Publicado el 23. Septiembre 2017 In Misiones

¡Buen viaje, Piero, y buena misión!

ITALIA, Gian Francesco Romano •

“No quiero imitar a nadie, quiero ser la mejor versión posible de Piero”. Si no es propiamente un ideal personal, es algo que está muy cercano. Quien lo ha pronunciado repetidamente en sus 12 meses de misión en Roma ha sido Piero Fiorio, un muchacho paraguayo de poco más de 20 años, pero ya capaz de dejar su sello en las personas que ha encontrado.

La misión dentro de la misión

Paraguayo, con sangre italiana en las venas, y el aspecto de un vikingo: ya esto bastaría para representar la singularidad de este misionero de muchos talentos y de indudables dotes de liderazgo. Piero ha llegado a Roma en setiembre de 2016, en el marco de la “Misión Roma”, el proyecto apostólico llevado adelante por la Juventud Masculina de Paraguay para ayudar a fundar en Roma la Juventud Masculina. En este contexto él ha tenido una “misión dentro de la  misión”: la de preparar el terreno al tercer grupo de misioneros, que vendría  – no sin dificultades  – en febrero de 2017.

Con la facilidad de un buen conocimiento previo del idioma y junto a sus compañeros de aventura y amigos Mauricio Talavera, Martín Candia, Juan Leucke y Rodrigo Sosa, Piero ha podido conocer por anticipado el desafío de la misión en la capital de Italia y así ayudar a la inserción de los nuevos misioneros que han llegado al inicio de 2017 (Luis Ramírez, Stefano Marazzi, Ricardo Villalba). En el transcurso de los meses de misión, se ha integrado “codo a codo” con los varios grupos que acompañan las actividades del Movimiento en Roma. Las primeras, las que tienen lugar en la Parroquia de los Santos Patronos confiada a los Padres de Schoenstatt: a través del deporte, con los niños y adolescentes del catecismo y de pos-confirmación; a través de la música, animando las misas parroquiales y las celebraciones en el Santuario; a través de la jovialidad y la disponibilidad, en la relación con todos.

Saludos…regalos

En vista de su partida, el martes 19 de setiembre, la familia romana de Schoenstatt le ha dedicado prácticamente una semana de saludos, aprovechando las numerosas citas semanales de los diferentes grupos: el miércoles 13, un saludo después del tradicional rosario de los miércoles en el Santuario “Cor Ecclesiae”; el jueves 14, parrillada con el grupo de la Juventud Masculina; el viernes 15, la fiesta con los chicos de la pos-confirmación; el domingo 17, después de la misa, el saludo general del grupo grande de jóvenes universitarios y trabajadores; y el lunes siguiente, de nuevo en el Santuario para el último saludo, con ocasión de la misa del mes del 18.

Saludos así no lo tienen ni siquiera las familias;  sin embargo, no es inusual para la familia romana de Schoenstatt, acostumbrada a testimoniar su afecto a todos los que se donan completamente y con celo.

Unidos en la Alianza

La misión de Piero en Roma ha finalizado, coronada por tantas satisfacciones; pero  su misión personal continúa para ser “la mejor versión posible” de sí mismo.

Prosiguen también “Misión Roma” y los varios grupos del Movimiento y de la parroquia, que no pueden otra cosa que agradecer a María por el regalo de todos los misioneros,  semillas que  ellos han lanzado.

Original: italiano, 21/9/2017. Traducción: Ana María Ghiggi, Santa Fe, Argentina/cmrs

¿Qué es Misión Roma?

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *