Publicado el 3. julio 2016 In Juntos por Europa

Los movimientos deben ser fuerzas plasmadoras de la cultura europea

JUNTOS POR EUROPA, comunicado de prensa 1º de julio •

“La Europa de hoy” fue el título del segundo día del Congreso de la red ecuménica “Juntos por Europa” en Munich.

Michael Hochschild, director de investigación y profesor de pensamiento postmoderno en el TimeLab en París, explicó la importancia socio-política de los movimientos y comunidades espirituales en Europa.

“Ustedes son la respuesta a la cuestión de si la esperanza tiene futuro, ya que mostraron hoy cómo mañana podría ser todo diferente. Estamos en una profunda crisis del sistema de la sociedad moderna. El sistema social ya no funciona. Ustedes como movimientos crean la confianza necesaria en el futuro. Para ello incluso tendrán más que entenderse y mostrarse como fuerzas formadoras de cultura, deberán convertirse en movimientos sociales».

En tiempos de desconcierto y falta de perspectivas, las comunidades como las que participaron en “Juntos por Europa” ofrecen comprometerse en ser modelos alternativos de vida.

También sobre el tema de la reconciliación, el Prof. Hochschild ve a los movimientos espirituales como una fuerza importante en la base de las Iglesias: «La cooperación de los movimientos espirituales y sus Iglesias es crucial: Sólo una Iglesia reconciliada puede hacer una contribución creíble a la reconciliación. Allí donde es reconocido su poder estructurante-cultural, se clarifica que existe un mañana, una alternativa a la crisis actual.

20160701_115102_1425MfE_FrPlenum1_FotoHaaf

Herbert Lauenroth, investigador cultural en el Centro Ecuménico de la vida en Ottmaring (Augsburgo), indicó que la situación actual en Europa es una reacción de miedo e inseguridad debido a una sensación de opresión existencial. Pero al mismo tiempo se encuentra precisamente ante un desafío: «solo el miedo al futuro puede ser lo que nos obligue a hacer todo lo posible para que el futuro sea mejor». El miedo puede convertirse en una experiencia de aprendizaje: «Se trata de tomar a los desconocidos, extraños y marginados como un espacio donde se aprende la fe. «Será posible abordar los abismos con los que lidia la sociedad actualmente, reorientándolos nuevamente hacia las fuentes de la fe. Se necesita un «propulsor en el sentido de un nuevo enfoque en el contenido de la fe, Dios libera del miedo y eso crea la base para una nueva y necesaria cultura de la confianza en Europa”.

Original: alemán. Traducción: María Dolores Fernández Lapuente, Salzburgo, Austria. Colaboración: aat, Argentina

Etiquetas: , , , , , ,