Publicado el 14. enero 2019 In JMJ Panamá 2019

Un domingo lleno de encuentros a la espera de 600 jóvenes

JMJ 2019, COSTA RICA, María Fischer •

Se siente “pura vida”, alegría, espera, compromiso, en esta mañana llena de sol y de gente que se apresura con serenidad a dejar todo listo para la llegada de unos 600 jóvenes al santuario “Familia de Esperanza” en Santa Ana, San José. Algunos voluntarios jóvenes ya están ahí desde hace semanas y varios matrimonios preparan la casa para recibir a los jóvenes. Al mismo tiempo, el lugar se llena con los asistentes a las dos misas dominicales habituales: Una para niños y una “normal”, como la llama el P. José Luis Correa.—

Iglesia joven (muy joven) en la Misa de Niños

“¿Usted es de Santa Ana?”, pregunta Michelle Ramírez a una señora que busca refugio en la sombra de los árboles frente al santuario y que tiene unos juguetes en mano. “Sí”, contesta ella, “a mi niña le gusta tanto la misa de niños en esta capilla que ahora vamos todos los domingos”. Un madrugador, abuelo joven, saluda a Derek Monturiol, madrugador también y de la Federación de Familias. Hace tiempo ya que viene cada domingo con su nieto al santuario, para la misa de niños. “Comenzó como madrugador, ahora su nieto canta en el coro de la misa de niños, y a veces viene con toda la familia”.

Es época de vacaciones en Costa Rica, por eso no hay tantos niños como es habitual y al coro le faltan algunos integrantes importantes, pero con alegría y valentía los pequeños cantantes, apoyados por guitarra y teclado, animan la misa, oficiada por el P. Andrés, padre de Schoenstatt chileno, que está desde hace 13 años en México y ahora en Costa Rica para preparar el encuentro IGNIS de la Juventud Masculina. Los niños mismos son protagonistas de su misa, que trae más y más vecinos de Santa Ana al Santuario.

“Somos un movimiento pequeño en Costa Rica, con apenas 1500 personas en grupos, y siempre nos conocíamos todos. Ahora ya no”, cuenta Cata Cabezas, de la Federación de Familias. “Ahora cuando vamos al santuario hay muchísimas caras desconocidas. El santuario nos ayuda tanto, la Mater realmente atrae los corazones al santuario”.

Todo listo a tiempo para los días previos a la JMJ

Un santuario con apenas 2 años de existencia, una estatua del P. Kentenich de pocos meses, un terreno soleado y verde, una casa con mucho espacio para quedarse y encontrarse: todo listo, y justo a tiempo, para dar un corazón, un centro, un hogar y un lugar de envío apostólico a los cientos de jóvenes de Schoenstatt y de toda la Iglesia que esta semana llegarán para después seguir hacia Panamá. “Me conmovió mucho el mapa de santuarios en Schoenstatt.org con todos los santuarios en el mundo con el logotipo de la Jornada Mundial”, comenta una señora de la Federación de Familias. “No puedo dejar de pensar en el Santuario Original cerrado por renovación justo ahora y nuestro santuario que asume el rol de corazón de Schoenstatt en estos días…”

Apenas que los niños con sus padres y abuelos escucharon el aviso de que tenían que ser muy puntuales para llegar y todavía más para salir el domingo próximo, y que para llegar deben caminar, aparcar más lejos o tomar un taxi, comienza la llegada de los participantes de la misa dominical “normal”. Parecería que todo el Movimiento está aquí. Mientras que Isidro Pereira me pide colaboración para llegar a personas de El Salvador, pues en unos meses se realizará ahí la primera Jornada Nacional, se acerca Marcelo Alfonso. Hace más de 20 años fue él quien recibió una Virgen Peregrina de manos del P. Esteban Uriburu con la misión de fundar Schoenstatt en Costa Rica – con todo y el Acta de Fundación redactada en un hotel cercano al aeropuerto. Junto a unos pocos matrimonios más, comenzaron a reunirse y crear lo que hoy es un movimiento vibrante y lleno de vida, que sale a los países vecinos para ayudar en el proceso de fundación.

Toda la Familia de Costa Rica en modo de JMJ

Nadie está presente sin que forme parte de las actividades al servicio de los jóvenes, aquí en el santuario mismo o en las actividades de la Juventud Femenina y Masculina de Schoenstatt que se desarrollarán en otros lugares cercanos.

Es algo que ya se conoce del Movimiento de Costa Rica, que es parte de su identidad: Toda la familia se pone al servicio de las actividades o necesidades de una rama o un proyecto. Más aún, las hacen suyas, como familia, tanto así que se comprometen. Lo que es de todos, realmente es de todos.

Para esta Semana de la Juventud hay muchas comisiones, cada una a cargo de un elemento esencial, ya sea el alojamiento de los jóvenes o de los padres y hermanas que los acompañan, la comida y el café que se les da a cada persona que llega, y tantas cosas más que se deben y se quieren hacer para que cada uno de los jóvenes, sea de Schoenstatt o no, se sienta bienvenido y simplemente bien. Y lo mejor: Tanto los jóvenes como los matrimonios de la familia de Costa Rica lo disfrutan plenamente.

Es Familia de Esperanza.

Fotos del 13.01.2019
JMJ19 - Costa Rica 13.1.

Etiquetas: , , , , , ,