Publicado el 26. octubre 2019 In Temas - Opiniones

Protestas en Chile: ¿Donde está Schoenstatt en todo esto?

CHILE, Patricio Young •

Estamos en un momento crucial de nuestra historia nacional. Sin duda alguna, se nos ha movido el piso a todos. Hemos visto como las demandas surgen de todos lados y también con marcada solidaridad de jóvenes de los sectores altos, entrevistados por TV, que señalan que les duelen sus privilegios y por eso protestan. —

Parece hoy existir un gran consenso en que la causa está en la gran desigualdad social que hemos construido y que se manifiesta de muchas formas.

¿Pero bien, donde está Schoenstatt en todo esto? Decimos, por el 31 de mayo, estar preocupado por los vínculos; con Dios, con la naturaleza con la sociedad. El tema de los vínculos parece que lo centramos principalmente en el ámbito personal y muy poco en el social.

Digamos las cosas claras. Es necesario enfrentar nuestra realidad por cruda que sea. Pero ya no hay tiempo para eufemismos, palabras tranquilizadoras o simples evasiones.

¿Dónde estamos y que hacemos? 

Somos un movimiento clasista. Estamos mayoritariamente conformado por familias de los sectores medios altos, altos y súper altos. Fuera de Carrascal, nuestros Santuarios están ubicados en barrios altos. Nuestro padre solo podría estudiar en el Colegio Padre Kentenich de Puente Alto (barrio marginal), único totalmente gratuito. Hay uno que otro subvencionado, pero la gran mayoría son para sectores altos, aunque a algún padre no le guste (porque públicamente me lo cuestionó, pero no desmintió).

A pesar de los recursos de la familia, María Ayuda no vive en la bonanza, muy por el contrario, tiene que hacer milagros para sobrevivir.

Hace algunos años atrás, un miembro de más de 50 años en nuestra familia, conversando sobre la situación de las regiones de Santiago de nuestra Federación Apostólica de Familias, me decía que era difícil contar con miembros que pudieran dedicarse por mucho tiempo a la conducción, porque tenía un costo económico. Había que trabajar mucho para tener un ingreso promedio de 6 millones de pesos mensuales (u$s 8245 o € 7450 aproximadamente).

Después de esa conversación me vino una honda depresión. ¿Dónde está puesto nuestro corazón?

Colegio Padre Kentenich, Puente Alto

Mientras Schoenstatt no tenga una real apertura social como familia…

Mientras Schoenstatt no tenga una real apertura social como familia (no solo en la Campaña de la Virgen Peregrina o los Madrugadores), no estamos viendo la realidad en toda su dimensión. Hay un Chile que no conocemos y que no dialoga con nosotros al interior de la familia. Algunos solo lo vamos a visitar, por ejemplo, en la Misiones Familiares. Necesitamos trabajar por Santuarios en la Pintana, en la Chimba, en Valparaíso y ni uno más en barrios altos. Si ellos quieren hacerlo, que lo hagan en un sector popular, no al lado de su casa.

Es necesario incorporar a la familia al otro Chile. De lo contrario, seguiremos viviendo en una burbuja. Seguiremos siendo un Gueto que tanto detestaba nuestro padre.

Es aquí donde se debe mostrar nuestra solidaridad y la valoración de los vínculos en toda su dimensión. Esta es la hora en la que debemos enriquecer nuestra mirada y ayudar a construir una sociedad solidaria como quería nuestro padre.

El problema de Chile no es de otros, es también nuestro

Por mucho tiempo miramos los problemas de la Iglesia desde la vereda del frente. Hoy no lo podemos hacer con nuestro país. El problema de Chile no es de otros, es también nuestro.

¡Existe una gran oportunidad! Ayudar a construir una sociedad distinta, que valora todo lo avanzado, pero que redistribuye mejor su riqueza. Porque un país donde el 1% tiene el 33% de la riqueza, no es viable.

Esta dura realidad que estamos viviendo, nos exige una revisión profunda. No basta con rezar, por importante que sea, sino necesitamos ver en qué medida hemos sido parte del problema y cómo ayudamos a ser parte de la solución.

Es la hora de la verdad

Discúlpenme la franqueza y dureza, pero esta es la hora de la verdad. Si no despertamos ahora, Schoenstatt no tendrá ni un mañana, ni un pasado mañana.

¡Padre, desde lo alto ilumínanos como nunca! ¡Madre querida, es la hora de la fidelidad!


Patricio Young forma parte de la Federación de Familias de Schoenstatt. Es Asistente Social de la Universidad de Chile con un Magister en Ciencias del Desarrollo, con Mención en Sociología de las Comunicaciones. Se desempeña como consultor en Marketing y Comunicación.

Etiquetas: , , , , , , ,

28 Responses

  1. Reiteradamente he escuchado sobre el » Schoenstatt en salida » y » la mano en el pulso del tiempo y el oido en el corazón de Dios » Sin embargo siento , con dolor, que estamos desperdiciando un carisma de enorme riqueza y esto nos ha ido transformando en un movimiento autoreferencial.Me duele.
    Cristo es muy claro en esto cuando en Mt 9,13 dice claramente que prefiere elAMOR al culto
    Escribo desde Mar del Plata.Argentina

  2. Estimado.
    Por lo que leo, le invito a pinchar la burbuja desde la que opina. No tengo ninguno de los titulos que ostenta al final de su articulo. Y, sin embargo, considero mi experiencia de Schoenstatt muy honesta.
    Lo primero que quisiera ayudarle a ver, es que el Santuario de Nuevo Belén no está en Carrascal. Esta en la comuna de Quinta Normal. No soy madrugador, ni pariticipo de la campaña de la Virgen Peregrina. Vivo en Puente Alto, soy profesor.
    Mi experiencia con Schoenstatt ha sido simple, honesta. Facilitada por un grupo de seminaristas de Schoenstatt que vivieron cerca de mi casa. Siguen haciendolo hasta el dia de hoy en una experiencia de cercania con los pobres, como yo. Tambien son schoenstatt como usted, como yo, como los hermanos de alianza que viven alla arriba cerca del Manquehue.

    Solo quisiera invitarlo a que supere su misteriosa necesidad a la generalización. Hoy, todo lenguaje dialéctico apunta mas a la denuncia enrabiada que a la búsqueda de lo que Dios quiere de nosotros.
    Me encantaría un santuario en Puente Alto, lo soñamos varios. Pero me alegra que sigan naciendo lugares de visita a nuestra Madre, sea aqui o en otro lugar. No comparto su cerrazón a los santuarios en lugares acomodados. Todos necesitamos la cercania de la Madre.
    Por ultimo, lo invitaria a que no vuelva a despreciar el valor de la oración. Mi madre esta postrada… lo mejor que puede hacer y ofrecer por estos dias es rezar.

    Le deseo paz, menos rabia. Dios le bendiga

  3. Es verdad que Schönstatt tiene muchas acciones misioneras. Pero mi impresión, como schönstattiana de muchos años en el Movimiento, es que a veces nos falta verdadero espíritu de pobreza, en el sentido evangélico. Creo que no se puede salir a ayudar al prójimo si no se experimenta primero la propia carencia y limitación (que no es exclusiva ni necesariamente socioeconómica). Mientras nos sintamos los «perfectos» que van a ayudar al «pobrecito carenciado», como si el «pobre» fuera solamente el otro, VAMOS A SEGUIR REGANDO FUERA DE LA MACETA.
    Nora Pflüger Totti, La Plata, Argentina

  4. Buenas tardes Patricio, entiendo tu inquietud, y esta bien que hagamos un llamado cuando creemos que algo está, fallando.. Pero también tengo que decirte que para mi Schoenstatt son las personas que lo formamos, con nuestros defectos y virtudes, en cada Santuario hay gente que vale mucho! Que sí! sale de su burbuja y organiza reuniones con el objetivo de hacer mucho! Para mi.. el problema es en general, y en cómo llevamos nuestro apoyo y evangelizamos, en la propia Iglesia!.. Si uno entra en una misa en general, sólo ves personas mayores, y casi ningún niño, ni joven, Ya sé … Hay comunidades que si lo consiguen pero en general es así. Yo creo que la queja no debería ser para Schoenstatt, debería ser para todos los que se encuentren dormidos, pertenezcan a la comunidad que sea. Para los católicos!.. que solo «cumplen».. Pero repito no todos son así.
    .. Sería bueno, cuando uno pone una queja.. También dar una solución.. En mi Santuario, te puedo decir que la mayoría tienen muchas ganas de salir y dar a conocer a Schoenstatt al mundo, y ayudar fuera del mismo. Me encanta de Schoenstatt, la familia como participa, los niños y jóvenes implicados, las actividades «REALES».. que se hacen para crecer, avanzar y ayudar!..
    Para mi Schoenstatt es SAGRADO! creo que soy una privilegiada de pertenecer a esta comunidad, ya que lo que crezco aquí, no lo he conseguido en ningún otro sitio.
    Seguro se puede hacer mucho! Adelante!

    • Virginia mi análisis es más sociológico. Reconocer la realidad de un movimiento clasista es fundamental para partir . El tema no es que se salga al mundo, sino también que entre el mundo en todas sus realidades. Si no tenemos personas de todas las realidades sociales nuestra mirada es sesgada y en definitiva no seremos respuesta para la gestación del nuevo orden social.

      • Buenas tardes Patricio, sólo con ánimo de dialogar y fomentar la unidad, te comento que en tu análisis sociológico y en lo referente a salir y entrar en el mundo atendiendo su necesidades , si estoy totalmente de acuerdo contigo, sobretodo como dice un gran amigo de Schoenstatt ..que estamos viviendo «el Rugido de los tiempos», que el P. Kentenich decía que Dios escribe con «garras de león», y deja sus garras en la historia.
        Yo me plantearía (por eso respondí a tu mensaje) …»¿Qué podemos hacer y dónde está Schoenstatt en todo esto?
        Hay grandes injusticias sociales, contaminación ambiental, las migraciones forzadas, la pobreza…todo esto son «RUGIDOS» que no podemos ignorar..hay que despertar! pero no sólo en Schoenstatt, si no todos los que somos católicos .
        Hemos hecho una » Alianza de Amor con la Virgen» y no concibo como dices que si en Schoenstatt no reaccionamos …desaparecerá..porque conozco gente incluso de Chile que si escuchan » los signos de los tiempos», no podemos generalizar.
        Creo que debemos seguir avanzando y aportando soluciones para dar un buen ejemplo y seguir los pasos de nuestro Querido Padre Fundador.

    • Creo qué no es tanto lo qué yo crezco en Schoenstatt ( yo, mi consuelo ) ni las reuniones que organizo para pensar lo qué podemos hacer, pero lo qué doy de mi misma, de mi corazón, de mi vida para que crezca el otro. Otro igual a mi y no el «pobrecillo» hacia al cual bajo para hacer mi «caridad». Schoenstatt es mucho más qué eso Schoenstatt es un compromiso de amor para ayudar a que crezca el mundo y la Iglesia, saliendo de mi misma , autoeducada en lá Alianza de Amor.

  5. Siento con mucha fuerza Patricio, que fuiste la llama que prendió el fuego.
    Schoenstatt tiene la misión con que soñaba nuestro Fundador: ser los hombres nuevos para esa nueva comunidad.
    Será que los acontecimientos, que vivimos hoy en Chile, y tú reflexión la señal que necesitábamos para ponernos en marcha?
    La FPDP nos está hablando claro.
    Pensemos fuerte, propongamos, conversemos y realizemos ya.

  6. Estimado, Patricio buena columna, les dejo el enlace a  la platica del Padre Kentenich el 6 de noviembre del 1919 a la Federación Apostólica me pareció interesante.
    https://unsoloser.cl/2012/10/04/1919-noviembre-6/
    En cuanto a la ayuda a María Ayuda si quieren colaborar la Ayuda Fraterna en Viña del Mar de este mes esta dirigida a almohadas y frazadas que se necesitan para cuando los trasladen al hogar que están refaccionando, saludos.

  7. Quiero agradecer tantos comentarios. Todos enriquecen la reflexión. La idea es interpelarnos y reflexionar. No tengo claridad si esta situación se da igual en oros países pero de alguna manera nos llevará a hacernos preguntas.
    He vivido 54 años en Schoenstatt. Es para mí y mi familia, parte importante de nuestra vida. He estudiado mucho al padre y valoro su carisma. Por lo mismo, me preocupa que sea una respuesta para este tiempo. Porque si no lo somos, no tenemos mayor futuro.
    Una filialidad creadora y una alianza activa nos obliga hoy a enfrentar este gran desafío.

  8. Nuestro padre y fundador, el P. José Kentenich, vivió una infancia difícil, y para poder llegar a ser sacerdote -deseo que él expresó a su familia al hacer su primera comunión-, tuvo que ser internado por su madre en un orfanato, pues sólo de esa forma podía acceder a una mejor instrucción y educación.(Ella trabajaba sirviendo en casas particulares y le ofrecieron un trabajo en casa de una familia donde no podía vivir con su hijo). Catalina Kentenich nunca le abandonó ni dejó de atender a sus necesidades materiales, pero tuvo que desprenderse de él para que ambos tuvieran una vida digna. Su padre, Matías Koepp, ni siquiera le dio su apellido. En esas circunstancias, nuestro padre y fundador sólo podría haberse educado en un establecimiento que, además de solidario, tuviera una educación de buena calidad, pues el tiempo demostró que sus conocimientos, aptitudes y formación le fueron muy necesarias para fundar Schoenstatt. Los establecimientos educacionales schoenstattianos al menos intentan entregar esos conocimientos, aptitudes y formación cristiana, aunque económicamente no sean accesibles para todos.

  9. Me parece de una profundidad enorme la carta y creo que todos los schoenstatianos nos debemos hacer la misma pregunta, que estamos haciendo con nuestra AA?, no es solamente en Chile, soy argentina , y también nos pasa algo parecido, muchas gracias por hacernos reflexionar

  10. Desde Argentina celebro este artículo que interpela a todos los schoenstattianos. Conocemos y queremos mucho a Chile, de echo, con mi esposa elegimos hacer nuestra Alianza en el Santuario de Bustos junto a amigos chilenos. Coincido en que hay Santuarios en sectores donde vive clase media alta y alta, pero no puedo dejar de mencionar que el autor olvidó mencionar el Santuario de Bella Vista, el que eligió nuestro fundador, el cual no esta precisamente en una zona de clase alta. Y es allí creo, donde se respira el espíritu del Padre K. Ocurre lo mismo en Argentina, donde el Santuario Nacional de Florencio Varela, esta en una zona muy humilde del gran Buenos Aires. Aunque también hay muchos en zonas muy residenciales. Mi humilde opinión, es que no importa tanto la situación económica de los schoenstattianos, sino su compromiso con los mas humildes y su testimonio diario con los que menos tienen. Que la Madre nos ilumine a hacer de este movimiento lo que ella planeó.

  11. Que buena nota, gracias por compatirla! Menciona como primer punto el 31 de Mayo, creo que no sólo debemos recordar la importancia de los vínculos, sino también acabar hoy en día con la cultura masa y el mecanicismo que existe en todo y en todos. 31 de Mayo es nuestro Pentecostés, y como tal debemos salir hacia nuestra misión, afuera, con la gente, escuchándonos, saludándonos, mirándonos a los ojos.
    Se habla de tanta desigualdad en base a números y riquezas; la mayor pobreza es lo que nos hace cada día más inhumano e indiferente; lo hemos visto en todos estos días, personas de distintas religiones, personas sin fe, personas descontentas e incluso jóvenes asustados por una sociedad que ya no se habla; aun así, todos se unían para compartir un té, un café por la noche y conversar sin importar de dónde venían o cual era su postura frente a lo que sucedía.
    Nos falta mucho, como personas, como sociedad y como Schoenstattianos aún más; tenemos una Alianza que como nos decía el padre Kentenich, es una Alianza de Amor con todo y todos; dejemos de ponerle nombres, medallas y banderas a los apostolados y empecemos a entregar un servicio desinteresado que vaya escrito en una hojita que después se queme en silencio y sólo reluzcan los vínculos que quedan. Es mi humilde opinión..😌

  12. Gracias Patricio. Comparto totalmente tu reflexión y celebro que la hayas compartido y constatar que somos muchos los que queremos vivir con la cultura fe la AA la dimensión social del carisma de schoenstatt. Patricia Piñeyro de Mendoza. Primer curso de matrimonios de Argentina

  13. Muy de acuerdo Patricio, totalmente identificada con este pensamiento. Todo un desafío para estos tiempos.
    Cecilia, curso 23 FAFS

    • Gracias Patricio por tu reflexión. Comparto tus dichos y propósitos con el debido respeto al apostolado de todos los hermanos chilenos, el cuál no conozco. Solo agrego que caminemos juntos desde un Santuario «en salida» por una iglesia más inclusiva y fraterna haciendo vida nuestra Alianza de Amor.
      Héctor Pavía
      Liga Apostólica de Familias – La Plata – Argentina

  14. Excelente reflexión!! Totalmente identificada con este pensamiento. Un abrazo. María Cecilia, curso 23, FAFS

  15. Patricio.
    Como Federados de Schoenstatt y hermanos en la Alianza, agradecemos tus palabras, agradecemos tu honestidad que nos interpela en estos momentos cruciales, duros y tristes de nuestra Patria. Coincidimos plenamente con tu mirada.
    Un abrazo fraterno en la Mater.
    Claudio Urbina y Gloria Michell
    Curso 39. FAF.

  16. Sin lugar a dudas el malestar general en Chile es producto a políticas publicas no adecuadas. A modo de ejemplo, los altos impuestos que cuando se han justificado a través de la aplicación de estos a los «mas ricos», por ejemplo, el impuestos a las bebidas, o a las bencinas, como también las contribuciones, que al final del día terminamos pagando la clase media.
    En el caso de Schoensttat, hace tiempo que se encuentra mirando el ombligo, dentro del Santuario, y se sigue haciendo lo mismo para tratar de obtener el mismo resultado, cos que no resulta, pero eso ya lo sabemos. La pregunta ahora es que hago yo para aportar y vivir la fe de acuerdo al evangelio, y que hacemos nosotros….

  17. Patricio, hace tiempo que me hago la pregunta ¿donde está el carisma profético de Schoenstatt? Esta pregunta vale tanto para el momento que vivimos como país como para la Iglesia. Se lo pregunté a un sacerdote icónico de los padres y me dijo que él se preguntaba lo mismo. Quedé tan desolado que cambié de tema. Escribí al sitio schoenstatt vivo y no ha habido respuesta. Tu artículo me hace mucho sentido porque el tema social nunca estuvo ajeno al pensamiento del fundador. Él habló de un nuevo orden social, en Chile trabajamos el tema en la jornada de Montahue del 71 a propósito de la carta de la CECh de la época «Evangelio, política y socialismo» en la que el P. Hernán Alessandri tuvo mucho que ver. Rafael Mascayano aporta con una cita muy adecuada del P. Humberto. En este momento no tengo vínculos formales con el movimiento, sólo me une la AA, por lo mismo entiendo que no es suficiente con una oración sino que es necesario ir más allá. El amor a Dios se juega en el amor al prójimo. Los primeros cristianos lo entendieron así y dieron la vida por eso. Me da mucha pena cuando veo y escucho schoenstatianos que justifican en modelo que ha provocado tanta desigualdad y desencuentros entre los chilenos. Gracias por tu artículo. Un abrazo

    • Hola Roberto. Ese mismo modelo que criticas, por supuesto es perfectible, ha sacado a tanta gente de la pobreza, y que es motivo de envidia por todo el resto de los países de Latinoamérica … tanto así que mucha gente ha venido a vivir a Chile… por supuesto que hay razones para estar orgullosos. Pero sin ser complacientes. Hay un malestar real. Pero es ingenuo pensar que, porque se cambien las leyes o la constitución, por ejemplo, podremos preocuparnos mejor por el prójimo. Esto viene siempre de una conversión del corazón.

  18. Patricio, simplemente gracias, gracias por este tremendo aporte. Lo vengo diciendo hace muchos años. Schoenstatt es un enorme regalo, que gratuitamente hemos recibido, sin embargo, no hemos sido capaces de llevarlo a todo el mundo como lo hubiera querido nuestro padre fundador. Tenemos una gran deuda y hay que trabajar hoy. Nuevamente gracias y esperemos que se concreten tareas a corto plazo. Feliz participaría en ellas.
    Vicky Contreras Weglinski

  19. Estoy de acuerdo que deberíamos llevar a Schoenstatt a todo Chile, especialmente cerca de los más pobres, eso significa ir a trabajar con ellos, evangelizar, no basta con construir Santuarios, hay que conquistarlos con las comunidades que anhelen tener a la MTA instalada en el Santuario cerca de ellos.

  20. De verdad espero mirar mas abajo los pobres porque de verdad Shoenstatt parece esqueceran a juan de brasil pobre en su bicilheta

  21. Patricio, comparto lo que planteas, solo complementar que «todos» hemos sido «cómplices» de esta situación y «todos» debemos reflexionar seriamente y ponernos manos a la acción. Aporto con la siguiente cita del P. Humberto Anwandter, en su libro «El P. José Kentenich y el nuevo orden social»:
    «En la última Semana de Dirigentes, que nuestro Fundador predicó en Schoenstatt, en el año 1967, entre otras cosas, dijo lo siguiente a quienes estábamos presentes:
    Me parece que uno de los frutos que, como dirigentes de la Familia, debemos llevar desde aquí debería ser: Nos adherimos con ardor a Schoenstatt desde el punto de vista de que queremos construir un nuevo orden social. No es verdad que deseamos sentarnos en nuestro cuarto y rezar, ni que queramos encarnar en nuestras filas el benedictinismo y cultivar una vida silenciosa e interior…
    Ciertamente que esto también lo queremos, pero solamente con el el fin de llegar a ser, en última instancia conquistadores del mundo. Queremos realizar nuevamente la aventura de Colón: construir un mundo nuevo y colocarlo a los pies de Dios. Queremos participar en la gran misión que la Santísima Virgen tiene para el tiempo actual.» (p. 9)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *