Publicado el 10. mayo 2019 In Misiones

El más débil, el más vulnerable o el más necesitado puede enseñarte que en la vida no hay problema que pueda contra vos

PARAGUAY, Fabio David Velázquez Matto •

Como cada año, cientos de jóvenes de Paraguay en Semana Santa salieron a las Misiones Universitarias Católicas, misionando en 14 pueblos. Uno de los participantes cuenta lo que a él han significado las Misiones a lo largo de 12 años.—

Las Misiones Universitarias Católicas en mi vida marcaron un antes y un después, ya que se convirtieron en mi escuela de vida en estos largos 12 años. No termina de sorprenderme lo mucho que crecimos, comencé a misionar cuando éramos apenas 4 pueblos y un poco más de 60 locos en cada pueblo. Unos locos dispuestos a cambiar una semana santa con nuestra familia, por una semana donde desconocidos se convirtieron hoy en familia, en hermanos de comunidad y grandes amigos.

«El misionero termina siendo misionado»

Las misiones me regalaron demasiado, conocí a las MUC en el 2008, en un momento de vacío espiritual, justo cuando creía estar en un pozo del que no podía salir. Sin embargo Dios con sus obras y su tiempo perfecto, me regaló a este pedazo de cielo que son las MUC, pues misionar se convirtió en mi cable a tierra y me mostro que el más débil, el más vulnerable, el más necesitado, puede enseñarte que en la vida no hay problema que pueda contra vos, si encaras con actitud, oración y fe, todo lo malo que la vida te presente. Todas estas personas que he conocido a lo largo de las misiones, me enseñaron eso, que haya la dificultad que haya en tu vida, la oración es la única salida a tus problemas. Es ahí donde encuentro sentido a la frase que tanto escuché en todo este tiempo: «El misionero termina siendo misionado». Porque es así,  vos terminas siendo un alumno de vida de las personas que visitas, porque aprendes de ellos el amor a la familia, el valor del trabajo, la perseverancia en tiempos difíciles y su fe intacta ante cualquier situación. Para el paraguayo “Oí poramba siempre” (todo está bien siempre) aunque este sumido en problemas, esa es la actitud que los empuja hacia adelante y uno de los valores que más admiro.

Un puerto seguro cuando tu fe tambalea

Las MUC para mí, significa más que una semana santa diferente donde convivís con una familia misionera y la gente del pueblo por toda una semana. Las misiones se convierten en un puerto seguro cuando tu fe tambalea, se convierten en un grupo de amigos que son familia a lo largo de los años, amigos que te motivan a seguir y no decaer, se convierten en un lugar de gracia donde las bendiciones son una realidad, se convierten en un estilo de vida del que difícilmente uno se puede despegar. La misión es amor, es fidelidad, es entrega, es servicio, es darse a los demás, es hacerse instrumento y llevar la luz de Cristo donde Él nos mande a servir. La misión es hacerse pequeño y admitir que uno no es digno pero aún así Dios y nuestra Mater nos aceptan, nos acogen y nos esperan!

Las MUC a lo largo de estos 12 años de misión solamente pudo darme lo mejor de mi vida, una comunidad en Cristo y Maria, con quienes puedo seguir caminando, siendo instrumentos en los lugares que ellos elijan.

Gracias Misiones Universitarias Católicas por enseñarme que «Puedo serte fiel en la misión, si voy con los hermanos que me das».

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *