Publicado el 11. febrero 2016 In Segundo siglo de la Alianza

Tres preguntas … sobre Schoenstatt en el segundo siglo de la Alianza de Amor (49)

Hoy responde: Benjamín Paz, Contador Público Nacional, casado, padre de cuatro hijos. Pertenece al Movimiento de Schoenstatt en Tucumán, Argentina, hace 20 años. “Con mi esposa estamos en Federación de familias; fui ecónomo, intendente del Santuario, presidente de la Fundación Mater Admirabilis, portador de grupos de matrimonios, jefe de la Liga apostólica de Familias, portador de grupo de jóvenes de la JM, custodio del Santuario, voluntario de María… ¡Lo más importante, Mater, ser el padre de una Hermana de María: la Hna. Nazaret!” •

Después de un año de peregrinar por el segundo siglo de la Alianza de Amor… ¿cómo sueña este Schoenstatt en su ser, en su estar en la Iglesia y en el mundo, y en su quehacer?

index2Sueño a Schoenstatt como una familia: con padre, con madre, con hogar… Que su esencia es la “alianza”, su ser. Su estar en la Iglesia: que esté siempre presente, como un hijo al lado de su madre.

En su quehacer… Símbolo de fe, orante y activa; las dos caras de la misma moneda.

Para llegar a cumplir este sueño ¿qué tenemos que evitar o dejar?

Evitar eludir la realidad; al mismo tiempo, no dejarse llevar por un pensamiento relativo; nuestra voluntad debe estar enriquecida por nuestra razón…pero por sobre todo, conscientes de ser hijos de Dios; no perdernos en un solo mundo; buscar el equilibrio entre lo natural y lo sobrenatural.

Para llegar a cumplir este sueño ¿qué pasos concretos debemos dar?

¿Pasos concretos a dar? Una pregunta que para mí…carece de respuesta. No tiene un recetario,… sí, algunas pistas…

Se me ocurre la palabra <escuchar>… Una escucha activa… Escuchar a Dios. Pedir el don de la Fe; esperar sin expectativas… Dios es pura sorpresa. Es un Padre que desea vernos felices; felices de <Paz Interior>…

La segunda palabra, < humildad>, llegar a sentir que todo viene de Dios, sólo somos sus instrumentos. De polvo somos y en polvo nos convertiremos.

La tercera palabra <gratitud>; donde hay gratitud, lo obvio no tiene espacio… La vida será vivida en un constante aprendizaje; dar gracias a Dios por todo…y, también, porque no, aceptar las gracias que Él nos da.

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,