Sinodo

Publicado el 2022-09-03 In Iglesia - Francisco - Movimientos, Sinodalidad

Un diálogo eclesial sin precedentes en la historia de la Iglesia

SÍNODO SOBRE SINODALIDAD •

«Estamos ante un diálogo eclesial sin precedentes en la historia de la Iglesia, no sólo por la cantidad de respuestas recibidas o el número de personas implicadas (algunos quieren basarse en los números -que sólo pueden ser aproximados- que podrán parecer limitados), sino también por la calidad de la participación. El proceso de escucha y discernimiento no fue ciertamente perfecto. Lo sabemos, pero también sabemos que intentamos ser cada vez más la imagen de la Iglesia sinodal, estamos aprendiendo de nuestros errores». Así lo afirmó el cardenal Jean-Claude Hollerich, Relator General de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, en la rueda de prensa de presentación de la Segunda Etapa del proceso sinodal: la Etapa Continental. —

Es un momento de alegría y de asombro. Las aportaciones recibidas hasta la fecha por la Secretaría General han sido numerosas. Hasta 107 Conferencias Episcopales (de 114) han enviado sus síntesis. Además, hemos recibido más de un millar de otras contribuciones, entre las que sin duda estará la suya.

Ahora un equipo de personas está comenzando el análisis de todo este material con el fin de preparar el Documento para la Etapa Continental (DTC): ¡un verdadero Documento de Discernimiento del Pueblo de Dios!

Como recuerda el cardenal Jean-Claude Hollerich, Relator General de este Sínodo, “A partir de todos estos datos, estoy convencido de que estamos ante un diálogo eclesial sin precedentes en la historia de la Iglesia, no sólo por la cantidad de respuestas recibidas o de personas implicadas, sino también por la calidad de la participación”.

Rueda de prensa

Un agradecimiento a todo el pueblo de Dios

Además de las 107 respuestas de las Conferencias Episcopales (de 114) recibidas hasta ahora por la Secretaría General del Sínodo y del millar de aportaciones de otras realidades eclesiásticas, las Iglesias Católicas Orientales, las Congregaciones Religiosas y los dicasterios vaticanos han enviado también una síntesis del proceso de escucha y discernimiento realizado en los últimos meses.

Por su parte, el cardenal Mario Grech, Secretario General del Sínodo, agradeciendo a «todo el pueblo de Dios» que ha participado en el proceso sinodal, se dirigió «a ustedes hoy y a todos los que nos siguen desde casa con un sentimiento de gratitud y mucha esperanza en el futuro de la Iglesia sinodal». Independientemente de los contenidos que se desprendan de la lectura de las síntesis, las experiencias escuchadas o vividas muestran una Iglesia viva, necesitada de autenticidad, de sanación y que anhela cada vez más ser una comunidad que celebra y anuncia la alegría del Evangelio, aprendiendo a caminar y discernir juntos». A continuación, el discurso del cardenal se detuvo en el principio de circularidad y de restitución a las Iglesias locales que caracteriza este proceso sinodal.

sínodo

La Etapa Continental

La Etapa Continental consiste en un tiempo de escucha y de discernimiento de todo el Pueblo de Dios y de todas las Iglesias locales sobre una base continental, que conduce a una serie de asambleas continentales (asambleas de todo el pueblo de Dios). Para captar mejor las peculiaridades de esta etapa continental, es importante alejarse de una visión meramente temporal y espacial (primero una etapa local, luego la etapa continental, la etapa
universal y finalmente la etapa de implantación local), y adoptar el enfoque dialógico existente entre la Iglesia Universal y la Iglesia Particular (las comunidades cristianas individuales de un territorio circunscrito, dirigidas por un obispo, y «en las cuales y desde las cuales subsiste la única Iglesia Católica» (CIC 328; Communionis Notio n.7 ) dentro de un único proceso que implica siempre, pero de forma diferenciada, a todo el Pueblo de Dios.

Para que nadie sufra por no sentirse acogido y escuchado

El camino sinodal sobre la sinodalidad, que entra ahora en su segunda fase, la continental, y que culminará en 2023 en la asamblea que se celebrará en el Vaticano, tiene un único objetivo: hacer que la Iglesia del mundo camine unida, sin exclusiones ni prejuicios, sino escuchando la voz de todos, para que «nadie sufra por no sentirse acogido y escuchado».

Un testimonio
Leyendo los informes y reflexionando sobre ellos, pensé en lo afortunado que soy como párroco de una parroquia llena de personas que aman tanto a la Iglesia que la abrazan, la afirman, la celebran y dan gracias a Dios por ella, pero que al mismo tiempo no tienen ningún miedo a criticarla, a desafiarla, a cuestionarla, a expresar su ira, su decepción y su frustración. El Evangelio nos dice que «con Dios todo es posible».

No puedo decir que lo mismo se aplique a la Iglesia. Debemos ser realistas en nuestras expectativas. Pero, ¿no es maravilloso que el Papa Francisco esté decidido a escuchar a toda la Iglesia y no sólo a la jerarquía? La idea es revolucionaria.

Que yo sepa, la Iglesia nunca ha emprendido un esfuerzo de este tipo y a esta escala, ni siquiera en los primeros tiempos, cuando el número de fieles era modesto. Y el Papa Francisco no sólo quiere escuchar a toda la Iglesia, sino que quiere que nosotros -que somos la Iglesia- nos escuchemos unos a otros.

Y eso es exactamente lo que ocurrió durante el proceso sinodal en nuestra parroquia. Y está claro que los que aceptaron la invitación y se reunieron para escucharse mutuamente en un diálogo respetuoso y orante se sorprendieron por lo que ocurrió, se alegraron por lo que ocurrió, cambiaron por lo que ocurrió. Creo que nuestra parroquia nunca podrá ser la misma, y estoy dispuesto a apostar que lo mismo ocurre con toda la Iglesia.

Fr. Michael G. Ryan (Seattle)

Sinodo sobre sinodalidad


Los aportes en la rueda de prensa ahora se pueden ver en video con subtítulos, o leer en varios idiomas

 

synod.va

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.