Publicado el 6. Abril 2016 In Obras de la misericordia, Proyectos

Hay que mirar bien cuántos están en la mesa, para que todos reciban su comida

ARGENTINA, por Maria Fischer •

“Hay que mirar bien cuantos están en la mesa, para que todos reciban su comida”. Mi pequeña amiga me mira con sus ojos grandes y una sonrisa irresistible, mientras pone la sopera en la mesa que comparto con ella y tres niños más. “Basta para todos”, me explica. “Porque siempre hay que pensar en todos”. Toma muy en serio la tarea asumida antes de bajar al comedor, la tarea de introducir a la “nueva”, a esta señora de Alemania que junto a Claudia Echenique, de Buenos Aires, están de visita en su Casa del Niño “María de Nazaret”, en Villa Ballester.

Bendecimos la mesa, comemos – es riquísimo – , y charlamos sobre lo que para ellos significa pasar el día en esta casa tan acogedora y con tantos detalles, que muestran no sólo la profesionalidad de Graciela Klobovs, directora de la Casa de Niño, y su equipo, sino el cariño que tienen a los niños.

Continuamos con las empanadas. Mi pequeña amiga me mira. Si, dijo, basta para todos. “Y son riquísimas”. El brillo en sus ojos es como el de una ama de casa en el banquete para el jefe de su marido que vino a comer, y recibe el “son riquísimas” del jefe.

Durante todo lo que queda de la visita, mi amiga no se separa de mí, me explica todo y me cuenta de su familia, de sus amigos en esta casa, de sus sueños…

160406-casa-del-nino-ballester-00

Creemos que cada niño debe tener acceso a las mismas oportunidades para desarrollarse

La Casa del Niño es un hogar diurno donde se acompaña diariamente a niños de 2 a 14 años, que viven en el barrio de emergencia 9 de Julio, lindante a la Casa, situada en Villa Ballester, en el Gran Buenos Aires. Ellos encuentran en este lugar, un verdadero hogar, donde hallan la oportunidad de salir de situaciones de marginalidad y violencia.

El proyecto nació en 1993, cuando un grupo del Movimiento Apostólico de Schoenstatt se propuso realizar un trabajo social en la zona. El Obispado de San Martín les cedió en comodato el lugar donde funciona la casa.

Trabajan con un cuerpo docente especializado en el método pedagógico Montessori. Los voluntarios que colaboran en la Casa del Niño están identificados con el proyecto y brindan todos sus conocimientos a los niños, ya sea en la actividad diaria, en el taller de computación, de manualidades o arte. Hay varios padres del barrio que colaboran en la Casa.
“Nuestro principal objetivo es que nuestros niños descubran y desarrollen sus capacidades manuales e intelectuales. Este descubrimiento los fortalece en su autovaloración, despierta sus sueños y anhelos y los anima a pensar en un futuro académico y/o laboral diferente y positivo para sus vidas”, explica Tita Rodríguez, de la Federación de Familias, presidente de la Casa del Niño.

“Son muchos los niños a quienes se les niega la oportunidad de desarrollar todo su potencial, ya sea porque su familia es pobre, o por vivir en un barrio marginal, tener una mala alimentación o hasta incluso por su apariencia. Creemos que cualquier niño debe tener acceso a las mismas oportunidades para desarrollarse y crecer en un ambiente armónico y feliz”, comenta Graciela Klobovs.

Actualmente, dos jóvenes alemanes, de Munich, por mediación del P. Hanz-Martin Samietz, asesor nacional de la Juventud Masculina de Schoenstatt de Alemania, están como voluntarios en la Casa del Niño. Para ellos, como para tantos otros jóvenes que estuvieron antes, es una experiencia que les cambia la vida.

Bajo el titulo En el lugar justo: Jóvenes alemanes solidarios C5N les hizo una entrevista

Los voluntarios alemanes se dedicaron, entre otras tareas, a un proyecto de carpintería. Hace poco pudieron ofrecer el primer banco hecho entre todos – un banco de madera, pintado de azul y a la “venta solidaria”. Lo que se recaude será destinado a la compra de materiales y herramientas para continuar con este proyecto, que da a los chicos la posibilidad de aprender las primeras nociones de un oficio tan hermoso como la carpintería.

La Juventud de Schoenstatt de Buenos Aires también colabora con trabajos solidarios en la Casa del Niño, como la pintura de la Casa.

160406-casa-del-nino-ballester-03

Sueños

Antes de la comida con los niños, Graciela Klobovs y Nazareth Rodríguez de Bella nos mostraron la casa. Recorrimos la cocina, las salas con su material de la pedagogía Montessori, el parque infantil, el comedor y después nos reunimos en una sala grande con los niños.

Vergüenza total cuando nos piden a una voluntaria alemana y a mí que cantemos el himno nacional de Alemania. Menos mal que se me ocurre pedirles a ellos que canten el de Argentina y declararlos ganadores de la “competencia”. Se ríen, cantan unas canciones más, y ya estamos en el clima óptimo para compartir sus historias, sus sueños, sus experiencias en esta casa.

“Nuestra visión es que cada niño, cada familia que se acerca a nuestra Casa, encuentre un hogar y pueda adquirir las herramientas necesarias para una vida más digna, una vida más justa, que puedan encontrar su propia originalidad y sentirse valiosos”, comenta Graciela. Si, se sienten en casa, queridos y se sienten valiosos. Se percibe y se comprueba.

160406-casa-del-nino-ballester-02

Un artículo en “La Nación”

Se siente también en la nota que el diario La Nación, de Buenos Aires, publicaba hace unas semanas y que ayudó mucho a darle visibilidad a todo lo que hacen por los más pequeños.

“La Asociación Civil Casa del Niño es un hogar de día que acompaña a aproximadamente 90 niños de 2 a 14 años y a sus familias, provenientes de barrios vulnerables del partido de San Martín. Su misión es que encuentren un verdadero hogar, donde puedan adquirir las herramientas necesarias para una vida más digna, sintiéndose valiosos.

Ante una demanda cada vez más creciente -a la que, por ahora, no puede dar respuesta-, el desafío de esta asociación es conseguir fondos para ampliar sus instalaciones y contratar más profesores.

Para cubrir parte de sus gastos, la casa cuenta con el aporte de donantes y lo recaudado en eventos a beneficio. Sin embargo, las necesidades son muchas y los fondos, insuficientes.

“Tenemos gran demanda de familias que quieren traer a sus hijos, pero por ahora no podemos recibir a más porque nos falta personal y espacio”, dice Graciela Klobovs, directora de la entidad. “Necesitamos el apoyo de padrinos para contratar maestras y profesores para los talleres; ampliar el lugar; sumar más salas, y hacer arreglos de cañerías y pisos, entre otros”, agrega.

LEER EL ARTICULO COMPLETO

160406-casa-del-nino-ballester-06

Ser parte

“Mis hijos pasaron toda su niñez en el hogar”, comenta una mamá. “Hermosas personas, los amo a todos los que me ayudaron, a los que me contuvieron, no tengo palabras para agradecer tanto amor, gracias…”

Tengo que despedirme de mi pequeña amiga y de sus compañeros. Cuántas veces, hace muchos años, pedimos donaciones para esta Casa, para estos niños, en el rezo del Rosario Iluminado en Alemania – esta forma hermosa de rezar el rosario, nacida aquí en Villa Ballester. Fue una manera de agradecer al lugar…

Busco en mi bolsillo del pantalón. Es poco pero es algo. Quiero ser parte de este proyecto, esta obra de misericordia a la sombra del Santuario de Villa Ballester.

CASA DEL NIÑO Maria de Nazareth –  schoenstatt org on Vimeo. Producción: Claudia Echenique, Buenos Aires.

?Para ser parte del Hogar de Niños Maria de Nazaret, puede aportar aquí: https://donaronline.org/casa-del-nino-maria-de-nazaret/los-chicos-de-la-casa-del-nino-maria-de-nazareth-te-necesitan

Casa del Niño Maria de Nazaret http://www.casadelninomaria.com.ar/

160406-casa-del-nino-ballester-10

Etiquetas: , , , , , , , , ,