf, motivado en el del Jubileo 2014, les ha motivado y cambiado.

Gabriel me preguntó: “¿Tienes wifi?”, y en pocos minutos creamos, literalmente, lo que es la misión de Schoenstatt.org: Schoenstattianos en red. “La gran inquietud del último Foro Nacional de la JUMAS (Juventud Masculina) de Brasil fue cómo hacer llegar más noticias de su vida y su apostolado a Schoenstatt.org. ¡Ahora te puedo preguntar directamente!” Un minitaller sobre comunicación kentenijiana y el estilo MTA que tenemos en Schoenstatt.org, la simple invitación de enviar lo que a ellos les parezca capaz de servir a la vida de los demás, intercambio de direcciones, y todo listo.

Al inicio de la misa, el P. José Luis Correa compartió un poco sobre la historia de Schoenstatt en Costa Rica, el Movimiento y sus actividades, especialmente la salida misionera hacia los demás países de Centroamérica, para apoyar allá el proceso de fundación: Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Panamá… Después de la misa llena de emoción y cantos, no podía faltar el “rito” de la canción de Franz Reinisch, a todo grito y puro amor: “Hazme un apóstol de Schoenstatt…”. Un fuego de Cristo Tabor que se contagia en la explanada del santuario que en estos días se convirtió, con apenas dos años de edad, en el corazón ardiente del futuro de Schoenstatt.

Salida misionera

Después de una rica comida y mucho intercambio, los jóvenes se fueron con sus anfitriones a sus casas, para volver el lunes por la mañana para celebrar misa y salir para ver algunos puntos turísticos, entre ellos un volcán y cataratas, todo organizado por ellos en el acto.

Como no puede ser de otra manera, incluso una salida turística se vuelve misionera si se trata de la JUMAS. En las calles y plazas de San José, en el Mercado Central, en la catedral y en otros parques se veían banderas de Schoenstatt, de Brasil, del IGNIS (Encuentro Internacional de la Juventud Masculina) … se siente, se escucha JMJ…  Todo terminó en el restaurante El Mirador, en las alturas, con su panorama espectacular de San José. Un mar de luces que dice: Para toda esta gente tenemos una misión, y para toda esta gente hay un santuario aquí…

Jóvenes en discernimiento vocacional

Muy tarde, este mismo domingo, llegó un grupo de jóvenes de la arquidiócesis de Freiburg, Alemania, un grupo liderado por el Centro de Pastoral Vocacional. Ninguno de ellos es de Schoenstatt, salvo el P. Palwelzick, del Instituto de Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt, quien acompaña al grupo. Ellos recibieron alojamiento en la Casa del Movimiento, y salieron el lunes temprano, después de asistir a misa en el santuario, felices y agradecidos.

Hay familia presente para acoger

El lunes el terreno del santuario estaba lleno de gente, aunque no había grupos por llegar. Estaban los jóvenes que preparan los encuentros internacionales, los que preparan el santuario para las misas, los que cocinan y preparan agua, té, café y mucho más. Estaban los que trabajan en temas de logística, de acogida, y muchos que simplemente estaban para estar en apostólica espera… Un santuario con vida, donde cada peregrino se siente en familia, importante, bienvenido, partícipe.

Hubo misa a mediodía con el P. José Luis Correa, la habitual. La misa de las 19.00 h fue de sorpresa, pues el P. Alberto Celis, de Perú, de la Federación de Sacerdotes Diocesanos, quería celebrar misa al llegar. Hubo misa a las 20.00, concelebrada por los padres Andrés, de México, Jesús Ferras, de Estados Unidos, y Martín, de Tucumán, Argentina, de la Federación de Sacerdotes Diocesanos – de esta misa hablaremos más en otro artículo.

El P. Martín Aversano contemplaba largamente la estatua del P. Kentenich, iluminada suavemente en el atardecer. “Se puede hablar con él”, le dice un señor de Costa Rica. Estamos tres personas con él y comenzamos a hablar sobre la misión del P. Kentenich que nos toca asumir, y después de un rato sentimos que hablábamos con él y él con nosotros.

Fotos: P. José Luis Correa, Daniela Ramírez, Maria Fischer

Galeria de fotos
JMJ19 - Costa Rica 13.1.

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *