Publicado el 18. diciembre 2018 In Misiones

Misión de adviento en Familia de Resistencia

ARGENTINA, Belkys y Sebastián Cajide

El sábado 8 de diciembre, conmemorando la festividad de la Inmaculada Concepción de María, realizamos en la ciudad de Resistencia, provincia del Chaco, la primera misión de Adviento, que estuvo organizada por las misiones familiares y acompañada por toda la gran Familia de Schoenstatt.

Contamos con la participación y colaboración de las distintas ramas que conforman el Movimiento, siendo una experiencia de comunión y fraternidad vivida a través del servicio a los más necesitados.

Fuimos 90 misioneros los que salimos al encuentro, visitando a nuestros hermanos, los vecinos del barrio Villa Chica. Allí nos hemos congregado para conquistar nuestro anhelado santuario.

En salida

La jornada comenzó a las 8.30 h con una oración de inicio y la meditación de la palabra. A continuación nos dirigimos en procesión a la parroquia de la Virgen Itatí para celebrar misa, donde el párroco nos envió con una bendición especial a toda la comunidad misionera.

A eso de las 10.00 h nos dividimos en grupos misioneros y nos dirigimos a distintos puntos de la zona, mientras otro grupo de misioneros se quedaron en la capilla del terruño, acompañándonos espiritualmente en adoración eucarística durante toda la jornada de misión.

Queremos crecer en la conciencia misionera y espíritu de servicio

Al regresar se compartió un almuerzo y trabajamos por grupos misioneros reflexionando lo vivido.

Es la primera de las futuras misiones que queremos realizar en Familia, recorriendo con la imagen peregrina los hogares donde se instalará el futuro santuario, porque queremos crecer en la conciencia misionera y el espíritu de servicio, poniéndonos a disposición de la comunidad parroquial y escuchar las voces del barrio para dar respuestas materiales, pedagógicas y espirituales.

Nos impulsa la corriente de conquista del santuario y deseamos ardientemente que la Santísima Virgen, junto a su Hijo, llegue a más hogares, a más corazones y que nuestro futuro santuario sea hogar para todos, asemejándose fielmente al pesebre de Belén, allí donde el niñito Dios nos espera en los brazos de María.

“Fue mi primera experiencia en una misión”, comenta Griselda Pereyra, corresponsal de Schoenstatt.org en Resistencia. “Un desafío conquistar y llevar a María a esos hogares humildes, que necesitan de tanto afecto.”

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *