matrimonios

Publicado el 2021-09-21 In Vida en alianza

Renovando el amor

COSTA RICA, Mary Cruz Coto Cordero •

Desde el 14 de febrero de 2021, el grupo de la Rama de Familias de Cartago, Hijos de María, luz de esperanza, conformado por seis parejas, inició su proceso de formación del tercer año. En Costa Rica, como en unos otros países de América Latina, los matrimonios que se acercan a la Obra Familiar pasan por un itinerario determinado de introducción, formación, discernimiento y decisión. Camino a esa conquista diaria de la santidad matrimonial, han vivido con gran ilusión cada una de las charlas, propósitos y vinculaciones, en su mayoría de forma virtual, sin que eso apague la gran alegría que caracteriza a los miembros de Schoenstatt. —

La fuerza del amor esponsal es muy grande y poco a poco, en ese trayecto, cada una de las parejas ha velado por seguir amando, trabajando y preparándose para un día muy especial en este año de formación.

Llega el día tan anhelado: ¡Renovar votos matrimoniales como parte de ese vínculo de amor de los esposos! Los pequeños detalles que mostraban la inmensidad del amor, de la emoción y alegría, estas seis parejas nuevamente decidieron caminar de la mano, junto con la bendición de Dios y el cobijamiento de nuestra Mater.

matrimonios

Preparándose para la renovación

“Mis hijas están emocionadas de ser parte de ese día tan especial”, expresa Auxiliadora Meneses, y es el reflejo de que cada uno de los miembros de las familias esperó con ansias el día del rito. “Marianita hasta nos preparó un queque”, fue lo que manifestó Vanessa Sánchez. Y precisamente así de vinculadas estaban las familias, y cada una fue fundamental en la preparación de los detalles.

¡Como si nos volviéramos a casar! fue así como se organizaron, primero con la elaboración de las invitaciones, luego con la coordinación de la recepción y de los detalles de la Santa Misa.

Las mujeres prepararon una serenata a los esposos. Fue un día emotivo, después de meses sin verse presencialmente y que quedará por siempre en sus corazones. De esta manera quisieron expresarse gratitud y el deseo de seguir caminando juntos.

Además, hicieron de este rito un día especial, agregándole un valor más sentimental con los ramos de flores, confeccionados cada una de manera personalizada. En la noche previa se reunieron para armar los ramos, con el apoyo de su amiga Melania Dittel, así como también los botonier de los hombres. Los ramos de flores fueron posteriormente utilizados para adornar las mesas de la recepción. En todo lo plasmado también estaba reflejado su trabajo, compromiso y amor.

Fue así como durante este camino de formación, aprendieron, se reencantaron, se apoyaron y se tomaron de nuevo de la mano para seguir en esta sublime vocación del matrimonio. Vivieron en la exhortación apostólica Amoris Laetitia “el sacramento del matrimonio no es una convención social, un rito vacío o el mero signo externo de un compromiso. El sacramento es un don para la santificación y la salvación de los esposos, porque su recíproca pertenencia es representación real, mediante el signo sacramental, de la misma relación de Cristo con la Iglesia” (numeral 72, capítulo 3).

Una misa “abierta”

El padre José Luis Correa concelebró la Santa Misa con el diácono en tránsito Joel y el seminarista Andrés, junto a un grupo de catequesis de iniciación cristiana de la parroquia de San Isidro de Heredia.

La presencia de estos miembros del Movimiento de Cartago, que renovaron sus votos matrimoniales hizo que esta Eucaristía estuviera llena de amor y alegría.

matrimonios


Fuente: www.schoenstattcostarica.org – con permiso de los editores

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.