Publicado el 18. mayo 2019 In Schoenstatt en salida

Un encuentro de carismas en el santuario

COSTA RICA, Catalina Hutt Cabezas/Ana Prieto •

Eran las 3:30 de la tarde cuando llegó al santuario una pequeña camioneta con un grupo de hermanas del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora (FMA), congregación religiosa internacional salesiana, cuyo principal objetivo, junto con los salesianos de Don Bosco, es la formación integral de los jóvenes. La más conocida es la hermana Sor María Romero Meneses (Q.E.P.D.), religiosa salesiana nicaragüense que fue beatificada por Juan Pablo II y está en proceso de canonización. —

Ya las estaba esperando, y las saludaba conforme iban bajando. Eran nueve en total, incluyendo a la que manejaba la camioneta.  Su visita me llenaba de felicidad, porque sé que siempre «María Auxiliadora» ha sido muy importante para todas las familias en Costa Rica.

Qué es Schoenstatt, en cinco puntos

Les di una pequeña reseña histórica de quién fue nuestro fundador, el padre Kentenich, su vida, su obra y su misión.

Hablé también del significado de Schoenstatt: Un movimiento apostólico de la Iglesia para la Iglesia y de María cómo nuestra Madre y educadora.

Mencioné las gracias que se nos regalan en el santuario. Que en donde estemos siempre encontraremos una casa (santuario) y allí estarán esperándonos nuestros Padres: Dios y la Virgen. Siempre será nuestro hogar.

Finalmente, comenté que Schoenstatt es una obra internacional.

Rezar con nombre y apellido

Después fuimos al santuario. Les pareció muy lindo que fuera tan pequeño. Les expliqué los símbolos que había en el santuario (me preguntaban en dónde estaba el tabernáculo). Cada una tomó un puesto y rezaron el rosario, pidiendo por las hermanas que se encontraban en Nicaragua. En cada misterio decían sus nombres y apellidos, y pidieron por una señora que había fallecido. También cantaron, porque había un muchacho de la juventud de Schoenstatt que cantó una canción hermosa.

Terminó el rosario, hicieron otras oraciones y salimos.

«Qué bien se siente allí»

Les pregunté si querían agua y me lo agradecieron, pero ellas ya traían consigo algo de tomar y comer (la merienda).

Salimos y nos instalamos en el jardín, ya que ellas querían estar al aire libre. Ahí compartieron sus alimentos, traían galletas, paqueticos y gaseosa.

Quedaron felices de conocer el lugar. Dijeron que se sentía mucha paz, que iban a regresar un día a almorzar. Se fueron a las 6 y media de la tarde con el testimonio:  «Qué bien se siente allí».

Etiquetas: , , , ,

2 Responses

  1. Nuestros Santuarios no son para nosotros solamente sino para la Iglesia. Muy hermoso lo que cuentan Catalina Hutt y Ana Prieto. La acogida que les dieron es lo que se espera de nosotros si queremos ser fieles y ponernos en camino para realizar el tercer fin de Schoenstatt que nos viene de San Vicente Pallotti: La Confederación Apostólica Universal ( CAU). UN abrazo desde Bellavista Chile en el, día del 70° anivesario de la bendición de nuestro Santuario Nacional y lugar del Tercer Hito de Schoenstatt.

  2. Qué bien me sentí allí… como en Tupárenda-Paraguay…!!!
    Cordiales saludos y muchas bendiciones en éste día de la Alianza de Amor.
    María Elsa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *