Publicado el 20. agosto 2016 In Casa Madre de Tuparenda, Obras de la misericordia, Proyectos

Una Visitación de María – Casa “Madre de Tuparenda”

PARAGUAY, por el P. Pedro Kühlcke, Ani Souberlich  y María Fischer •

Ya se enviaron las invitaciones. El lunes 22 de agosto, fiesta de María Reina, Mons. Claudio Giménez, obispo de Caácupé y Padre de Schoenstatt, presidirá la bendición de la Casa “Madre de Tupãrenda”, construida junto al Santuario de Tupãrenda para ser un centro de formación laboral y desarrollo humano, orientado a la reinserción social de adolescentes que en algún momento estuvieron en conflicto con la ley. O sea, es la consecuencia lógica, eficiente y misericordiosa de la pastoral carcelaria “Visitación de María”. No podemos visitarlos, quererlos y evangelizarlos en la cárcel y dejarlos caer al vacío una vez que salen de allí. Y mientras que la directora de la Casa Madre de Tupãrenda, Ani Souberlich (si, Ani, la de las cien casas), lo dice, está en su auto blanco entregando invitaciones y buscando un lugar donde uno de los jóvenes que ya está en la casa pueda pasar las noches para no vivir en la calle; y piensa en voz alta: y no vamos a poder terminar con eso tampoco…

160820-casa-amdre-de-tuparenda-13

Primer almuerzo comunitario en la Casa Madre de Tuparenda

“Yo sé que Dios estará con nosotros”

160820-casa-amdre-de-tuparenda-01“Hoy participé por primera vez en un almuerzo en nuestra nueva Casa “Madre de Tupãrenda”, con los primeros tres jóvenes usuarios. Me emocioné mucho al pensar que hace poco esto era un sueño medio utópico nada más… ¡y ahora ya es una realidad que está empezando a cambiar vidas!
Gracias a todos por apoyarnos con sus oraciones y también con sus aportes económicos. ¡Necesitamos mucho de todos ustedes!
¿Quién se compromete a apadrinar a uno de los jóvenes?”, dice el P. Pedro Kühlcke a pocos días de la apertura oficial de la Casa Madre de Tupãrenda.

Lo que Schoenstatt ofrece en esta casa, es una oportunidad para los jóvenes pero también para todo el país, explica el P. Pedro: “Más trabajo es menos delincuencia, es más seguridad para usted, para dejarle un mejor país a nuestros hijos. Cada usuario que participa de este programa para cambiar su vida significa dos robos callejeros menos, lo que da un promedio de sesenta asaltos menos en el mes. Ayúdenos a ayudar”.

Pero en primer lugar es simplemente amor cristiano a los demás, es una obra de misericordia, y por eso seguramente está entre los aportes más importantes de Schoenstatt al Año de la Misericordia.

“Quisiera compartir con ustedes una carta escrita por uno de los usuarios que llegaron a Casa ‘Madre de Tupãrenda’ y que hoy forma parte de este hermoso sueño hecho realidad. Sólo por una carta como esta valió y vale la pena este proyecto. ¡Que Dios siga despertando corazones generosos que nos ayuden con su aporte a solventar las necesidades básicas de estos jóvenes que sólo necesitan una oportunidad!”, dice el P. Pedro. En la carta, el joven escribe con letra de niño: “Antes que nada les quiero agradecer la oportunidad que me están dando… Gracias por todo. Son mi segunda familia y los quiero mucho. Espero que todo salga bien y ayudando a todos los necesitados. Yo sé que Dios estará con nosotros, que nos va a dar la bendición para ayudar a todo Paraguay. Así, todos juntos salimos adelante”.

