Publicado el 2016-11-03 In Misiones, Schoenstatt en salida

¿A QUÉ VAMOS A CUBA?

ESPAÑA/CUBA, Mónica y José Delgado-Iribarren •

Misión Cuba ¡en familia!

El pasado mes de julio partíamos toda la familia rumbo a Santa Cruz del Sur, ciudad costera del sur de Cuba. En el jubileo del 2014 habíamos conocido al P. Bladimir, su párroco, quién nos animó a dos familias a que fuéramos allá en verano. En las mismas fechas, ocho jóvenes profesionales con gran vocación misionera preparaban su viaje a esta misma parroquia. Y allí estábamos todos juntos el día 1 de agosto.

Nosotros tenemos cuatro hijos con edades comprendidas entre los 12 y los 19 años. Cuando finalmente concretamos nuestro viaje y sacamos los billetes de avión en el mes de marzo, comunicamos a nuestros hijos que este año no íbamos a Cádiz. Vamos a ir a Cuba. En aquel momento la noticia no fue acogida con mucho entusiasmo sino con sorpresa: “Es mi verano” “Son  nuestros días en la playa con amigos…” Y la pregunta inmediata fue ¿qué vamos a hacer ? ¿A qué vamos a Cuba?

cimg0167

Y allí nos encontramos con gente maravillosa que estaba deseando compartir su tiempo con nosotros

Llegamos a Santa Cruz con nuestra mentalidad española activista y acelerada. ¿qué tiene que hacer cada uno? ¿plan del día? Y allí nos encontramos con gente maravillosa que estaba deseando compartir su tiempo con nosotros, aprender de nuestras experiencias y transmitir las suyas. Gente sencilla que compartía con nosotros todo lo que tenía tanto en el sentido material como espiritual. Gente con la que pronto nos sentimos muy próximos y unidos bajo la protección de María, presente en todos nuestros actos. Niños, jóvenes, personas mayores y matrimonios, que con su acogimiento permitieron que todos los que íbamos nos sintiéramos como en casa. Y así empezó a surgir la vida…

Nuestros hijos mayores se incorporaron al grupo de jóvenes cubanos junto con los jóvenes misioneros españoles y vivieron una experiencia misionera impresionante, visitando los barrios y aldeas cercanos a la parroquia, y colaborando en la organización de un espectacular campamento para niños.

Los más pequeños se organizaron con sus amigos cubanos en un grupo que, dirigido por el P. Bladimir, se incorporó a la tarea misionera y aportó mucha alegría a la comunidad.

cimg0124

Nunca olvidaremos la fe y la generosidad que vimos en estas familias

Nosotros pudimos visitar familias con enfermos en sus casas, con las que compartíamos nuestro tiempo y rezábamos juntos. Creo que nunca olvidaremos la fe y la generosidad que vimos en estas familias. Familias muy sencillas que compartían con nosotros lo poco que tenían y nos mostraban cómo se puede ser feliz con pocas cosas. Familias que, aceptaban su enfermedad y se la ofrecían a Dios con gran serenidad y esperanza. También pudimos acompañar a un recién creado grupo de matrimonios deseoso de vivir su fe y con el que compartimos muchos ratos y experiencias.

Y así fue como Dios fue contestando a cada miembro de la familia esa pregunta que nos hacían nuestros hijos en el mes de marzo, ¿ a qué vamos a Cuba?

cimg0112

Esto es vivir nuestra fe en familia

Por la noche, cuando nos reuníamos todos los miembros de la familia para volver a casa paseando por las oscuras calles de Santa Cruz, compartíamos las experiencias que iba viviendo cada uno, y cómo se iba transformando la idea que teníamos del viaje. El desconocimiento inicial fue dando lugar a una profunda alegría y satisfacción por estar allí. Algunos incluso pronto pensaron en quedarse más tiempo o volver algún día con sus amigos.

Como familia, al margen de las experiencias personales vividas por cada uno, creo que esta misión nos ha dado algo muy importante: sentir que estábamos todos juntos haciendo algo por los demás como nos lo pide Jesús en el evangelio, esto es vivir nuestra fe en familia. Esta vivencia nos llenó tanto que no tuvimos una sola pelea ni discusión familiar durante la estancia en Santa Cruz, ¡cosa poco habitual en nuestra familia!

Han pasado ya casi tres meses desde que volvimos, y el día a día de la casa vuelve a ser el mismo, pero a todos nos ha dejado una profunda huella vivir esta experiencia juntos y saber que, aunque en la vida diaria tengamos roces y discusiones, compartimos lo más valioso : nuestra fe y el deseo de compartirla con los demás..

cimg0307

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. Cuba, como destino misionero, tiene la capacidad de transformarte y hacerte descubrir la verdadera riqueza que se gana cuando te das. Igual no fueron las vacaciones más divertidas, pero de las que más lleno te dejaron el corazón. Gracias por compartirlo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *