Santa Cruz do Sul

Publicado el 2021-09-14 In Vida en alianza

Un santuario no se negocia

BRASIL, Romeu Neumann, periodista. Publicado el 13 de septiembre de 2021 en el diario GAZ (gaz.com.br) •

Discúlpenme los que, movidos por sus propias razones, piensen diferente, pero no creo que el embrollo que rodea el traslado del santuario de Schoenstatt en Santa Cruz do Sul quede resuelto con la aprobación por parte del cabildo del proyecto que autoriza al Ejecutivo a indemnizar a la Sociedad Madre y Reina (nombre legal de las Hermanas de María de Schoenstatt) por las construcciones que se realizaron en el área (?) y que establece que el santuario permanezca intacto hasta que se construya uno nuevo. Fue el resultado que se pudo obtener, elaborado a partir de los esfuerzos del Ministerio Público, del Ejecutivo y Legislativo Municipales, de los líderes y devotos del Movimiento de Schoenstatt y de las hermanas de la congregación. —

Pero las cuestiones de este impacto, desde mi punto de vista, no se restringen a una ecuación jurídica y formal. Hay mucho más en juego que el patrimonio público. Es el sueño, el esfuerzo, la devoción de una comunidad entera lo que se está poniendo a prueba.

Por convicción, movidos por una poderosa energía que no busca beneficios personales

Pensemos ¿cómo sería nuestra Santa Cruz do Sul si, en la estela de las administraciones municipales que se sucedieron una tras otra, no se hubiesen agregado los valores comunitarios, el sentido de colectividad que mueve a las personas, gente sencilla, pero comprometida, que hace vibrar la vida en las comunidades? ¿Cuántas personas, anónimamente, ofrecen su mejor esfuerzo para solucionar las demandas de su vecindario, de su grupo, o que contemplan toda una población? Lo hacen por convicción, movidas por una poderosa energía que no busca beneficios personales, sino el bien de la comunidad.

Iglesias monumentales, centros comunitarios de enseñanza, hostelería y ocio, una red de apoyo a los más necesitados, la UCI Pediátrica, son solo algunos ejemplos del inmenso poder de movilización de nuestro pueblo. Personas que creen, que luchan, que aportan y dan porque confían. El resultado justificará todo el sacrificio. Esta es la motivación que impulsa al ejército anónimo de benefactores en esta comunidad.

Romaria 2018

Deja atrás solamente el cascarón de un sueño

Hasta que una decisión unilateral, intempestiva e irreversible, de personajes que no son ni fueron protagonistas de esa trama rompe las columnas que sustentaban este sueño.

Eso es esencialmente el santuario de Schoenstatt. El área donada por la autoridad municipal a las orillas de la carretera BR-471, dio a luz y cobijo al sueño de establecer un lugar de paz y conexión con la Madre Tres Veces Admirable. ¡Cuántas lágrimas de aflicción, de gratitud o simplemente de alabanza regaron este espacio sagrado a lo largo de décadas!

Hasta que una decisión unilateral, intempestiva e irreversible, de personajes que no son ni fueron protagonistas de esa trama rompió las columnas que sustentaban este sueño

La motivación – tan vaga como inconsistente – mueve a sospecha ante el monto de la indemnización (R$ 1,8 millones) que se pagará con recursos públicos que ingresarán a las arcas de la congregación.

Para ponerlo sencillo, la congregación no quiere quedarse en ese espacio ni quiere el santuario que la comunidad construyó, pero se apropia de lo más valioso que contiene: el altar, los muebles y la estatua del fundador, el P. José Kentenich. Deja atrás solamente el cascarón de un sueño.

Creo que debemos congratularnos por el resultado en los aspectos formales / legales en relación con el área (pública) y los activos fijos. Pero las heridas que hicieron sangrar el pacto de confianza que la comunidad (al menos gran parte de ella) tenía con la congregación tardarán en sanar.

Que se respete la voluntad de las partes involucradas

Pero hay todavía una oportunidad: que se respeten las voluntades de las partes involucradas.

  • La congregación decidió irse ya y quiere construir un nuevo santuario en el centro de la ciudad. Que así sea.
  • El Ayuntamiento está dispuesto a retomar la área ubicadas en las márgenes de la carretera BR-471 y pretende ocupar, mediante indemnización, las instalaciones ahí construidas para desarrollar un centro educativo.
  • Ni una ni otra de esas condiciones impide que el santuario se quede en su lugar, en manos de quienes lo construyeron: intacto, con el altar y todas las demás pertenencias que le dieron vida e identidad y con carácter definitivo.

Una asociación de devotos del Movimiento, comprometida con el ideario de Schoenstatt, tendría condiciones para organizar actividades, el acceso de los files y cuidar del área, con el apoyo espiritual de la Iglesia católica. Que este desgastante episodio no destruya uno de los más sagrados valores del pueblo de esta tierra. Pueblo que abraza causas y lucha por ellas con toda su energía. Porque confía, pero no acepta ser dejado atrás en el camino.

Romeu Neumann GAZ


Fuente (en portugués): https://www.gaz.com.br/um-santuario-nao-se-negocia/

Romeu Neumann: «Autorizo la traducción y publicación íntegra del artículo ‘Un santuario no se negocia’ por el sitio web Schonstatt.Org».

Original: portugués, 14.9.2021. Traducción: Eduardo Shelley, Monterrey, México.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

1 Responses

  1. MANUEL ALBERTO HUAPAYA MENDOZA dice:

    Una historia complicada que nos afecta como Familia de Schoenstatt y saca a la luz nuestra falencias y debilidades. Ojalá Dios y nuestra Mater ilumine las mentes y corazones para que se encuentren caminos de comunión y unidad. Tal vez sería bueno y conveniente preguntarnos si así podremos construir esa iglesia de las nuevas playas… Acompaño en oración este dificil momento….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *