ermita Villa 31

Publicado el 2021-12-05 In Campaña

18 de diciembre: Bendición del cuadro de la Mater en la Capilla Nuestra Señora del Rosario del Barrio Mugica

ARGENTINA, Maria Fischer •

Lo encontramos en la capilla Nuestra Señora del Rosario en el Barrio Mugica (antes y aun hoy más conocido como la Villa 31), donde con escoba en mano, recogedor y trapo de limpieza está limpiando la capilla, donde una hora más tarde comenzará la Santa Misa. El P. Ignacio Alejandro Bagattini es uno de los tres sacerdotes (más un diácono) que trabajan en la parroquia y las capillas de este barrio. Se alegra visiblemente con nuestra visita y aún más con mi sorpresa al ver, en la pared a la izquierda, un gran cuadro de la Mater. —

ermita Villa 31

P. Ignacio Alejandro Bagattini , en la Capilla Nuestra Señora del Rosario

La Virgen de Schoenstatt está entre las imágenes y estatuas de las advocaciones más populares en este barrio y su población multiétnica junto a la Virgen de Luján (Argentina), la Virgen de Caacupé (Paraguay), la Virgen de Copacabana (Bolivia), la Virgen de Guadalupe…

El 18 de diciembre, día de alianza, se celebrará la bendición, pero como acaban de hacer algunos mejoramientos en la capilla, decidieron colocar la imagen ya. El cura nos cuenta que no sólo es una capilla sino un hogar para toda la comunidad. Allí se ayuda tanto a niños como a personas de la tercera edad, con desayuno y almuerzo, y los niños reciben catequesis para hacer la primera comunión y la confirmación.

ermita Villa 31

Una historia de encuentro: desde el santuario de Belgrano hacia la ermita de la Villa 31

Mientras Adela, la recién reelegida concejal del barrio, tomaba la escoba y el recogedor, el P. Ignacio Alejandro nos cuenta su historia con la Madre tres veces admirable de Schoenstatt. Fue en el 2009, año sacerdotal, el día de su ordenación. Quiso hacer una peregrinación a pie a un santuario querido por él, pero como llovió a cantaros este día, un amigo le ofreció llevarlo en su auto – bajo la condición de hacer un desvío para visitar el santuario de “su” Virgen. Fue así que llegó al Santuario de Schoenstatt de Belgrano, ofreciendo su sacerdocio a esta Virgen… Años más tarde, en su trabajo en la villa, volvió a encontrarse con ella, en manos de los misioneros de la Virgen Peregrina del barrio y después, en octubre de 2021, en la ermita construida a pocos pasos de la capilla, frente al Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, cerca de un terreno urbanizado, a la vista de la cancha de futbol del barrio y de la esquina donde en este momento se hace música al aire libre.

ermita

Una ermita, lugar de encuentro

Hace años que la cara del Barrio Múgica -ex Villa 31- está cambiando. Calles pavimentadas, viviendas nuevas, escuelas y el Ministerio de Educación son algunos de los hitos más visibles del proceso de urbanización que encaró el Gobierno de la Ciudad. Recién, las calles del Barrio recibieron nombres. La Legislatura aprobó, luego de un proceso participativo con vecinos del barrio, la ley que formalizó los nombres de todas las calles y espacios públicos: una deuda pendiente que tenía el Barrio Mugica. Para los vecinos que viven allí es un logro, ya que se trata de un paso más para acercar oportunidades e igualar responsabilidades con las de cualquier ciudadano. Tener una dirección facilita la búsqueda laboral y los trámites, mejora el acceso a los servicios y evita las confusiones a la hora de identificar domicilios que contaban con números de casa y de manzana repetidos. Son las callejuelas por las que tantas veces pasó el cardenal Jorge Mario Bergoglio, calles con olor a pobreza, violencia, desesperación y con miles de historias de luchas por una vida digna, una vida feliz, una vida de fe.

La cara de este barrio está cambiando también por la presencia ahora visible de la Mater. La Madre tres veces admirable de Schoenstatt, en su ermita, construida por los peregrinos de Schoenstatt de este barrio, con sus propios manos y su gran amor, y adornada con flores, plantas, y hasta con una teja del techo del Santuario Original, que está incrustada arriba del cuadro.

Comenzamos nuestro encuentro en esta ermita, antes de visitar al P. Ignacio, y fue un encuentro real, con mujeres, hombres, jóvenes y niños que viven aquí y se esfuerzan para ir adelante. Con amigos. Con amigos como Elva que ahora, años más tarde, me agradece aquel artículo que redacté desde sus historias reales.

En medio del pueblo

Bajo la mirada de María

Mientras que volvemos de la capilla a la ermita con Adela, Cristina y unos amigos más, con la música por un lado y los gritos desde la cancha del futbol por otro, paramos y miramos. El lugar de esta ermita es lo más estratégico, pensando en términos humanos. Hay muchísimas personas que pasan por esta esquina, los niños juegan en el terreno de atrás, los schoenstattianos y sus amigos se encuentran aquí para rezar y charlar…

Pero ella, la Madre del Señor y madre de todos nosotros, desde esta ermita, ve a muchos más. Ve a los jóvenes en la cancha de futbol, ve a los artistas que están en la esquina de enfrente, ve a la estación móvil de mamografías donde en estos días decenas de mujeres pudieron hacer su estudio, ve a la capilla, ve al Ministerio de Educación (“Pues, cierto, ella es la gran educadora”), ve a los jóvenes que pasan con sus motos, ve a los muchos niños que juegan aquí…

“¿Acaso no sería posible que la Capillita de nuestra Congregación al mismo tiempo llegue a ser nuestro Tabor, donde se manifieste la gloria de María? – expresaba el P. José Kentenich en el acta de fundación de Schoenstatt el 18 de octubre de 1914 – Sin duda alguna, no podríamos realizar una acción apostólica más grande, ni dejar a nuestros sucesores una herencia más preciosa que inducir a nuestra Señora y Soberana a que erija aquí su trono de manera especial, que reparta sus tesoros y obre milagros de gracia. Sospecharán lo que pretendo: quisiera convertir este lugar en un lugar de peregrinación, en un lugar de gracia, para nuestra casa y toda la Provincia alemana y quizás más allá”. Más allá, mucho más allá, hasta estas calles del Barrio Mugica, de la Villa 31, donde encontramos a tantas personas que aquí confían en ella, mientras caminan en búsqueda de una vida digna.

Recemos, juntos, por todos los que pasan por la ermita, cuyo nombre es “Alianza de Amor con María”, simple y fundamental, y en la que también se puede leer la frase que escribiera Don João Pozzobon en la ermita de su casa: “Cuando pases por aquí espero tu mirada. Nada de lo que me pidas te negaré, si tu corazón sabe amar”.

Recemos, de la misma manera, por todos que estarán este 18 de diciembre en la capilla Nuestra Señora del Rosario, por el P. Ignacio, y por todos que están y estarán bajo la mirada de la Mater en este lugar.

su mirada


Video de la Bendición de la Ermita de la Virgen en el Barrio Mugica:

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.