Publicado el 18. octubre 2015 In Vida en alianza

Las sorpresas de Dios

BRASIL, Mechthild Jahn y Renate Dekker •

La Santísima Virgen es leal. Así como ella siguió a nuestro Padre Fundador, José Kentenich, al exilio en Milwaukee, así también se ha mantenido fiel a nosotros. Ella ha elegido un pequeño lugar justo en nuestra parroquia, San Juan Evangelista en Biguaçu, en Florianópolis. Ya durante nuestra visita a Alemania nos enteramos de que se iba a construir un Santuario en la provincia de Santa Catarina, pero nadie sabía dónde.

A través de llamadas telefónicas y una búsqueda en Google Maps descubrimos el lugar. Una vez que llegamos de vuelta a Brasil, inmediatamente nos pusimos a buscarlo. Lo vimos, quedamos sorprendidos y admirados. ¡No podría haber sido mejor! Exactamente a 6 km de distancia de donde estamos nosotros, en la localidad de Tijuquinhas, se le dará a la Santísima Virgen un lugar especial en un gran y bien cuidado jardín. También cuenta con una casa donde los schoenstattianos podrán reunirse en Navidad.

image015

En la periferia

La mañana del domingo 11 de octubre, cuando salimos para ese lugar, encontramos inicialmente una zona muy venida a menos, verdaderamente en las afueras de la ciudad de Biguaçu. Tomamos el «camino secreto» a través de un angosto y sucio túnel bajo la carretera BR 101, la que ya conocíamos porque habíamos ido allí a comprar flores a un mayorista, para la iglesia parroquial. Pasamos delante de unas barracas de madera, circulábamos por un camino de adoquines lleno de baches, y poco después llegamos a un largo muro con un portón cerrado: Casa 249.

 

«¿Podemos visitar el lugar para el futuro Santuario de la Virgen Peregrina?»

¿La carretera fue bloqueada? ¿Debemos anunciarnos tocando bocina? Tomamos coraje para ir hasta el portero eléctrico, tocamos el timbre y preguntamos: «¿Podemos visitar el lugar para el futuro Santuario de la Virgen Peregrina?» Una voz respondió: «El portón está roto. Esperen. Ahora voy a abrir». Después de algún tiempo el portón se movió y, qué sorpresa, nos recibió la Hna. Cleonice, la procuradora de la Provincia Tabor. Abrió los brazos y gritó: «¡Por fin han llegado! He rezado con tanta fuerza para que nos encuentres. Te llamé por teléfono a menudo. ¡Nadie contestó!». Ella saludó a Renate con una gran Abraço (abrazo). Le preguntamos, «¿Cómo hicieron para encontrar un lugar tan bello?» «Es una larga historia. Pasen y les cuento», fue su respuesta.

En la casa nos encontramos con otra amiga de Renate, la Hna. Teresinha. Ella nos recibió con una calurosa bienvenida y una espontánea alegría. Nos mostraron la casa de tres pisos completamente amoblada con ascensor, los jardines y una pequeña capilla al final del predio, así como una maravillosa vista a los bosques y el mar.

image013

Las sorpresas de Dios

Las Hermanas entonces nos contaron sobre lo que para ellas y para nosotros eran las abrumadoras sorpresas de Dios.

Nadie miraba la hora, y se había hecho muy tarde. Las invitamos a que nos acompañaran a almorzar un sencillo y cercano restaurante. Mientras comíamos continuaron su historia.

Pero la mejor parte de este viaje de descubrimiento fue la calidez con la que Renate fue recibida.

La Hna. Cleonice nos recordó que durante los últimos cincuenta años Renate había dicho una y otra vez: «Mi provincia natal, Santa Catarina, tiene que tener un Santuario de Schoenstatt!». Y ahora aquí será. ¡Los milagros ocurren! Eso le hizo acordar a Renate el dicho del escritor portugués Fernando Pessoa, «Si la gente sueña y Dios piensa, la obra tiene éxito». Mechthild recordó una frase de Dom Helder Camara, «Si alguien sueña en su propio sueño, es solo una sueño. Si muchos sueñan juntos, es el comienzo de una nueva realidad».

Cuando la Hna. Cleonice, que siempre había llevado bien con Renate, y la Hna. Teresina escucharon el ideal de nuestro Santuario Hogar «Un grano de mostaza de esperanza», espontáneamente comentaron: «La semilla ya ha dado sus frutos».

image017

¿Está este tipo de propiedad en armonía con el deseo del Papa Francisco de “una Iglesia pobre”?

Las Hermanas todavía están abrumadas por este regalo, que nuestro obispo Don Wilson casi «obliga» a aceptar, porque él era amigo del generoso donante. El terreno vecino también fue comprado por las Hermanas para que los autobuses tengan lugar para estacionar, y la gente pueda cómoda y tenga un lugar para refrescarse antes de visitar a la Santa Madre. Esto se debe a que la Virgen Peregrina está viva en Santa Catarina y atrae a miles de corazones para sí.

Una de las preguntas urgentes para el obispo, las Hermanas y líderes laicos antes de que aceptaran la lujosa casa y los fantásticos jardines fue: ¿Está este tipo de propiedad en armonía con las declaraciones de nuestro Papa Francisco? Se llevaron a cabo largas discusiones con el obispo y los laicos, que habían invertido gran cantidad de tiempo y fuerza en esa casa y ese jardín, y que seguirán apoyando activamente. Renate comentó: “Ustedes están en la periferia. ¡Sencillamente abran la puerta y háganse amigos de los vecinos!”. La Hna. Cleonice relató que todos los visitantes están felices y dicen: «¡Esto es maravilloso! ¡La Santísima Virgen se lo merece!». Nosotras también estamos abrumadas por semejante regalo.

image021

Bendición el 5 de septiembre

Descubrimos en internet fotos de la bendición de la propiedad, llevada a cabo el 5 de septiembre, cuando todavía estábamos en Alemania. En esa ocasión fue entronizada la Santísima Madre en la pequeña capilla de la propiedad. Tres obispos estuvieron presentes: el obispo emérito Don Vito, nuestro arzobispo Don Wilson y Don Rafael de Blumenau (miembro de la Federación de Sacerdotes de Schoenstatt), junto con muchos sacerdotes, representantes de la política y de la sociedad y alrededor de 1300 peregrinos.

¡Magnificat anima mea Dominum!

image023

Original: Inglés. Traducción: Susana A. Llorente, Buenos Aires, Argentina

Etiquetas: , , , , , , ,