Publicado el 2020-04-01 In Alianza de Amor Solidaria en tiempos de Coronavirus

“Yo soy el que soy”

DELIBERACIONES Y ACTUACIONES CONCRETAS EN TIEMPOS DEL CORONAVIRUS, por el P. Elmar Busse •

El Rhein-Zeitung informaba esta semana sobre ello. Hoy, quinto domingo de Cuaresma ha vuelto a hacerlo. Porque caminar por las calles sólo o de dos en dos está permitido en Alemania. En camino, de dos en dos, en Dernbach, su lugar de trabajo: el padre Busse, padre de Schoenstatt. Realmente iban tres: con Jesucristo en la custodia. Ha escrito para schoenstatt.org porqué lo hace y qué significa para él. —

Cuando Dios reveló su nombre a Moisés, junto a la zarza ardiente: “yo soy el que soy”, comenzó un nuevo capítulo de la historia de salvación, de la historia de alianza de Dios con los hombres. Podemos leerlo en el libro del Éxodo 3,14. El encuentro entre Dios y Moisés junto a la zarza ardiente proporcionó a judíos y cristianos nueva esperanza y cobijamiento, precisamente en tiempos caracterizados por el ocultamiento de Dios o la oscuridad de Dios y los incitó a buscar con más intensidad a ese Dios escondido.

Naturalmente hubo en esos tiempos personas que no pudieron soportar el vacío de Dios y se consolaron con realidades creativas y sensuales, que por lo menos llenaban este vacío. Esto empieza con el baile ante el becerro de oro (Éxodo, 32) y se puede observar hoy por el bombardeo con telenovelas y, en el peor de los casos, con el consumo de drogas.

El conocido futurólogo e investigador de tendencias vienés Matthias Horx nos invita a un interesante experimento mental en relación con la crisis del corona-virus, que él llama «REnóstico» (en contraste con el «PROnóstico» con el que estamos familiarizados). Nos catapultamos hacia el futuro y miramos hacia atrás hasta hoy. En una observación retrospectiva hacia la crisis del corona, ¿qué podría sorprendernos a finales de 2020?

¿De qué nos sorprenderemos?

“Mirando hacia atrás ¿De qué nos sorprenderemos?

Nos sorprenderá que los sacrificios sociales que tuvimos que hacer, rara vez condujeron al aislamiento. Por el contrario. Después de una conmoción inicial, muchos de ellos incluso se sintieron aliviados de que las muchas carreras, conversaciones y comunicaciones en varios canales se detuvieran de repente. La renuncia no necesariamente significa pérdida, sino que incluso puede abrir nuevas posibilidades. Algunos ya lo han experimentado, por ejemplo, quien probó a ayunar a intervalos, volvió a disfrutar del sabor de la comida.

Paradójicamente, la distancia física que el virus forzó también creó una nueva cercanía. Conocimos a personas que nunca hubiéramos conocido de otra manera. Contactamos con viejos amigos con más frecuencia, fortaleciendo los lazos que se habían roto o aflojado. Las familias, los vecinos, los amigos se acercaron y, a veces, incluso resolvieron conflictos ocultos.

La cortesía social que antes extrañábamos aumentó…

Al mismo tiempo, las costumbres culturales aparentemente obsoletas experimentaron un renacimiento. De repente no encontramos la respuesta del contestador automático cuando llamábamos, sino a personas reales. El virus generó una nueva cultura de largas llamadas telefónicas sin una segunda pantalla. Los mensajes mismos de repente tomaron un nuevo significado. Realmente empezamos a comunicarnos de nuevo. Ya no se permitía a nadie zafarse. No se daba largas a nadie. Esto creó una nueva cultura de accesibilidad, de cortesía.

Personas que nunca llegaron a descansar debido al ajetreo, incluidos jóvenes, de repente salieron a caminar (una palabra que anteriormente era una palabra extranjera). Leer libros de repente se convirtió en culto.

Los “realitys” de repente parecían incómodos. Toda la tele-basura, la basura infinita del alma que había fluido a través de todos los canales, no desapareció por completo. Pero perdió rápidamente valor.

¿Alguien puede recordar los debates políticos? El número infinito de guerras culturales … ¿de qué se trataba?

Las crisis funcionan principalmente al disolver viejos fenómenos, haciéndolos superfluos …

El cinismo, esta forma desenvuelta de mantener al mundo alejado por la devaluación del amor, fue repentinamente apartado.La exageración del miedo y la histeria en los medios fue limitándose después de un breve primer brote”. [1]

Les invito a leer el texto completo. Sólo quiero retomar el impulso de que desde una distancia futura podemos superar el enfoque de la crisis actual. El peligro de maniobrar en un trance problemático se reduce drásticamente con este experimento mental.

¿Cómo lidiamos ahora la situación?

Sin embargo, la pregunta sigue siendo: ¿cómo lidiamos ahora la situación? Viktor Frankl nos ha hecho conscientes de que somos seres buscadores de significado. El hombre puede enfermarse por la falta de sentido. La logoterapia que desarrolló (del griego logo = la palabra, el sentido) comienza allí. El terapeuta acompaña al buscador de sentido, de modo que pueda dar sentido a una situación desesperante, que a primera vista no lo tiene; un sentido que no es necesariamente comprensible para otros, pero que es coherente para la persona interesada y, por lo tanto, es reconfortante, alentador y da paz.

No establecer interpretaciones demasiado simples

Me encuentro con otra interpretación de vez en cuando: la pandemia como castigo de Dios. Recuerdo una conversación con un colega protestante que una vez dijo: «Dios recompensa a los buenos y castiga a los malos». Desafortunadamente, no es tan fácil. Ya en el Salmo 73 sentimos la necesidad de fe del orante, porque ve que a los malos les está yendo muy bien y a los buenos a menudo mal. Especialmente en el libro de meditación Job está la cuestión del sufrimiento inocente en todas las direcciones. Los «consoladores» que llegan a Job, sólo hacen que su sufrimiento sea aún mayor, porque suponen que debe haber hecho algo malo si el destino lo golpea una y otra vez. Al final del libro, Dios le deja claro a Job que los consoladores no entienden la forma en que Dios trata a las personas.

También en el evangelio del cuarto domingo de Cuaresma, podemos reconstruir la visión simple del mundo a partir de las preguntas de los discípulos a Jesús. Dice así: en el camino, Jesús vio a un hombre que había estado ciego desde su nacimiento. Entonces sus discípulos le preguntaron: Rabí, ¿quién pecó? ¿él mismo? ¿o pecaron sus padres para que naciera ciego? Jesús respondió: «Ni él ni sus padres pecaron, pero la obra de Dios debe ser revelada en él» (Jn 9, 1-3). El resultado es que el comportamiento destructivo causa destrucción, pero no un castigo adicional. Quien siembra odio cosechará guerra. Por lo tanto, debemos ser cuidadosos y reacios a adoptar esta interpretación demasiado simple para poder clasificar nuestra situación.

Es la hora del santuario hogar

Y, sin embargo, la pregunta sigue siendo: ¿Cómo reaccionamos ante la crisis del coronavirus? Por supuesto, funcionalmente tomamos en cuenta todas las instrucciones de los virólogos y lo que se debe y no se debe hacer, según prescriben las personas políticamente responsables después de una cuidadosa consideración y evaluación de la población. ¿Pero más allá de eso? ¿Cómo podemos reaccionar a eso mental y espiritualmente como cristianos creyentes?

Es la hora del santuario hogar.

La costumbre de vivir con un santuario hogar ha promovido la piedad en muchas familias en todo el mundo, unidas por una cercanía interior anímica y espiritual.

Por lo tanto, estoy de acuerdo con la profesora de Dogmática de Erfurt, Julia Knop, cuando escribe:

“En este momento, las personas están encontrando nuevas formas creativas e independientes de oración y solidaridad que las conectan entre sí y con Dios. Miembros de diferentes confesiones y religiones articulan sus vidas ante Dios en pensamientos, palabras y obras. Le achacan la inseguridad, la soledad, los muertos. Con la vela en la ventana, la oración o la liturgia en casa, surge otra forma, “desinstitucionalizada” y ecuménica de ser cristiano e Iglesia o simplemente una persona que cree en Dios». [2]

Con respecto a los dos conceptos de la profesora Knop «desinstitucionalizado» y «ecuménico”, se me ocurre que, en una reunión de la red ecuménica de movimientos espirituales, que está en marcha desde 1998, bajo la etiqueta «Juntos por Europa», un representante de una Iglesia libre dijo: «¡Ustedes, los schoenstattianos, son mucho más Iglesia libre en su corazón de lo que se atreven a admitir!» Esto fue precedido por el testimonio de una pareja de cómo viven en familia con el santuario hogar en casa.

Además de las costumbres típicas del santuario hogar dentro del Movimiento de Schoenstatt, me gustaría señalar un ejemplo histórico:

Blaise Pascal tuvo su más intensa experiencia de Dios de aproximadamente dos horas en su casa el 23 de noviembre de 1654, por la noche. Por supuesto, también fue un practicante fiel y un apasionado de la celebración de la Eucaristía. Pero recibió el regalo especial en casa. Inmediatamente después, usó palabras clave para registrar sus pensamientos y sentimientos en un pergamino, que cosió repetidamente entre el forro y la entretela de sus chaquetas para poder llevarlo cerca de su corazón.

Con todo el aprecio por la celebración eucarística, no puede haber una fijación sacramental.

En Japón, el cristianismo ha sobrevivido durante 250 años simplemente a través del bautismo, el sacramento del matrimonio, la oración, el amor al prójimo y la disposición al martirio. Desde la crucifixión de los cristianos en Nagasaki el 5 de febrero de 1597, la expulsión de todos los misioneros en 1614 hasta el redescubrimiento de los «cristianos ocultos» en Japón el 17 de marzo de 1865, los creyentes japoneses sufrieron. En el calendario litúrgico japonés, el 17 de marzo se celebra como el día de la memoria de Nuestra Señora del Encuentro con los fieles japoneses. Dios es muy creativo para encontrarnos y hacernos experimentar su cercanía. ¡Démosle a Él la oportunidad de encontrarnos de una manera inusual!

La vida de la Iglesia continúa, ¡y cómo!

Por lo tanto, encuentro que el titular «La vida de la Iglesia se paraliza» [3] es simplemente superficial

Esta percepción selectiva pasa por alto las muchas e intensas oraciones de creyentes individuales o de familias; pasa por alto la práctica del amor al prójimo de muchos cristianos, comprometidos en instalaciones sanitarias, comercios y otros lugares.

Las reuniones para liturgias y conferencias se tuvieron que anular, es cierto. Pero esto no detiene la vida de la Iglesia.

El término «misas kamikaze» me parece igualmente cuestionable [4]. Desde hace algunos años, el término «conductor kamikaze» de la radio de tráfico ha sido reemplazado por el término «conductor en sentido contrario». ¿Se debe hablar de «misas sustitutivas o misas vicarias» en lugar de «misas kamikaze»? La idea de sustituto o vicario ha jugado un papel importante desde que fui entrenado como monaguillo a principios de la década de 1960. Los monaguillos éramos los representantes de la feligresía en el altar. Esto no ha cambiado con la ordenación de diáconos y sacerdotes. Según la comprensión católica del sacramento, la ordenación sacerdotal da la oportunidad de actuar “en persona” de Cristo. De lo contrario, no podría decir en las palabras de la consagración: «Este es mi cuerpo». Tendría que decir: «Este es el cuerpo de Cristo». Pero esto no significaba que la tarea de sustituto o vicario se haya extinguido. En la segunda oración, el sacerdote reza: «Te damos gracias, Señor, porque nos has llamado a servirte».

En nuestra situación actual, es útil echar un vistazo a santa Teresa de Lisieux. ¿Cómo pudo ella, que nunca abandonó el convento, tras entrar en el monasterio del Carmelo de Lisieux, convertirse en la patrona universal de las misiones?

En sus escritos autobiográficos ella medita: “Mi vocación es el amor… Sí, encontré mi lugar en la Iglesia y tú me diste este lugar, Dios mío. . . En el corazón de la Iglesia, mi madre, seré amor … De esta manera seré todo … ¡así es como mi sueño se hará realidad! … »

Conocemos el eslogan «piensa globalmente, actúa localmente». Teresa de Lisieux vivió una modificación cristiana de este eslogan. Espiritualmente y anímicamente tenía este amplio horizonte, este anhelo ilimitado. Al mismo tiempo, ella conocía su lugar querido por Dios, tras los muros del monasterio. Teresa nos ha abierto un camino que también es posible para nosotros en la delimitación actual. Sólo externa y formalmente surge el espectro de la salvación individual, del cual advierten algunos teólogos. Si nos esforzamos por expandir el horizonte teresiano, el acto de equilibrio entre rezar en la celda silenciosa y poner ante Dios la necesidad del mundo entero no es una misión imposible.

Entonces Jesús viene a la gente

Si los fieles no pueden ir a la iglesia para la misa, Jesús viene a ellos en forma de Eucaristía. Caminé por las calles de Dernbach con la hermana Bárbara durante una hora el último domingo, para bendecir a los transeúntes, si así lo deseaban; También conocimos a «mi» bautizado Ben (25 de enero de 2020) con sus padres; Nos enteramos de un cumpleaños en la casa vecina y bendijimos al que cumplía años. Fue un gran placer, especialmente porque los nietos no podían asistir a la celebración.

“Yo soy el que soy” – así se revela el Señor a Moisés junto a la zarza ardiente. Permitir que la omnipresencia de Dios se experimente sensiblemente en la Eucaristía; esto es un signo de esperanza y consuelo.

Tas las maravillosas experiencias del domingo pasado, he vuelto a Dernbach el 25 de marzo para bendecir con la custodia. Esta vez la hermana Lizzy estuvo conmigo. Un hombre que acababa de llegar en automóvil nos pidió que fuéramos a su casa, para visitar a su madre enferma, que no puede salir de la casa debido a problemas en la columna vertebral. Ella sintió que recibía un regalo especial.

El domingo 29 de marzo, salí nuevamente por Dernbach con la hermana Lizzy, rezando el rosario de la Misericordia. Esta vez conocimos a un niño que cumplía cinco años; estaba con su hermano, de tres años y su madre, de pie en la puerta principal, a dos metros de distancia estaba su compañero de la guardería con su madre, que habían ido a felicitarle. No perdimos la oportunidad de cantar una canción de cumpleaños. Algunos vecinos de Dernbach que nos vieron por la ventana salieron al jardín y pidieron la bendición.

Mientras tanto, también se publicaron los carteles en el hospital y sus alrededores que los habitantes de Dernbach dedican al personal sanitario para aprecian sus esfuerzos. Se colocó el cartel de «mejórate pronto» para que los pacientes en el lado este del hospital pudieran leerlo y recibir un aliento a través de la ventana.

Aliento: esa fue también la palabra clave, ya que muchos transeúntes reconocieron nuestros esfuerzos con la custodia y estaban felices. Por lo tanto, no puedo entender el cuestionamiento crítico de la profesora Julia Knop. Ella escribió: “Ni el agua bendita ni la hostia son antivirales. Y no todo lo que está permitido y que era común hace décadas tiene sentido hoy“. [5]

El patetismo progresivo con el que cree que tiene que describir la falta de efectos médicos se ajusta más al siglo XIX que a un comentario en el siglo XXI. Tanto yo como donante, como los vecinos de Dernbach como receptores de bendiciones, no somos propensos a una comprensión mágica de lo sacramental. Podemos distinguir muy bien entre el nivel funcional y el nivel de vinculación. Ante la necesidad y la irritación producidas por situación excepcional sin precedentes, es simplemente bueno experimentar la cercanía y el amor de Dios de una manera sensata. Cuántas veces he señalado en los cursos de preparación para el matrimonio y las reuniones familiares que el amor invisible se basa en signos sensibles, formas de expresión y palabras explicativas e interpretativas. De lo contrario, no será percibido por el destinatario o solo con dificultad.

Aquí nuevamente una mirada de reojo a un santo, esta vez Don Bosco. «Los jóvenes no solo deben ser amados, sino que también deben sentirse amados», dijo el turinés acompañante espiritual de la los jóvenes, Don Giovanni Bosco (1815-1888) en su carta desde Roma, que escribió el 10 de mayo de 1884. En ella Don Bosco apela a una pedagogía de la presencia participativa y el amor. «El amor no aparece sin calidez y familiaridad, y sin esta prueba de amor no puede haber confianza».

En la Eucaristía se nos da la posibilidad de un encuentro sensible con Cristo, que no sólo se limita a la comunión, sino que también es posible al mirar y adorar la hostia consagrada. Ya escribió san Juan: «Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos acerca de la Palabra de vida,» (1Jn,1)

Por supuesto, se debe agregar la fe en la creencia de la presencia real de Cristo en la hostia. Ambos juntos se convierten en una experiencia creyente.

Si, por un lado, el cobijamiento de los logros religiosos básicos en la familia se convierte nuevamente en la base de la vida religiosa y, por otro lado, las posibilidades que han demostrado ser tradicionales y si también se entiende en su simbolismo, entonces no hay necesidad de enfrentar las formas de uno contra el otro.

O como escribe la reportera del Rhein-Zeitung:

Una bendición en tiempos del coronavirus: acompañamiento espiritual en la calle, con el que el padre Busse obra milagros.

Yo soy el que soy.

 

Fotos: Hermana Lizzy Anthonappa
[1] Fuente:https://www.horx.com/48-die-welt-nach-corona
[2] https://theologie-aktuell.uni-erfurt.de/warnung-vor-retrokatholizismus-knop/
[3] https://www.kath.net/news/70966
[4] https://www.tag-des-herrn.de/debatte-um-geistermessen-waehrend-der-corona-pandemie
[5] https://theologie-aktuell.uni-erfurt.de/warnung-vor-retrokatholizismus-knop/

Original: alemán, 30.3.2020. Traducción: Paz Leiva, Madrid – España

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.