160820-casa-amdre-de-tuparenda-29

En busca de padrinos

Las últimas semanas fueron de una actividad intensa para terminar la construcción, armar los talleres, la cocina, las salas de atención. Aunque el gobierno ayudó con un monto importante de dinero para la fase inicial, queda mucho para hacer y para buscar fondos. Hay mucha solidaridad: se donaron muebles que otros aliados solidarios limpiaron, la embajada alemana aportó la gran heladera, y entre voluntarios y los primeros jóvenes usuarios se limpió todo, se plantaron árboles en torno a la ermita,  se colocaron la cruz y la imagen de la Mater bendecida por el Papa Francisco, se llevó a uno de los jóvenes al hospital, se trajeran cama y ropa de otro joven que desalojaron, y en la panadería ya hacen chipas, panes y pizzas como los mejores profesionales, se escuchan historias que parten el corazón, se llora, abraza, consuela…

La segunda oportunidad… o la primera

Es lo que se vive también en la pastoral carcelaria. Vale compartir el testimonio de Javi Vera que hace poco acompañó al P. Pedro a la cárcel de menores para sacar fotos:

“Hoy realizamos fotos de bautismo, confirmación y primera comunión en el Centro Educativo Itaguá a chicos privados de su libertad. Con la pastoral penitenciaria. Muy emocionante y fuerte: lo llamaré el espacio de las segundas oportunidades, donde los chicos de a poco van encontrándose con Cristo, y de esta manera buscando ser incluidos en su momento en la sociedad. Hace poco escuché una expresión: “son pobres porque quieren”. Esto es una consecuencia de la corrupción reinante que no aporta a la educación, ni la de los padres ni la de ellos y por eso terminan así. Ojalá nuestro país se despierte de una vez por todas y deje de destruir tantas vidas. Ojalá haya más personas que no pierdan las esperanzas en las segundas oportunidades”.

El martes, el P. Pedro llevó a los tres jóvenes que ya están en la Casa a la Sta. Misa en el Santuario. Vestidos todos de blanco como monaguillos, tienen sus caras radiantes de alegría, solo superada por la alegría de la Mater al tenerlos en su casa…

La mamá de un chico que ya viene hace una semana a la Casa dijo: “noto el cambio en mi hijo y ahora mi corazón está más tranquilo”.

Estos jóvenes que están y estarán en la Casa “Madre de Tupãrenda” ya encontraron su segunda oportunidad y su segunda familia. Necesitan padrinos que ayuden a solventar los costos: unos 650 € por mes para cada uno. ¡Cada aporte ayuda! Y más que nada necesitan padrinos que se encarguen de rezar por ellos, en este momento y quizás para toda su vida. El autor de la carta arriba mencionada ya tiene su madrina. Los demás esperan: ¿a usted?

160820-casa-amdre-de-tuparenda-34

Navidad y la primera torta de cumpleaños

Hoy escuché algo que me partió el corazón, y a la vez me puso feliz y agradecido…, cuenta el P. Pedro Kühlcke y cita a uno de los jóvenes:

“Mis Navidades siempre fueron tristes y solitarias, salvo una. La Navidad más hermosa fue la de 2014, que pasé con ustedes acá en la cárcel. ¡Gracias a todos ustedes!! A veces no tenemos idea de cuántas semillas del Reino de Dios estamos plantando en esos corazones…”

El 18 de agosto celebraron el cumpleaños de uno de los tres jóvenes en la Casa Madre de Tupãrenda. Fue el primer festejo y torta en sus 17 años de vida.

160820-casa-amdre-de-tuparenda-10
La primera torta de cumpleaños

Si quiere ser padrino con oración: Ani Souberlich [email protected] o P. Pedro Kühlcke v[email protected]

Si quiere ayudar con su donación (cada aporte vale):

Cuenta en Paraguay:

Banco GNB
Cta Nro. 001-065259-003
BIC BGNBPYPX
Congregación Padres de Schoenstatt

Uso previsto: Casa Madre de Tuparenda

Cuenta en Europa

Schönstatt-Patres International e. V.
IBAN DE91 4006 0265 0003 1616 26
BIC/SWIFT GENODEM1DKM
Uso previsto: P. Pedro Kuehlcke, Casa Madre de Tuparenda

160820-casa-amdre-de-tuparenda-30

Etiquetas: , , , , , , , , ,