Publicado el 14. diciembre 2017 In Santuario Original

Una peregrinación prometida desde hace 20 años

SANTUARIO ORIGINAL, María Fischer y Roberto Gonzales •

Hace 20 años, un 6 de diciembre, un joven de 14 años de la ciudad de Resistencia, provincia de Chaco, Argentina, sufrió un accidente grave en una moto y quedó entre la vida y la muerte, con un derrame cerebral. Unas maestras de su colegio llamaron a su madre para decirle que le estaban rezando a María de Schoenstatt por la plena recuperación de su hijo, y le mostraron la imagen peregrina.

“Y aquí estoy, finalmente, 20 años y un día después, para agradecerle a María de Schoenstatt”, dijo Marisel Juric en la tarde del 7 de diciembre de 2017, confundiendo la Casa Marienau con la “entrada al Santuario de María de Schoenstatt”. Roberto González, del “Dreamteam” de Schoenstatt.org, que entró apenas 5 minutos más tarde, se convirtió en guía para Marisel, que solo tiene cuatro horas para esta visita anhelada desde hace 20 años. Es un regalo de bienvenida para Marisel, que se alojaba en un hotel en Coblenza por no saber que en Schoenstatt hay casas donde se puede alojar, pero que “gracias a la página de María de Schoenstatt” encontró cómo llegar a Schoenstatt. Y, como siempre, los regalos de la Mater son de pura generosidad: Roberto viene de Asunción, del santuario más cercano a Resistencia, aquel santuario que Marisel ya había visitado. En un instante se había creado un vínculo entre ellos.

De ermita a ermita

Antes de salir hacia el Santuario Original con Roberto, Marisel cuenta que en casa tiene una gran imagen de la María de Schoenstatt, aunque no siempre se queda en casa, pues familiares, vecinos, amigos piden su visita…

“En mis viajes por Argentina, siempre busco las ermitas de María de Schoenstatt”, relató. “Siempre encuentro una.”  Contó de un viaje con su marido desde el sur de Argentina hacia Chile. “Mi marido estaba un poco nervioso con el tema de la frontera, de la aduana… y allí la veo, en una ermita sencilla, y leemos: ‘Ermita de la hermandad Chile – Argentina’ ¿Qué nos puede pasar en si vamos acompañados por María de Schoenstatt de la hermandad de estos dos países?, le dije a mi marido. ‘Ella está siempre con nosotros ‘“, como en aquellos días dolorosos de vigilia en el hospital, al lado de su hijo, fortalecidos por la oración de aquellas misioneras.

Un tour apurado por Schoenstatt

Acompañado por Roberto, peregrinó al Santuario Original. Un momento emotivo, fuerte, inolvidable. Un momento de agradecer aquel milagro de hace 20 años, la recuperación completa de su hijo mayor. Un diálogo entre madre y madre, un diálogo íntimo.

La Hna. Lourdes, que los dos encuentran en el camino, se deja conquistar para llevar a Marisel y a Roberto a Monte Schoenstatt para una visita fugaz a la tumba del Padre Kentenich, pero inmediatamente después ya había llegado la hora de despedirse para tomar el tren hacia Praga.

Justo antes de salir, los dos colaboradores de Schoenstatt.org le regalan algo para recordar su visita – el libro “Ella es mi mamá”, la gran entrevista del P. Alexandre Awi con el Papa Francisco, donde se lee lo que el Papa dice sobre María:

Nuestro camino de fe está unido de manera indisoluble a María desde el momento en que Jesús, muriendo en la cruz, nos la ha dado como Madre diciendo: “He ahí a tu madre” (Jn 19, 27). Estas palabras tienen un valor de testamento y dan al mundo una Madre. Desde ese momento, la Madre de Dios se ha convertido también en nuestra Madre.

En aquella hora, cuando la fe de los discípulos se agrietaba por tantas dificultades e incertidumbres, Jesús les confió a aquella que fue la primera en creer, y cuya fe no decaería jamás. Y la “mujer” se convierte en nuestra Madre en el momento cuando pierde al Hijo divino. Y su corazón herido se ensancha para acoger a todos los hombres, buenos y malos, a todos, y los ama como los amaba Jesús. La mujer que en las bodas de Caná de Galilea había cooperado con su fe a la manifestación de las maravillas de Dios en el mundo, mantiene encendida en el Calvario la llama de la fe en la resurrección de su Hijo, y la comunica con afecto materno a los demás. María se convierte así en fuente de esperanza y de verdadera alegría.

 

 

Fotos: Roberto González

Etiquetas: , , , , ,

3 Responses

  1. Feliz ser hija de Mamá María!!

  2. La Reyna Madre tres veces Admirable María de Schoenstatt me permitio! llegar y conocer lo que tanto necesito,Su lugar Sagrado, fueron pocas horas pero con una vivencia jamás presentada, Ella quiso que nos encontremos .Y en el momento justo y preciso con las personas adecuadas María (simplemente María) Fischer y Roberto González, seres maravillosos y esas pocas horas fueron para quedar con las ganas de regresar por más horas y días y conocer los trece santuarios.
    Me acordé de ti
    También de todas las personas que necesitan tu iluminación, y no podía dejar de agradecerte María lo feliz que sentía y lo feliz que me hizo llegar.Anoche leí el obsequio de Uds, fue risas,carcajadas y llantos todo para ver lo hermosaaaaa que es María, mamá del Papa Francisco ,como no ser mi mamá y de todos Uds.Gracias
    La vida siempre me premió.SOY UNA ETERNA AGRADECIDA, cuando pienso que, en éste viaje me dicen que irradió amor,luz digo: como no si mi mamá es María!!!!.
    Hasta siempre María Fischer y Roberto González, mi corazón con Uds.

  3. Feliz feliz feliz con

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *