vergüenza Etiqueta

¿Abusos sexuales – y ahora qué? Elmar Busse, Padre de Schoenstatt • “El enojo y la vergüenza que crece en mí por colegas que han destruido en minutos, algo que yo en muchas horas, durante muchos años, no he podido curar con los afectados, esto lo conozco desde hace 30 años, no sólo desde el caso Cox”.  –   P. Elmar Busse, nació en 1951 en Heiligenstadt, Alemania, fue ordenado sacerdote en 1980, es asesor de jóvenes y familias y desde hace algunos años, Director Espiritual en la Academia KatharinaLeer más
Abusos sexuales – ¿y ahora qué?, P. Pedro Kühlcke • El evangelio de hoy[1] nos presenta un contraste muy fuerte: Por un lado están Pedro y los otros apóstoles, que lo dejaron todo y le han seguido a Jesús – ellos recibieron la promesa del ciento por uno y la vida eterna. Por el otro lado está el “hombre rico”, sin nombre: prefirió sus bienes materiales antes que seguirlo a Jesús – se quedó solo con su tristeza. Un contraste parecido, quizás más fuerte todavía, lo vivimos en estos días: HoyLeer más
SEMANA SANTA CON EL PAPA FRANCISCO – ORACIÓN AL FINAL DEL VIA CRUCIS • Tras el Vía Crucis del Viernes Santo presidido por el Papa Francisco en el Coliseo de Roma, donde muchos de los primeros cristianos murieron martirizados, el Santo Padre rezó una larga y emotiva oración dirigida a Jesús “llena de vergüenza, arrepentimiento y esperanza” frente a los 20 mil asistentes. — Señor Jesús, nuestra mirada está dirigida a ti, llena de vergüenza, de arrepentimiento y de esperanza. Ante tu amor supremo, la vergüenza nos impregna por haberteLeer más
FRANCISCO EN ROMA • Al finalizar el Via Crucis del Viernes Santo en el Coliseo de Roma, lugar de martirio de los primeros cristianos, el Papa Francisco se dirigió a los presentes y rezó una extensa y sentida oración de desagravio por las ofensas de la humanidad y de la iglesia misma a Cristo en la cruz. A continuación, el texto completo de la oración: Oh Cristo, dejado solo y traicionado también por los tuyos. Oh Cristo, juzgado por los pecadores y condenado por los jefes. Oh Cristo, golpeado enLeer más