Publicado el 2016-08-20 In Misiones

Las misiones de la alegría

PARAGUAY, por Fabián Daniel López Cuevas •

Recuerdo que una vez el Papa Francisco dijo: “No sean nunca hombres o mujeres tristes: un cristiano jamás puede serlo. Nunca se dejen vencer por el desánimo. Nuestra alegría no es algo que nace de tener tantas cosas, sino de haber encontrado a una persona, Jesús; de saber que, con Él, nunca estamos solos, incluso en los momentos difíciles”. Me tocó encontrar a esta clase de cristianos alegres en estas misiones.

A las Misiones Católicas de Ciudad del Este, más conocidas por sus siglas “MCC”, me gusta llamarlas “Las misiones de la alegría”. Cualquiera que haya participado por lo menos una vez en ellas, ha experimentado la alegría de compartir con los hermanos, la alegría de compartir el Evangelio.

IMG_4513

Somos familia y se siente

Las MCC se realizan desde el 2011, y en este año 2016 ya cerraron el segundo ciclo, misionando por primera vez en Juan León Mallorquín, y en este ciclo en Santa Rita y Tavapý. A mí me tocó participar en 2013 y ahora en 2016, y puedo decir con total certeza que la felicidad que se siente allí es indescriptible.

Las MCC son misiones schoenstattianas, y lo mágico de todo esto es que los amigos que uno hace allá se convierten en familia. En Schoenstatt siempre decimos que todos somos una familia, y en estas misiones lo sentimos de verdad. Los que vamos desde Asunción, siempre encontramos un hogar que nos recibe, no un hospedaje – que lo encontraríamos en cualquier lado – pero un hogar con todas las letras sólo se lo encuentra en una familia.

IMG_3949

Es ver a Dios misericordioso en cada sonrisa, en cada niño, en cada persona

Roberto (Peixe) Berino, ahora asesor general de las MCC, cuenta: “Las MCC son algo único. Es ver a Dios misericordioso en cada sonrisa, en cada niño, en cada persona. Realmente es una de las mejores maneras de cultivar el espíritu, entregando todo tu corazón con total abnegación y sacrificio. Es un apostolado en el que se da mucho amor y cariño. Es un logro bastante importante haber culminado el segundo ciclo y llevar a nuestra querida Reina a tantas personas y hogares sedientos de su amor. Para mí es un sueño hecho realidad ver a tantos jóvenes ardiendo por el mismo ideal que nos une. Estas misiones nacieron hace seis años: éramos cuatro jóvenes que teníamos el anhelo de evangelizar el Este del país, e impulsados en ese entonces por las palabras del Papa Benedicto XVI, nos pusimos en marcha para realizar lo que hoy conocemos por MCC”.

Schoenstatt es misión, y por ello es que respondemos al pedido de la Mater de llevarla a donde Ella quiera ir. Nos hemos convertido en sus pies y en sus manos, para que con Ella, podamos llevar a su Hijo a todos los pueblos. Hoy tenemos dos pueblos con el segundo ciclo concluido y un tercero en camino; ¿quién sabe dónde estaremos y cuántos pueblos seremos más adelante? Lo cierto es que vamos de la mano de la Mater a encender corazones, pues somos una juventud con un corazón que arde por la misión.

¡Juventud viva, corazón ardiente!

dav

dav

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.