Publicado el 22. septiembre 2015 In Campaña

«José, toma al Niño y a su Madre»…y llévalos a Cuba

CUBA/ARGENTINA, por Mercedes MacDonough y Maria Fischer •

El Santo Padre ha llegado a Cuba y, al mismo tiempo, 10 Peregrinas.

“¿Necesitan más peregrinas?”, surgió espontáneamente la pregunta al final de conversar con el P. Egon M. Zillekens sobre la fundación de la Federación de Sacerdotes en Cuba, en compañía de la Peregrina…aquella del Santuario Original. Los jóvenes chilenos de la Misión Cuba llevaron cinco. El P. Egon transmitió la oferta de regalarles algunas Peregrinas más a los tres sacerdotes misioneros, y la respuesta del P. José Gabriel muestra que las semillas sembradas realmente cayeron en tierra misionera fértil: “Unas veinticinco para comenzar…”. Esto fue en julio.

El envío se preparó con empeño y alegría en Buenos Aires, Argentina. Pero quedó pendiente una cuestión: ¿cómo hacerles llegar las imágenes a Cuba? Por correo es algo difícil, por la situación en el país. ¿Por la Nunciatura? Con alguien que viaje, pero, ¿quién, cuándo? Y justo en el momento de pensar y rezar por una solución en el equipo de Schoenstatt.org, llega otro artículo sobre la gran estatua de San José que será enviada desde Buenos Aires a Cuba, a la catedral de La Habana. ¿Podrá ser que San José haya escuchado una vez más el pedido del ángel: «José, toma al niño y a su Madre»?

Se hicieron llamados, se intercambiaron mails, hasta que quedó claro: Jorge Langlois – el schoenstattiano que donaba la estatua de San José – lleva diez Peregrinas con el material incluido en cada una, ¡viajan con San José! El P. José Gabriel contestaba encantado: «¡Su idea de enviar las peregrinas a través de las tres personas de Schoenstatt es genial! Cuando ellos estén en la Habana sería bueno que las dejaran en la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba a nombre de Mons. Juan García, aclarando en la línea del destinatario que es para el Movimiento de Schoenstatt en Camagüey.

Enviados con material de formación para los misioneros

«También van para ustedes tres – me refiero a los sacerdotes que residen allí – libros, novenas, una hoja en la que explicamos la misión y una carta para cada uno. Las peregrinas que faltan mandar serán enviadas solamente con lo que acompaña a la Mater cuando visita cada misionado», escribió Mercedes. La novena a João Pozzobon, escrita por el P. Esteban Uriburu; la novena a la Madre tres veces Admirable; la novena al Padre Kentenich, «Schoenstatt, ¿Qué es?»; una biografía de João Pozzobon; estampitas de la Mater; y por supuesto, el libro con el mensaje del Papa Francisco al Movimiento de Schoenstatt, acompañan las peregrinas junto con el aviso de buscar material y, especialmente, experiencias enriquecedoras en Schoenstatt.org.

Pero hay algo más…

Bendecidas en el Santuario y vinculadas a la Peregrina del Padre

En varias oportunidades, Mercedes MacDonough hizo bendecir las peregrinas en el Santuario del Centro en Buenos Aires, las últimas diez, el 10 de septiembre, aniversario de la fundación de la Campaña.

Y algo más aún: la Peregrina del Padre – aquella Peregrina que Don João obsequió al Padre Kentenich en 1968, y que normalmente está en la habitación del Padre Kentenich en la Casa Marienau – casa de la cual el P. Egon Zillekens es rector – en estas semanas aún está en Buenos Aires, concretamente, en casa de Mercedes: cada Peregrina que sale hacia Cuba, es tocada en la Peregrina del Padre. Transmisión de gracias, de la bendición del Padre Kentenich a la Campaña y sus misioneros.

Fue el P. Egon quien escuchó el pedido de una misionera de Buenos Aires de «prolongar» el tiempo de peregrinación por Argentina. Gracias a esta generosidad, la Campaña de Cuba ahora participará de modo especial de la bendición del Padre y de Don João.

«Que Dios los bendiga y, gracias a ustedes,» – escribe el P. José Gabriel – “creo que por María muchas personas en Camagüey podrán llegar a Cristo.»

la foto 2

Etiquetas: , , , , , ,